Violento enfrentamiento en Nuevo Laredo

sábado, 2 de agosto de 2003
*Chocan narcos y agentes de la AFI; tres muertos, seis heridos y siete detenidos Nuevo Laredo, Tamps , 1 de agosto (apro)- Las principales calles de esta ciudad se convirtieron en un infierno la madrugada del viernes, cuando narcotraficantes y policías se enfrentaron en un tiroteo que duró más de 90 minutos, dejando un saldo de tres muertos, seis heridos y siete detenidos En lo que, según las autoridades, es una guerra a muerte entre los cárteles de Sinaloa y del Golfo por el control de la plaza, también la mañana del viernes fueron encontrados --en el kilómetro 13 de la carretera nacional-- los cuerpos de otras dos personas ejecutadas, las que presentaban huellas de tortura Según versiones extraoficiales, estas dos víctimas estarían relacionadas con la balacera de la madrugada, sin embargo, esto no había sido confirmado por ninguna autoridad Los operativos que ha desplegado la Procuraduría General de la República (PGR), y la concentración de elementos que ha dispuesto la Procuraduría local en esta ciudad, se han mostrado incapaces para detener la ola de violencia que mantiene a los habitantes de esta ciudad en medio de esta guerra entre bandas En las últimas semanas las ejecuciones han estado a la orden del día, contabilizando ya 45 homicidios y 50 víctimas de ‘levantones’ Esto sin sumar a los 14 nuevolaredenses que fueron secuestrados en esta ciudad y encontrados sus cuerpos en territorio de Nuevo León Según las versiones de cuerpos policiacos y de algunos testigos, alrededor de las 2:00 horas iniciaron los tiroteos entre narcotraficantes y policías, que se registraron en varios lugares de la ciudad casi de manera simultánea: uno frente al hospital San José, otro frente al hotel Santa Mónica, por Prolongación Guerrero y Reforma, y otro más en Obregón y Paseo Colón El primer reporte fue dado por elementos de la Policía Municipal, quienes alertaron por la frecuencia de radio que habían detectado una camioneta con sujetos armados, vestidos de negro, por lo que pedían el apoyo del Ejército Los preventivos solicitaban reiteradamente “15”, por la frecuencia, que en las claves policiacas significa “apoyo” “Quince, quince, nos están tirando con armas largas”, fue el reporte que se escuchó En seguida todo fue confusión en la frecuencia de radio, que se presume fue infiltrada por los propios gatilleros, que cuentan con radios de la corporación Se empezaron a escuchar diferentes voces que aseguraban que los gatilleros estaban en lugares distantes como el aeropuerto, los puentes internacionales, frente a la Ministerial o por distintas avenidas, en una aparente estrategia para evitar la llegada de refuerzos al lugar real donde inició el primero tiroteo que, ahora se sabe, fue en las calles de Reforma y Obregón También hubo otro enfrentamiento frente al hospital San José, cuando los supuestos narcos, a bordo de la camioneta que era perseguida, pasaron frente a agentes municipales pertenecientes al Grupo Operativo Policiaco, que custodiaban a su compañero Julio César Castillo, quien fue herido la madrugada del miércoles en otro atentado en el que murieron otros dos policías de esa corporación Estos agentes se unieron a la persecución de la camioneta de los supuestos narcos En el crucero de César López de Lara y Paseo Colón, los presuntos delincuentes trataron de escapar ante la llegada de soldados del Ejército Mexicano, topándose en la avenida Reforma con elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), con los que estuvieron a fuego cruzado por unos 45 minutos En este tiroteo murieron calcinados dos tripulantes de dos camionetas Suburban al parecer blindadas Una tercera víctima de este enfrentamiento quedó tirada sobre la avenida Reforma, entre Paseo Colón y Santa Anita Otras seis personas quedaron heridas sobre el pavimento; según las autoridades todos pertenecen al bando de los narcotraficantes Las detonaciones de rifles se prolongarían por 90 minutos, según versiones extraoficiales, desde las 2:20 hasta las 3:50 horas de la madrugada Además de las unidades calcinadas, otros ocho vehículos quedaron totalmente baleados, dos de los cuales tenían blindaje: una Chevrolet pick up roja placas 371 RHT del Distrito Federal, otra Ford Lobo negra, placas Z44 LZJ también del Distrito Federal, así como una camioneta