Formal prisión a miembros del "Cártel del Milenio"

jueves, 21 de agosto de 2003
México, D F, 20 de agosto (apro)- Armando Valencia Contreras, jefe del cártel del Milenio –cuyas bases de operaciones son los estados de Jalisco y Michoacán–, fue declarado formalmente preso, junto con varios de sus cómplices, a cinco días de haber sido detenidos por efectivos militares Luego de profundizar las investigaciones, la Procuraduría General de la República (PGR) informó que un grupo de sicarios de los Valencia protagonizó la balacera del 1 de agosto en pleno centro de Nuevo Laredo, donde se enfrentaron con el grupo armado que protegía a Osiel Cárdenas: “Los Zetas”, conformado en su mayoría por exmilitares Según la PGR, el objetivo de Armando Valencia y Eloy Treviño Gracia, era apoderarse de la plaza de Nuevo Laredo, pero fracasaron y, de paso, dejaron una estela de violencia y miedo en esa frontera, la cual pretende ocupar Joaquín “El Chapo” Guzmán, protegido de Ismael “El Mayo” Zambada, miembro del cártel de Juárez El choque al que hace mención la dependencia ocurrió en un lugar conocido como Polvo Enamorado y, horas después, ocurrió otra balacera, ésta con efectivos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) Como consecuencia del segundo tiroteo se incendiaron dos camionetas, los sicarios sufrieron cuatro bajas y uno de los detenidos fue rescatado por el exagente de la AFI, Juan Manuel Muñoz Al momento de su detención, los consignados planeaban contactar, a través de Mario Caballero Valencia, a Jesús Quintero, sobrino de Albino Quintero Meraz, operador de la plaza de Reynosa, a fin de obtener información de los servidores públicos que brindan protección a “Los Zetas” Los delitos que pesan en contra de Valencia Cornelio, Treviño Gracia, Arturo Peña Muñoz, Mario Caballero Valencia, Germán Oler Rosales, Miguel Angel González Ruelas y Leonardo Pérez Nieto, son los de violación a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y contra la salud, en sus modalidades de tráfico y fomento de drogas Con base en la información de que dispone y los elementos aportados por la Drug Enforcement Administration (DEA) y la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República expone que Valencia Cornelio, Eloy Treviño y Arturo Peña Muñoz diseñaron una estrategia para controlar el narcotráfico en el centro de Tamaulipas Para ejercer su dominio y poder, este grupo de narcotraficantes pretendía enfrentarse con “Los Zetas” --integrado en su mayoría por exmilitares--, grupo armado que protegía a Osiel Cárdenas Guillén, jefe del cártel del Golfo Con ese objetivo, la organización de los Valencia introdujo a Tamaulipas a un grupo de 200 sicarios distribuidos en 20 casas rentadas en la ciudad de Nuevo Laredo, según detalló la PGR Por ese motivo, en la casa ubicada en Lerdo de Tejada y Washington, el grupo de “Los Zetas” privó de su libertad a las ocho personas que aparecieron muertas en las camionetas localizadas en la carretera Anáhuac, en Nuevo León A partir de las investigaciones que la DEA compartió con la PGR, esta institución concluye que, una vez que los Valencia lograran el control de Nuevo Laredo, pretendían dejar el mando de la plaza a Eloy Treviño Gracia, quien al empezar a operar la estrategia de la organización delictiva desencadenó el clima de violencia en esa entidad La importancia del cártel del Milenio la revelan sus propias acciones De acuerdo con la PGR, en los últimos dos años, los siete consignados encabezados por Armando Valencia, introdujeron vía Nuevo Laredo grandes cantidades de cocaína hacia Estados Unidos En la ciudad de Atlanta, por ejemplo, la DEA aseguró tan sólo en dos cateos 400 kilogramos de cocaína El cártel del Milenio comenzó a operar a baja escala, pero pronto se convirtió en una organización violenta y poderosa El cártel de Juárez y las células que operan en el Golfo amarraron vínculos con los Valencia y extendieron sus dominios hacia Jalisco, Guerrero, Oaxaca y Baja California, donde traficaban drogas sin pagar ‘derechos de piso’ “Este hecho --dijo José Luis Santiago Vasconcelos, en una entrevista con Proceso, en su número 1391-- permite imaginar el poder que ejerce esa organización Y aporta un ejemplo: “mientras Ismael Higuera, ‘El Mayel’, pasaba por el Mar de Cortés, un barco camaronero con droga, Los Valencia transportaban barcos atuneros llenos de cocaína, equipados con tecnología para detectar y evadir señales de localización” Aunque ya era poderoso, hasta 1998 el cártel de los Valencia había pasado inadvertido, pues se manejaba con un ‘bajo perfil’ La PGR tuvo conocimiento de la existencia y de cómo operaban sólo después de la aprehensión de Guillermo Moreno Ríos –actualmente sujeto a extradición–, quien era representante de un cártel colombiano y principal abastecedor de los Valencia Tras la caída de Moreno Ríos, su lugar fue ocupado por Juan Diego Espinoza Ramírez, “El Tigre”, quien también opera por su cuenta en los estados de Colima, Jalisco y Sonora, pues encabeza una organización dedicada al traslado, introducción y venta de cocaína

Comentarios