El apellido del estigma en Michoacán

sábado, 23 de agosto de 2003
*Apellidarse Valencia en la entidad significa sospecha, persecución, interrogatorios y detenciones Uruapan, Mich , 21 de agosto (apro)- Antes de la detención de Fernando Valencia Cornelio, jefe del cártel del Milenio, apellidarse Valencia, era sinónimo de poder, riqueza e impunidad, llevar ahora ese apellido en Michoacán se convirtió en sospecha, persecución, interrogatorios y detenciones Ser un Valencia en Michoacán significa oler a narcotráfico Ello, debido a que Luis Valencia, otro de los cabecillas del cártel del Milenio se encuentra prófugo de la ley Luis, Fernando y Armando Valencia que radicaban en la Tierra Caliente michoacana tienen más de 600 homónimos Las autoridades andan sobre él (Luis Valencia) para extraditarlo a Estados Unidos En Uruapan, se encuentra un grupo especial de la PGR en búsqueda de Luis Valencia o más apéndices y brazos del cártel del Milenio, incluso el martes 19 del presente mes, se detuvo a seis michoacanos, entre ellos a Juan Espinosa López, de 32 años, originario y vecino de esta ciudad, acusado de delitos contra la salud Los nombres de los otros cinco no fueron revelados La pesadilla iniciada en octubre del 2000, se acentuó luego de que el viernes 15 de agosto, elementos del Ejército Mexicano capturaron en Tlajomulco de Zúñiga a Fernando Valencia, quien de acuerdo con la PGR era el encargado de introducir el 30 por ciento de las drogas que se consumen en Estados Unidos El secretario de la Defensa Nacional, Ricardo Clemente Vega; el procurador Rafael Macedo de la Concha y el subprocurador contra la Delincuencia Organizada, José Luis Santiago Vasconcelos, anunciaron que con la detención de Valencia Cornelio y siete de sus cómplices queda desarticulada su organización La captura del presunto capo michoacano se llevó a cabo en una acción del VIII Batallón de Fuerzas Especiales, donde también fueron detenidos sus operadores en Nuevo León, Reynosa y Nuevo Laredo "La organización, al desaparecer el capo, como siempre, trata de reorganizarse, nada más que aquí hay una diferencia importante, se pudo lograr la captura de todo su equipo", afirmó Vega, quien dijo que esta banda es del mismo nivel que los cárteles de Tijuana y Juárez Uno de los detenidos es Eloy Treviño García, considerado por el Ejército y la PGR como el principal operador de los Valencia, jefe de sicarios de la banda y representante del cártel del Milenio en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde fue Policía Ministerial Los otros aprehendidos son Arturo Peña Muñoz "El Flaco Peña", operador en Nuevo León, así como Mario Caballero Valencia, Leonardo Pérez Nieto, Miguel Ángel González Ruelas, Javier Martínez Pérez y Germán José Ofer Rosales, varios de ellos expolicías de Tamaulipas Según los funcionarios, Valencia Cornelio peleaba contra el cártel del Golfo en los últimos años por el control de la plaza de Nuevo Laredo Valencia Cornelio será sometido a un juicio de extradición a Estados Unidos, donde desde 1999 la Corte Federal de Florida lo reclama por narcotráfico; además, también cuenta con una orden de aprehensión en México, girada por el Juzgado Quinto de Distrito, por delitos contra la salud, delincuencia organizada y lavado de dinero Su captura ocurre 4 años después de que México, Estados Unidos y Colombia realizaran la "Operación Milenio", de la cual logró escapar a pesar de que fueron detenidos decenas de sus cómplices La pesadilla En Michoacán, la pesadilla se inicia justamente en los primeros días de noviembre del 2000 Agentes de la AFI, realizaron cateos y detenciones de personas de apellido Valencia; se iniciaron las horas, los días, los meses de pesadilla: La pesadilla para los investigadores de la PGR que aprehendían, interrogaban, perseguían sin certeza; la pesadilla para quien fuese identificado en Uruapan, Apatzingán, Aguililla, El Aguaje y otros municipios de la región, simplemente por llevar el apellido de quien –según la DEA--, se había convertido en el principal narcotraficante de México A principios de noviembre, de manera repentina unos 100 agentes de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud (FEADS) y cinco fiscales federales llegaron a Uruapan, encabezados por el licenciado Óscar Pompa Plaza, en busca de Luis o Armando Valencia Las autoridades estadunidenses se confundieron con los nombres y los apellidos y creyeron que era una sola persona, cuando son hermanos Esta "confusión" provocó, en un primer momento, la detención de por lo menos 35 personas de apellido Valencia, que fueron interrogadas por los fiscales federales, Pompa Plaza, Alberto Jiménez Briones, Fermín Ubaldo Cruz y otros agentes del Ministerio Público Federal Todos salieron libres Resultó que eran gente común y corriente, que nada tiene qué ver con los buscados, pero que ya perdieron la tranquilidad y quedaron bajo sospecha Con excepción de Luis Valencia Esquivel, miembro del cártel que fue detenido en Morelia cuando conducía un “Mercedes” último modelo Los gallos y los caballos Antes de la “Operación Milenio”, los Valencia Cornelio se