La electricidad, bajo auditoría

domingo, 3 de agosto de 2003
La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya perdió a sus principales clientes en el segmento corporativo y además dejó de abastecer a gobiernos municipales, que ahora prefieren los contratos de suministro con empresas privadas En 1992, fue reformada la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica para permitir la existencia de cogeneradores y productores de electricidad para autoabastecimiento, violando el artículo 27 de la Constitución, según varios legisladores A partir de entonces, la CFE eliminó de su lista de clientes a 550 grandes usuarios, que ahora son clientes de compañías eléctricas privadas, cuyo capital pertenece en un porcentaje mayoritario a grupos extranjeros Debido a lo anterior, las ventas de la CFE bajaron 22% en los últimos seis años y la pérdida anual de entre 5 mil y 20 mil millones de pesos Los grandes usuarios del sector siderúrgico, del cemento y los productores de papel, como Kimberly Clark de México, con intensivo consumo de energía, forman parte de la lista de clientes de las sociedades anónimas que desde 1996 reciben permisos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) con la anuencia de la CFE, para producir energía que, de acuerdo con la ley, debería estar destinada al autoconsumo y sólo en el caso de excedentes promover su venta a terceros La trasnacional de tiendas de autoservicio Wal-Mart ya pactó, en principio, varios contratos con compañías privadas y dejará de obtener energía eléctrica de la CFE Lo mismo sucederá en las plantas de Comercial Mexicana de Pinturas, Corporación Papelera Mexicana (Copamex), General Motors, Servicios Aeroportuarios Mexicanos, Porcelanite, la maquiladora Elamex, el Grupo Villacero y la planta Volkswagen en Puebla Incluso los complejos petroquímicos de Petróleos Mexicanos (Pemex) de Pajaritos, Salina Cruz y Minatitlán se encuentran entre los planes de expansión y nuevos socios de Parques Ecológicos de México, que cuenta con 82 aerogeneradores de 125 megawats distribuidos en tres lugares de la región de La Ventosa, Oaxaca La capacidad instalada autorizada para el permiso E/215/AUT/2002 otorgado por la CRE, a cargo de Dionisio Pérez Jácome, es de 1025 megawats De acuerdo con una investigación realizada por los presidentes de las comisiones de Puntos Constitucionales de las Cámaras de Diputados y de Senadores de la XVIII Legislatura, los permisos otorgados por la CRE para el autoabastecimiento y cogeneración se han convertido en el principal activo de sociedades anónimas con capital extranjero que disfrazan la operación de rentables negocios de generación y venta de electricidad encubriéndolos como sociedades de autoabastecimiento Los afortunados Jorge Vergara, propietario de la empresa de suplementos alimenticios Omnilife, se encuentra en la lista de inversionistas privados que durante los gobiernos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox recibieron permisos de la CRE para operar plantas eólicas, hidroeléctricas y de ciclo combinado Así, Omnilife Manufactura, que funciona en los parques industriales de El Salto y Zapopan, en Jalisco, cuenta con la electricidad que produce una hidroeléctrica en la presa de Tacotán, con una capacidad de instalación 648 megawats (MW) La sociedad que controla los activos del proyecto Tacotán opera bajo la razón social de Mexicana de Electrogeneración, en la cual Vergara es el único socio y consumidor de toda la capacidad, por lo cual no registraría excedentes Sin embargo, los planes de expansión de Mexicana de Electrogeneración buscan integrar como clientes a los ayuntamientos de Guadalajara, Zapopan, Tonalá, Tlajomulco y El Salto, así como al Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de la Zona Metropolitana de Guadalajara Vergara, también propietario del club de futbol Guadalajara, tiene otro permiso para operar una planta hidroeléctrica que depende de la presa Trigomil, con una capacidad a instalar de 1088 megawats En el sector de gas industrial y oxígeno, los miembros de la familia Franco, principales accionistas del Grupo Infra, también obtuvieron el permiso E/199/AUT/2001 para la compañía Energía Azteca VII S de RL de CV, para operar una central de ciclo combinado con capacidad a instalar de 1311 megawats en Las Delicias, San Luis de la Paz, Guanajuato El permiso, otorgado en la gestión de Héctor Olea en la CRE, incluye la obligación de destinar 597 megawats a la CFE mediante un esquema de producción independiente De esta forma, Infra cuenta con 1311 megawats de excendente de capacidad para satisfacer necesidades de sus socios: las propias subsidiarias de Infra, Industrias Química de México, Cryoinfra y la empresa De Acero Sin embargo, Infra ha informado que en sus planes de expansión estudia la participación de nuevos socios de dos plantas de la firma alemana Messer Grieshein de México y Praxair, dos de sus competidores en el mercado de gas industrial Entre las compañías que también obtuvieron alguno de los 162 permisos de autogeneración, se encuentra la sociedad Generadores Mexicanos (Genermex) que, en las