Pide AI a Perú adoptar acciones frente a violación a derechos

viernes, 29 de agosto de 2003
México, D F, 28 de agosto (apro)- Tras recibir con beneplácito el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación en el Perú, Amnistía Internacional (AI)afirmó que éste representa un paso esencial hacia la justicia y reconciliación en el conflicto interno de ese país Precisamente el 28 de agosto, que es el día en que la Comisión de la Verdad y Reconciliación presentará su informe final al presidente Alejandro Toledo, a los miembros del Congreso y al Poder Judicial, Amnistía reiteró su apoyo al trabajo que la comisión ha llevado a cabo en los últimos dos años La organización de derechos humanos precisó que “el informe es un importante paso hacia la verdad y la justicia en Perú, tras dos décadas de conflicto armado interno, en las que tanto el Estado como la oposición armada cometieron graves abusos y violaciones de derechos humanos” Las últimas cifras de la Comisión de la Verdad indican que más de 40 mil personas murieron de forma violenta, y más de seis mil “desaparecieron” entre 1980 y el 2000, las dos décadas que esta instancia debía investigar “Las autoridades peruanas deben garantizar que se emprendan acciones sobre el informe y las recomendaciones de la comisión, y que se tomen las medidas necesarias para dar ampliamente a conocer la verdad de lo que sucedió durante los ochenta y noventa Los responsables de estas graves violaciones de derechos humanos deben ser llevados ante la justicia, y debe otorgarse un resarcimiento adecuado a las víctimas y sus familias” Amnistía tiene entendido que la comisión ya ha entregado a las autoridades judiciales información sobre varios de los casos que ha investigado Por lo que instó a que éstos se investiguen de forma exhaustiva e imparcial “Es esencial que las autoridades establezcan mecanismos adecuados para asegurar la puesta en práctica de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación” indicó el organismo internacional Muchas de las víctimas del conflicto armado eran personas que pertenecían a grupos étnicos y sectores sociales históricamente marginados y discriminados, apuntó AI Por otro lado, Amnistía Internacional destacó que “para evitar que la historia se repita, las autoridades peruanas deben proteger y promover en e futuro tanto los derechos económicos, sociales y culturales, como los civiles y políticos”

Comentarios