Preparan republicanos proyecto migratorio con México

miércoles, 6 de agosto de 2003
Washington, 5 de agosto (apro) - El desdén y olvido del presidente George W Bush a la necesidad de negociar un acuerdo migratorio con México ha resultado en la definición en el Capitolio de varios proyectos de ley de reforma migratoria para beneficio de mexicanos Mientras Bush toma todo el mes de agosto como periodo vacacional, legisladores demócratas y republicanos aprovechan los más de 30 días que tiene de receso el Congreso federal para ultimar los detalles de sus proyectos de ley En la última semana de julio, un grupo de congresistas republicanos presentó dos proyectos de ley que resultarían en la regularización del estatus migratorio de tres o cuatro millones de trabajadores mexicanos indocumentados que viven desde hace varios años en Estados Unidos, sueño de Vicente Fox en términos de su política de relaciones bilaterales con la Casa Blanca Sorprende el hecho de que tres legisladores republicanos de Arizona --estado donde se agrupan rancheros para detener hasta con el uso de armas de fuego y otros métodos violentos a la inmigración indocumentada--, el senador John McCain y los representantes Jim Kolbe y Jeff Flake, sean los autores del proyecto de ley que permitiría la tan anhelada residencia legal a más de tres millones de mexicanos indocumentados y otros cientos de miles de personas más que ingresaron en años recientes a este país sin violar las leyes migratorias Por su parte, el senador republicano del estado de Texas, John Cornyn, formuló otro proyecto de ley con el que se crearía un programa de empleo temporal para trabajadores mexicanos, la otra parte del sueño de Fox en materia migratoria "Estamos enterados de los diferentes proyectos de ley de reforma migratoria; el presidente Bush los está revisando antes de tomar cualquier decisión sobre ellos, ya que su interés sigue siendo el de lograr un acuerdo migratorio con México", dijo a Apro Sean McComarck, vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca A varios analistas políticos en Washington y a funcionarios del mismo gobierno de Bush, les sorprende el hecho de que sean los republicanos, partido que por tradición es el más reticente a una reforma migratoria para beneficiar a indocumentados, los que ahora están sacando ventaja del olvido y desdén del tema migratorio por parte del presidente Bush En el Congreso federal estadunidense circulan por lo menos otros 15 proyectos de ley para la reforma migratoria, elaborados por demócratas y republicanos La acción de los congresistas que actúan por el desdén de la Casa Blanca también tiene un tiente electorero bastante palpable La comunidad hispana es ahora la primera minoría étnica en Estados Unidos y 68 por ciento de los 388 millones que la constituyen son personas nacidas en México o de origen mexicano Demócratas y republicanos piensan que con sus proyectos de ley para beneficiar a los indocumentados podrían ganar el voto de la comunidad hispana en las elecciones de 2004 A casi 15 meses de las elecciones generales del martes 4 de noviembre de 2004, los legisladores estadunidenses han tomado al tema de la reforma migratoria como una maquina de absorción del voto de la primera minoría étnica de su país que podría ser la clave para determinar al próximo presidente de Estados Unidos y a la conformación mayoritaria de por lo menos la Cámara de Representantes en el Capitolio "El presidente Bush no se ha olvidado del acuerdo migratorio con México ni de la comunidad hispana, está trabajando para poder encontrar una formula migratoria adecuada y en los programas sociales para beneficio de hispanos", afirma McCormack Las palabras de los funcionarios de la Casa Blanca suenan a retórica; es un hecho que desde los ataques terroristas del martes 11 de septiembre de 2001 a Washington y Nueva York, Bush sacó de sus prioridades de política exterior al acuerdo migratorio con México y lo reemplazó con la guerra al terrorismo y el intervencionismo militar que inició con Irak

Comentarios