paseaban tranquilamente por Michoacán y Jalisco Eran vistos como gente sencilla, hombres del campo que vivían con pocos lujos, ni siquiera sucumbían a la tentación de pasear en costosos autos último modelo, aunque participaban en la vida cotidiana de Uruapan como prósperos empresarios del ramo del autotransporte, industriales, comerciantes, productores de aguacate pero casi todo mundo sabía que se dedicaban al narcotráfico (Proceso 1211) El pasatiempo favorito de Luis Valencia son los gallos y tiene un gigantesco criadero en la ranchería de Cheranguerán, mientras que Armando, amante de las carreras parejeras de caballos, destinó su rancho La Tregua, sobre la carretera que conduce a Capácuaro, a esa actividad Después de dedicarse a la producción de aguacate, los Valencia Cornelio comenzaron a sembrar mariguana De acuerdo con fuentes de la DEA, anualmente llevan a ese país entre 700 y 800 toneladas de cocaína y mariguana Ganaron en 1999 de 20 a 25 millones de dólares libres de polvo, paja y embutes De todos los Valencia, que supuestamente se dedican al narcotráfico, los más famosos en Michoacán son Armando y Fernando; después Luis, todos emparentados entre sí: padres, hijos, primos, primos hermanos, tíos pero siempre se ignoró su segundo apellido Para reducir el margen de equívoco en la búsqueda de Armando Valencia, simplemente se decidió ir tras el Armando que tuviera un mayor número de propiedades registradas Y resultó ser: Armando Valencia Cornelio Para las carreras de caballos, Armando construyó una pista con los carriles reglamentarios y tribunas en su rancho La Tregua, ubicado en la carretera 37 Carápan Playa Azul, tramo Uruapan-Capácuaro Según cuentan quienes asistieron a las competencias, se llegaron a registrar apuestas de hasta 2 millones de dólares por carrera "Cuando había carreras de caballos o de personas –también llevaban corredores profesionales– era impresionante la presencia de policías: de las judiciales del estado, federal, municipal, Federal de Caminos, presidentes municipales, militares Cada vez que los Valencia ganaban una carrera de caballos o personas (Luis o Armando, ambos ingenieros de profesión, según consta en documentos oficiales) entregaban un billete de 100 dólares a cada uno de los guardianes del orden Salían forrados de billetes", recuerda otro de los asistentes Tan sólo Armando Valencia Cornelio tiene a su nombre 52 propiedades, que por cierto la PGR, las “requisó”, luego las devolvió y nunca se habló más del asunto Prósperos hombres de negocios Luis y Armando Valencia, también son reconocidos aquí por su papel en el desarrollo productivo de la región Los supuestos narcotraficantes han generado en esta ciudad más de 500 fuentes de empleo donde se llegan a ocupar hasta 800 personas al año De acuerdo con una investigación de Apro, los dos personajes por los que Estados Unidos y la DEA solicita su extradición, son consideradas aquí personas "generosas" y hasta paganas En los últimos 12 años los Valencia instalaron la empacadora de aguacate Avoperla, seis huertas del mismo fruto, dos talleres de hojalatería y pintura, la Importadora de Tractorrefacciones SA de CV, la empresa Balconería "El Güero Silva", el auto hotel "Uruapan" y centros de diversiones, entre otros Tan sólo en la empacadora de fruta se da trabajo a aproximadamente 50 personas, entre químicos, cargadores, empacadores, ayudantes, choferes, encargados de mantenimiento y vigilancia En sus talleres laboran mecánicos, hojalateros, pintores y pulidores En las huertas de aguacate se ocupa de guardia a por lo menos 60 personas, pero durante seis meses del año se llega a contratar hasta 300 trabajadores para el cultivo y cosecha del fruto En el negocio de balconería, los Valencia abrieron fuentes de empleo para especialistas en puertas, ventanas y estructuras metálicas o de herrería Al menos otros 10 empleos crearon en el hotel y restaurante localizado sobre la calzada Juárez esquina con Querétaro También en sus ranchos "La Tregua" y "La Guadalupe" generaron trabajo para peones y sirvientes Además de cientos de propiedades en el interior del Michoacán, que los convirtieron en los primeros productores mundiales de aguacate Actualmente la mayoría de los negocios mencionados se encuentran cerrados Todos ellos fueron asegurados por la Procuraduría General de la República, y luego volvieron a funcionar algunos Desde el 8 de noviembre del 2000 la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Salud (FEADS) abrió una investigación sobre todos los bienes de los Valencia La mayoría volvieron a ellos, como ya se dijo A los presuntos capos les descubrieron un total de 53 propiedades y tras la revisión judicial se decretó el embargo ministerial de 32, según el oficio 1593/MPFEADS/99, del cual Apro obtuvo copia A pesar de ser considerados por la DEA delincuentes de primer nivel, los Valencia gozan de carisma y popularidad en esta ciudad, la más grande de Michoacán después de su capital Quienes los han visto aseguran que se trata de personas sencillas e incluso caritativas Nunca se les vio con “guaruras” ni vehículos de lujo

Comentarios