Tendrá Escrivá de Balaguer templo en Guadalajara

jueves, 28 de agosto de 2003
* Sandoval Íñiguez, quien prometió convertirse musulmán si el fundador del Opus Dei era ungido santo, inaugurará el recinto el viernes Guadalajara, Jal , 27 de agosto (apro)- Hace más de 15 años, siendo sacerdote aún y rector del Seminario de Guadalajara, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez expresó, en tono de broma ante personas de su confianza, que si monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer llegaba a los altares, él mejor se haría musulmán Seguramente, el sacerdote no creía en la posible santidad de Josemaría, cuya beatificación era promovida entonces por sus seguidores En este transcurrir de los años, el fundador del Opus Dei (Madrid, España, 1928), Escrivá de Balaguer, subió a los altares, primero como beato y, finalmente, como santo declarado por el Papa Juan Pablo II, y Sandoval Iñiguez se convirtió en obispo auxiliar de Ciudad Juárez Primero y hace cerca de diez años, en arzobispo de esta arquidiócesis Más todavía: no sólo no se convirtió al islamismo, sino que fue nombrado cardenal de la Iglesia católica y en la actualidad es uno de los más influyentes purpurados no asentados en el Vaticano en donde, a la distancia, aunque con visitas frecuentes y rápidas, atiende cinco comisiones u organismos diferentes Más todavía: el viernes por la noche, Sandoval Iñiguez dedicará, en ceremonia especial, un templo a la memoria de Josemaría, ubicado precisamente en la calle que lleva este nombre, en la más exclusiva de las zonas residenciales del área metropolitana: Colinas de San Javier En dicho acto litúrgico estarán presentes dirigentes y miembros más destacados del Opus Dei, entre ellos, monseñor Francisco Ugarte y Pablo Palomar, vicarios regional y de la ciudad, respectivamente del grupo religioso De dimensiones medianas, el templo que se llamará de ahora en adelante de San Josemaría Escrivá de Balaguer, estará presidido por un mural al óleo donde aparece el nuevo santo español ataviado con un ornamento (casulla) verde y sotana roja, de monseñor, dando la bendición A su lado derecho, está una trabajadora doméstica y a su izquierda, una mujer con frutas sobre la cabeza y un altero de libros con una mano que toma uno de ellos Al fondo, ángeles y a sus pies, la ciudad

Comentarios