Consorcio español absorbe hotel ligado al narco en Cancún

martes, 5 de agosto de 2003
Cancún, Q Roo, 4 de agosto (apro)- Con un nombre que ha sido ligado desde su construcción a polémicas de fraudes, omisiones fiscales y hasta al lavado de dinero del narcotráfico, el hotel Gran Caribe Real, del Grupo BD Real Hoteles será vendido en breve al ibérico Grupo Ríu, uno de los más poderosos consorcios hoteleros de España La noticia, confirmada por su propietario visible, Fernando García Zalvidea, causó revuelo entre prestadores de servicios turísticos locales, pues hay un antecedente que arroja sospechas sobre esa operación El más nuevo y lujoso centro de hospedaje del Grupo Ríu, que abrió sus puertas en meses pasados en esta misma ciudad, logró eludir una restricción de densidad al construir más de cien cuartos arriba de los autorizados, evitó la clausura de parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y todo quedó en una multa gracias a la intervención del alcalde Juan Ignacio García Zalvidea, quien encabezó una marcha con albañiles para exigir la reapertura del inmueble brevemente clausurado por la Profepa Juan Ignacio García Zalvidea es hermano de Fernando, quien cerrará en breve una operación para vender su Gran Caribe Real a Grupo Ríu, para formar un complejo de hoteles en Cancún que manejarán más de 15 por ciento del total de turistas que llegan al destino La propia historia del Gran Caribe Real era de por sí polémica, y su antecedente más conocido fue el aseguramiento de que fue objeto por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), a pocos meses de su apertura en 1998, cuando Fernando García Zalvidea fue acusado de lavar dinero para el cártel de Juárez en el mismo expediente (PGR/UEDO/056/98), que involucra al exgobernador Mario Villanueva, quien permanece preso y en espera de sentencia Fernando García Zalvidea pasó un año y cuatro meses --sumando su arraigo-- en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México Al cabo de ese periodo fue absuelto bajo reservas por un incidente de “desvanecimiento de datos” promovido por su defensa, pues varios de los testigos que lo inculparon no acudieron a ratificar la demanda Durante el proceso en su contra, salió a relucir que para la construcción del hotel, García Zalvidea estableció ligas con los hermanos Fausto, Gabriel y Luis Tomassi Colomé, quienes se mantuvieron por varios años prófugos, también bajo la sospecha de operar con recursos de procedencia ilícita y ligados a personajes como José Durán Brawn (actualmente desaparecido y prófugo), así como a Gilberto Garza “El güero Gil” y los hermanos Patiño Esquivel, todos detenidos y sentenciados por delitos contra la salud Los hermanos Tomassi Colomé, de acuerdo con el propio Fernando García Zalvidea, son socios del Gran Caribe Real y “atienden cotidianamente los asuntos relacionados con sus empresas, porque ya resolvieron sus problemas” Incluso, el empresario mostró a este reportero copia de la resolución definitiva de un amparo en favor de sus socios, para corroborar su versión Sin embargo, la polémica ya era el acento del Gran Caribe Real desde meses antes de ese episodio que llevó por un tiempo a su propietario a la cárcel En junio de 1997, García Zalvidea anunció que contaba con 12 de los 185 millones de dólares para construir el Gran Caribe Real Aseguró que los consiguió con ventas anticipadas de la ocupación del hotel, incluso, invitó al presidente Ernesto Zedillo a la inauguración Un trámite menor se convirtió para entonces en obstáculo del proyecto, aún inconcluso, pues el Ayuntamiento de Cancún reclamó el pago del impuesto predial por ocho millones de pesos Luego de la intervención del gobernador Mario Villanueva en su favor, García Zalvidea logró continuar con el proyecto, y fue cuando solicitó el crédito de 35 millones de dólares a The Lone Star, para saldar sus problemas con Banca Unión, para entonces ya incluido en el paquete de deuda del Fobaproa Con apenas unos meses operando, la PGR aseguró unilateralmente el inmueble e inició un proceso contra Fernando García Zalvidea Camino a la defensa de su hermano, Juan Ignacio García Zalvidea se ligó al Partido Acción Nacional (PAN) y obtuvo la candidatura a diputado federal Cuando salió libre Fernando, su hermano ya era diputado federal Luego Juan Ignacio se postuló a la Presidencia Municipal de Cancún y la ganó por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) De acuerdo con Fernando García Zalvidea, la operación de venta de su hotel a Grupo Ríu se dará en breve, por un monto superior a los 60 millones de dólares, y una vez que concluya con algunos adeudos al Ayuntamiento que encabeza su hermano Juan Ignacio

Comentarios