Solicitaría EU la intervención de los cascos azules en Irak

viernes, 29 de agosto de 2003
* Condiciona participación de la ONU a que sea dirigida por un militar estadunidense Washington, 28 de agosto (apro) - Ante la muerte de 143 soldados estadunidenses registradas en Irak desde el 1 de mayo a la fecha, el gobierno de Estados Unidos, desesperado por esta situación incontrolable y por sus consecuencias en política interna, estudia la posibilidad de solicitar la intervención de Naciones Unidas (ONU), a fin de lograr la estabilización de la nación árabe A finales de septiembre, durante la celebración de la Asamblea General de la ONU, Washington presentará al Consejo de Seguridad una resolución, en la que solicita el envío de cascos azules (tropas multilaterales), pero con la condición de que sean comandadas por un militar estadunidense Esta posibilidad es una de las varias ideas que analiza el gobierno de George W Bush, que día a día se enfrenta a una creciente lluvia de críticas por los cotidianos asesinatos de los soldados desplazados en Bagdad La presencia de los más de 138 mil soldados del Pentágono en Irak, le cuesta casi cuatro mil millones de dólares mensuales al erario estadunidense Richard Armitage, subsecretario de Estado norteamericano, afirmó que la posibilidad del envío de tropas de la ONU dependerá de la disposición que tengan los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU Bush quiere también que países como Rusia, Alemania y Francia hagan contribuciones monetarias para los trabajos de reconstrucción de la infraestructura iraquí, que destruyó el Pentágono con la guerra unilateral que lanzó en marzo La presencia de casos azules en Irak es un cambio maquillado en la posición del gobierno estadunidense: la semana pasada, y en la misma sede de la ONU, Colin Powell, secretario de Estado norteamericano, dijo que su país no cedería el control militar de Irak, y que si se enviaba una misión de tropas internacionales, éstas tendrían que acatarse a las órdenes del Pentágono El cambio, según Armitage, consistiría en que el Pentágono compartiría con la ONU parte el control militar de Irak, Bajo la premisa de que a los cascos azules los comandaría un militar estadunidense Según expertos en materia militar, para el control de Irak se necesitaría por lo menos una fuerza multilateral de unos 150 mil soldados, sin contar con los 138 mil estadunidense y 27 mil británicos que ya se encuentran en ese país En materia económica, Bush pedirá al Capitolio tres mil millones de dólares, para cubrir los costos no militares de la invasión a Irak, sólo para el año fiscal de 2003 que concluye en septiembre Ya se gastaron dos mil 500 millones de dólares, además de los mil 700 millones de dólares que le confiscó Washington al gobierno de Saddam Hussein, y que tenía depositados en una cuenta bancaria en Nueva York La producción petrolera iraquí no alcanza para cubrir los gastos de la reconstrucción, toda vez que no se ha restablecido su capacidad de producción a un ciento por ciento y tomará bastante tiempo el poder lograrlo Sin embargo, y pese al déficit en los costos de la reconstrucción del país que invadió, el gobierno de Bush se aseguró de darle a la empresa energética Halliburton, en la que de 1995 a 2000 trabajó como uno de sus ejecutivos el vicepresidente Dick Cheney, un contrato por mil 700 millones de dólares para ayudar a la reconstrucción de Irak A través de su subsidiaria, Brown and Root, Halliburton se encargará de restablecer la producción petrolera, preparar y entregar el correo y la comida a los soldados estadunidenses Para labores de logística y construcción de bases militares en Irak, Afganistán y Pakistán, el Pentágono le dio a Halliburton otro contrato por varios cientos de millones de dólares La operación se hizo sin una licitación pública, según reveló el diario The Washington Post

Comentarios