Carece México de un sistema eficaz que proteja derechos de autor

sábado, 9 de agosto de 2003
México, D F, 8 de agosto (apro)- Por efecto de la piratería, las actividades ilegales y el fotocopiado de libros, los editores mexicanos registran pérdidas de hasta siete mil 250 millones de pesos, de los que 600 millones corresponden a regalías de los autores, afirmó Arturo Camilo Ayala, coordinador editorial de la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM Durante la plática “Los derechos de autor y la UNAM”, realizada en el Centro Cultural Universitario, Ayala dijo que el país “carece de un sistema eficaz para proteger los derechos de autor, máxime cuando cada año se realizan entre cinco y diez mil millones de fotocopias” En este sentido, detalló que la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana sostiene que se fotocopian entre 20 y 28 millones de libros de 250 páginas cada uno A pesar de ello, manifestó, "instituciones como esta casa de estudios han incrementado sus actividades editoriales Sólo la UNAM ha editado en más de una década cerca de mil ejemplares anuales, de los que 600 son títulos nuevos, además de reediciones, reimpresiones y ediciones de circulación interna” El funcionario universitario consideró que "ninguna otra institución pública como la UNAM publica tanto en materia de libros y revistas, pues entrega a prensa tres tiros diarios, aunque existen impresiones que no se incluyen en este dato, como las revistas internas y la ´Gaceta´ universitaria” Ayala explicó que, recientemente, surgió en la UNAM un Consejo Editorial presidido por el rector Juan Ramón de la Fuente, e integrado por la secretaría general y la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, que también involucra a los Consejos Académicos de área y a las Coordinaciones, con el fin de velar por los derechos de autor de la institución Dicho Consejo Editorial sustituyó al Consejo Asesor de Patrimonio Editorial, que funcionaba desde 1986, ante la necesidad de que la UNAM adecuara sus actividades, según las nuevas disposiciones sobre derecho de autor, luego de las transformaciones tecnológicas en materia de impresión El nuevo cuerpo editorial está facultado para emitir líneas generales en la materia hacia las dependencias, así como para dictar disposiciones en materia de comercialización, regalías y donaciones, entre otros asuntos, explicó “La UNAM es un modelo para el resto de las instituciones de educación superior del país y de América Latina, por sus aportaciones al mundo editorial, donde destaca la implementación, por primera vez, del libro electrónico”, expresó Ayala Por otro lado, mencionó que la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial “realiza contratos, paga regalías y está atenta a las indicaciones de los autores, pues es una dependencia normativa y de servicios que, como distribuidora central, debe velar por los derechos de las entidades” Sobre la piratería, Ayala se refirió a “diversas acciones que demuestran el daño que provocan las actividades ilícitas a la actividad editorial “Hace algunos meses, Editorial Diana distribuyó en una camioneta blindada la obra Vivir para contarla, de Gabriel García Márquez, mientras que La fiesta del chivo, de Mario Vargas Llosa, incorporó un holograma con la firma del autor, al igual que los libros infantiles de Harry Potter”, explicó Sin embargo, advirtió que "la piratería no sólo afecta a la industria editorial, sino otras ramas industriales de México y Latinoamérica Por ejemplo, los mexicanos compran tres de cada cuatro casetes de música en la piratería, mientras que 60 por ciento de los juguetes proviene del contrabando” Finalmente, Ayala señaló: “la mitad de los productos textiles y de las bebidas destiladas que se venden son piratas En calzado, la participación de la piratería llega hasta 40 por ciento En los puestos ambulantes, un disco compacto de música cuesta entre 10 y 15 pesos, mientras que los DVD alcanzan un precio de 20 pesos”

Comentarios