Dodge Ram negra sin placas, vehículos que tenían letreros de la AFI Otras camionetas que también quedaron enmedio de la balacera fueron una Chevrolet Silverado GMC, placas VZ 99 080 mexicana, otra Ford Explorer o Expedition blanca con placas J36 BO5 de Texas, y una Cherokee gris con placas 78L W93 de Texas, estas dos últimas blindadas En conferencia de prensa, el procurador Francisco Cayuela rechazó que se hayan utilizado bazukas en el enfrentamiento, mientras sí precisó que los narcotraficantes portaban una metralleta de 50 mm, de la que recientemente se detectaron municiones en Miguel Alemán y que es utilizada como armamento militar o por francotiradores Sostuvo que la destrucción de los dos vehículos había sido por explosión del motor En un boletín, la PGR informó que siete personas fueron detenidas tras esta balacera, pero identifica sólo a seis como narcotraficantes y no se especifican los datos del séptimo De hecho, no se han proporcionado nombres de las personas que murieron, ni de los heridos, que en un principio se creyó eran policías Tampoco se ha especificado a qué grupo delictivo pertenecen El delegado de la PGR, Marco Antonio Rodríguez Cabrera, reconoció que el coordinador de Ministerios Públicos, quien apenas recientemente fue adscrito a esta ciudad, Juan Manuel Muñoz Morales, se encontraba bajo investigación, pero no precisó si es la séptima persona de la que se habla en el boletín de la PGR Por otra parte, a las 09:00 horas fueron encontrados en el lado poniente del kilómetro 13 de la Carretera Nacional, en la calle Limoneros, dos cuerpos semidesnudos, con huellas de violencia, atados de las manos a la espalda Según versiones extraoficiales, uno de ellos podría ser José “Pepe” Tamez, quien fue sacado de su casa la mañana del miércoles en la colonia Los Encinos En los últimos diez días en Nuevo Laredo ha habido nueve asesinatos, entre ellos el de cuatro policías municipales ¿Sólo entre narcos? Aunque las autoridades locales y estatales se han empeñado en asegurar que la guerra entre narcotraficantes se está dando sólo entre ellos, y que no afecta a la población civil de esta ciudad, el periódico El Mañana logró el testimonio de una persona que se vio atrapada enmedio de la balacera cuando iba en su vehículo Este testigo narró que además de su vehículo, un automóvil Tsuru, en el que viajaba una familia que llevaba niños, también quedó circunstancialmente en la línea de fuego, al pasar en ese momento por las calles en las que narcos y policías se enfrentaban “De repente empezamos a oír disparos Vimos cómo la familia del Tsuru se agachaba Los padres protegían a los niños Nosotros hicimos lo mismo”, indica el testigo Cuando las detonaciones cesaron, intentaron seguir su camino, sin embargo, al llegar al crucero de Prolongación Guerrero y Reforma, en las proximidades del hotel Santa Mónica, cuenta que se reanudó el tiroteo y los dos vehículos siguieron atrapados “Frente al hotel Santa Mónica había unos diez sujetos con trajes negros y letras de la AFI en la espalda Estaban tirados en el suelo en posición de combate ‘¡Agáchense, agáchense!’, nos gritaron” Luego, señaló que llegaron varias camionetas de las que bajaron sujetos vestidos de negro, con los rostros encapuchados y portando armas largas para rodear a los federales y les ordenaron bajar las armas Se empezaron a gritar unos a otros que tiraran las armas al suelo En eso llegaron dos camionetas color negro que se colocaron frente a ellos y, tanto los agentes de la AFI como los encapuchados que les apuntaban, se unieron para disparar a estos vehículos a un solo fuego, lo que hace suponer que en la balacera pudieron haber participado integrantes de dos grupos delictivos enemigos Cuenta que luego, tras gritos entre ellos para que dispararan a una camioneta blanca, se escucharon dos explosiones seguidas El testimonio dado al periódico local indicó que todo fue confusión, gritos, humo, fuego, balas, hasta que de repente reinó un silencio total Llegaron elementos del Ejercito Mexicano que acordonaron el área “Todo se calmó y dos agentes de la AFI se asomaron por las ventanas de la troca y nos dijeron ‘¡Váyanse, váyanse ya!’; para ese momento ya habían llegado soldados”, recuerda el testigo, quien vio que también se iba la familia del Tsuru, desde donde se escuchaban el llanto de terror de los niños

Comentarios