Sienta EU peligroso precedente con su "guerra contra el terror": AI

martes, 19 de agosto de 2003
México, D F, 18 de agosto (apro)- Amnistía Internacional (AI) afirmó que Estados Unidos representa la amenaza de un mal ejemplo al mostrar una preocupante tendencia a reclamar atribuciones incuestionables para el Poder Ejecutivo en el contexto de su "guerra contra el terror", creando un sistema paralelo de justicia en el que el presidente está facultado para detener, interrogar, imputar cargos o juzgar a presuntos autores de delitos comprendidos en las "leyes de la guerra" En un nuevo informe dado a conocer hoy, Amnistía Internacional sostiene que el gobierno de Estados Unidos ha "intentado proteger sus actos del examen judicial interno y del escrutinio de la comunidad internacional Estados Unidos está menoscabando el imperio de la ley y dando con ello un peligroso ejemplo," precisó La organización señala: "Con demasiada frecuencia, cuando Estados Unidos hace algo, otros le siguen: haciendo uso cada vez más del lenguaje de la ?guerra?, los gobiernos incumplen sus obligaciones con respecto de los derechos humanos; aplicando el término ?terror?, intentan por todos los medios eludir el derecho internacional de las garantías individuales, y valiéndose de la frase ?guerra contra el terror?, cuestionan el marco mismo del derecho internacional humanitario y de derechos humanos" En su informe, titulado The Threat of a Bad Example: Undermining International Standards As ?War On Terror? Continues, AI pide a los gobiernos que garanticen que el respeto estricto de los principios de derechos humanos sigue siendo la base de su búsqueda de justicia y seguridad En el documento se ponen de relieve cuestiones relativas a los extranjeros bajo custodia estadunidense fuera de Estados Unidos, como los de Guantánamo, en Cuba, o los de la base de Bagram, en Afganistán, a los que se niega el acceso a sus familias y a un abogado desde hace ya más de un año Recientes entrevistas realizadas por Amnistía Internacional a algunos de las apenas decenas de detenidos de Guantánamo que han sido puestos en libertad, confirman lo que la organización temía desde el principio, a saber: en conjunto, las condiciones de detención, incluida la reclusión en régimen de aislamiento por tiempo indefinido, constituyen un abuso contra los derechos humanos "En Afganistán, Guantánamo e Irak, Estados Unidos ha recurrido a diversas prácticas, como cubrir a los detenidos la cabeza con una capucha, vendarles los ojos, esposarlos y ponerles grilletes", afirmó Zúñiga La persistencia de las denuncias de malos tratos y la falta de acceso a los detenidos de abogados y organizaciones independientes de derechos humanos que puedan hacer públicas sus conclusiones, sumadas a la posibilidad de que lo que entiende Estados Unidos por trato cruel, inhumano o degradante no coincida con las definiciones internacionales de tal práctica, hacen que Amnistía Internacional considere motivo de gran preocupación el trato que Washington dispensa a las personas bajo custodia Entre los malos tratos de que Amnistía Internacional ha tenido noticia, figuran también prácticas como impedir dormir a los detenidos durante largos periodos, no permitirles hacer suficiente ejercicio y mantenerlos mucho tiempo inmovilizados en posturas dolorosas, en ocasiones obligándolos a la vez a oír música a un volumen muy alto o a tener luz las 24 horas del día Las condiciones de reclusión podrían ser también coercitivas en el contexto de los reiterados interrogatorios a que se somete a los detenidos, que podrían llevarse a cabo con fines acusatorios, así como para obtener información o para obligar a la persona a declararse culpable a cambio de una reducción de los cargos en su contra "Supondrá aplicar a los ciudadanos extranjeros una justicia de segunda categoría, sin respetar la prohibición de la aplicación discriminatoria del derecho a un juicio justo", afirmó Javier Zúñiga El nuevo informe de la organización forma parte de los esfuerzos que está realizando para convencer a las autoridades estadunidenses de que respeten las normas internacionales, en su respuesta a las atrocidades del 11 de septiembre de 2001 Entre las recomendaciones formuladas en él, figuran iniciativas como pedir al gobierno de Estados Unidos que anule sus planes de celebrar juicios ante comisiones militares y que garantice que todos los detenidos son puestos en libertad si no están acusados de ningún delito común reconocible, cuentan con un abogado y reciben un trato humano, que no constituya en ningún momento una violación del derecho y las normas internacionales Amnistía Internacional pide también al gobierno estadunidense que permita a la organización el acceso a los detenidos y a las autoridades de la bases de Bagram y Guantánamo

Comentarios