investigaciones de los legisladores Manuel Bartlett y Salvador García Rocha, mereció un apartado especial por su abierta estrategia de comercialización en la que realiza agresivas y constantes campañas para atraer clientes, en las que, incluso, solicita a los prospectos "el envío de una copia de los últimos 12 recibos de la CFE para analizar el consumo eléctrico y así presentar una propuesta para que ustedes consideren la conveniencia de unirse a Genermex" Además, aclaran, a pesar de que la autogeneración sólo se contempla para los socios, que no es necesaria inversión accionaria alguna Genermex pertenece al Grupo GP, que mantiene una asociación con Baja Power Development LLC, una compañía estadunidense con sede en California, para diseñar y construir una planta generadora de energía eléctrica con una capacidad de 110 megawatts en Apodaca, Nuevo León De los permisos de autoabastecimiento otorgados por la CRE, 158 representan una capacidad de 6 mil 311 megawatts que equivalen a 17% de la generación de la CFE El negocio Durante 2002, la CFE adquirió a los cogenereadores excedentes de electricidad a un precio de 305 centavos de dólar por kilowatt El problema, según los legisladores, es que la CFE puede obtener créditos internacionales a tasas que no deben superar 7% de interés anual Por ello, la paraestatal puede financiar plantas generadoras de ciclo combinado para amortizarse 12 años Así, de haber generado directamente la electricidad, el costo unitario pagado hubiera sido de 093 centavos de dólar por kilowatt y las plantas generadoras permanecerían como activos de la nación Las pérdidas de la CFE también se extienden a la aplicación de las llamadas tarifas de porteo: para que los socios y clientes de los generadores independientes reciban el producto, necesitan utilizar la red pública, pues, salvo algunas excepciones, no cuentan con líneas eléctricas Por este servicio de transmisión, la CFE cobra 00284 pesos por kilowatt, cuota extremadamente baja que sólo cubre una parte de los costos reales de la CFE en los sistemas de transmisión y subtransmisión La denuncia El senador Manuel Bartlett, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, explica que la "simulación" se ha convertido en la estrategia constante de las compañías beneficiadas por la apertura disfrazada del sector eléctrico Dice que esas empresas funcionan con pleno uso de los recursos del Estado -agua, regiones con alto potencial eólico, tendidos eléctricos- y simulando sociedades que nunca operan en línea con los compromisos adoptados ante la autoridad y con subsidios en tarifas que otorga la propia CFE El 26 de junio último, Bartlett y el diputado Salvador Rocha Díaz, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara baja, presentaron ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) una denuncia de hechos para que el organismo audite los 225 permisos para generar electricidad bajo diferentes modalidades otorgados en los gobiernos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox La respuesta de la ASF llegó un mes después, en medio de los cuestionamientos a la honestidad del titular de ese organismo, Arturo González de Aragón El 29 de julio, el diputado Manuel Galán Jiménez, presidente de la Comisión de Vigilancia de la Contaduría Mayor de Hacienda, notificó a Bartlett que el 16 de julio la directiva de esa comisión acordó solicitar a la ASF que analizara y valorara la incorporación de la CFE y la CRE al programa de auditorías para la revisión de la cuenta pública correspondiente Así, el 21 de julio, González de Aragón informó a la Comisión de Vigilancia que a las auditorías sobre la cuenta pública federal de 2002, se incorporaron la CFE y la CRE Además, la Comisión de Vigilancia acordó la creación de la "subcomisión de seguimiento a las operaciones del sector eléctrico" En entrevista, Bartlett explica que los titulares de la CRE y de la CFE tendrán que responder por las acciones que han deteriorado el patrimonio del país, pues "la ASF tiene facultades para denunciar penalmente a los funcionarios que incurran en responsabilidades" Sobre la posibilidad de que se suspendan los permisos, Bartlett reconoce que ninguna ley es retroactiva, pero señala que "en el caso de esta denuncia lo que se busca es que, con base en las leyes en vigor se reconozca que se está incurriendo en irregularidades y omisiones que ameritan la cancelación" Salvador Rocha Díaz considera que, en principio, la denuncia cumplió con el objetivo de que la ASF incluyera a la CFE y a la CRE en su programa de auditorías correspondientes al análisis de la Cuenta Pública de 2002 Y asegura que la decisión de la Comisión de Vigilancia de crear una subcomisión sólo revela la preocupación del Poder Legislativo ante la privatización clandestina del sector eléctrico Además, explica que de manera independiente "a las responsabilidades que se finquen a los funcionarios públicos responsables de tolerar la simulación de figuras jurídicas en perjuicio de la CFE, lo relevante es demostrar que esa paraestatal es capaz de financiar su crecimiento y modernización a partir de sus propios recursos"

Comentarios