Fox: entre el poder y no poder

lunes, 1 de septiembre de 2003
No seré dueño del poder”, dijo Vicente Fox al comenzar su mandato el 1 de diciembre de 2000 En mayo de 2001 demostraría que efectivamente el poder sería el del Banco Mundial, cuyos consejos están en línea con “nuestro plan” ¿Cuál, precisamente? Otro día de mayo lo diría, en Corea, ante la cúpula de empresarios: “Somos un gobierno de negociantes” La fase de este primer tramo (primer año de gobierno) concluyó con la aprobación de la ley indígena, al final de una interesante alianza con Marcos Por eso su lenguaje ilustra sus primeras acciones como presidente de una nación que —según Gallup— ocupaba el sexto lugar entre los países más optimistas del mundo “La revolución indígena” le llamaron con precisión los empresarios, que le reprocharon a Fox haber reavivado ese movimiento tan amenazador para sus intereses, un gran riesgo para su Presidencia “Apuesto todo mi capital político a ello” contestó Fox El movimiento indígena se posesionó de la tribuna del Congreso de la Unión (29 de marzo) en el eje de esta primera fase del gobierno de Fox, y aunque Marcos había declarado que no se irían hasta ver aprobada la ley, ese mismo día rectificó: “Deveras nos vamos, hemos cumplido” Gilberto López y Rivas, exmiembro de la Cocopa, dijo con precisión una vez aprobada la ley: Dejamos solos a los legisladores (la sociedad civil y el EZLN) Pienso que el proceso en las comisiones dictaminadoras requería sostener la movilización nacional El sistema de mayoría en el Congreso está contra el EZLN desde la declaración de guerra en 1994 El trabajo de la Cocopa estaba cimentado (cuando menos en ese momento) para ejercer su gestión entre la movilización social (en asambleas populares y en la calle —“Cuando no somos asamblea, somos red” se dijo en el Congreso de Nurío— y los poderes del Estado Fox estaría sorprendido, igual seguramente que Cárdenas y Labastida que acaban de salir de campañas costosísimas, con la cantidad y calidad de los mexicanos que se incorporaron a la Marcha por la Dignidad Indígena, contingentes que envidiaría el más ambicioso dirigente social Una vez concluido el conflicto y en “santa paz”, el foxismo dispuso sus maletas para la venta al mayoreo y al menudeo, en el viaje en que el presidente se comportó como “mercader”, según calificaron gran parte de los diputados Un resumen del lenguaje de Fox en esta primera etapa ilustra el acontecimiento histórico donde apuntan cámaras y micrófonos globales: Humanicemos las fuerzas armadas; para dialogar tenemos absoluta paciencia; voy a defender la iniciativa de la Cocopa, pido al Congreso discutirla; no se atemorice nadie por la marcha del EZLN; los mexicanos vemos con esperanza la visita de Sebastián Guillén, Marcos, que está a favor del México que queremos; la neta, la neta, claro que queremos la paz, haré todo lo posible por ella, que está a unas cuantas semanas En un discurso ante militares pidió a los detractores de los zapatistas que respetaran la marcha “Arriesgo mi Presidencia en ella” En Cancún, en el Foro Económico, reconoció: gracias a la movilización indígena hay nueva conciencia sobre sus derechos, nunca volverán a ser tratados como en la Colonia Pido a Marcos ir bien inspirado a su encuentro con los legisladores Y en la presentación del Plan Puebla Panamá (13 de marzo): estamos en el mismo lado que el EZLN El secretario de la Defensa Nacional, Vega García, días antes había afirmado: “El Ejército respalda a Fox en el retiro en Chiapas” La siguiente fase del juego es compleja y accidentada El PAN (“El uso de la tribuna no se negocia”) puso alto muy pronto al foxismo García Cervantes, presidente de la Cámara de Diputados, declaró: la presencia del EZLN es ilegal Confrontación de orden, más que de contenido Fernández de Cevallos, puso su raya Mientras Bartlett declaró: en realidad Fox no acepta el proyecto original Fox reconoció: el zapatismo, un movimiento social Y el 21 de marzo, luego de la matanza de ocho comuneros en Venustiano Carranza: “Tengo un amigo en las Cañadas, se llama Marcos” Fox se abocó a la promoción de la Reforma Fiscal “El conflicto armado en Chiapas ha concluido”, dijo ( 29 de abril) al cerrar el libro de la ley con su promulgación una vez concluidos los proceso en los congresos estatales “Quienes votaron por Fox deben aceptar el alza de impuestos”, dijo el presidente en enero: IVA a todo, en la vida no hay nada gratis, pero no gravaré a los pobres, porque me corren, mienten quienes dicen lo contrario Sé que ya cansamos, pero insisto en promover el IVA, no fui electo para que el país siga en la mediocridad, la reforma es la verdadera solución para los pobres Fox y Bush se reúnen, organizan acuerdos sobre los energéticos Cárdenas (19 de mayo) lo interpela: Fox repetición de sexenios anteriores Y a tiempo que celebra la compra de Banamex, el presidente le responde: “La crítica se me resbala” En su ruta por Asia, anunció que Pemex se abrirá a todas las alianzas “Dejemos de ser una nación adormilada” Y en su campaña en Centroamérica para el apoyo al Plan Puebla-Panamá, precisó: “Mi gobierno es de y para empresarios” El 1 de julio Fox anunció otro pequeño recorte temporal al presupuesto y se desliza: crecimiento menor a 2 por ciento si Estados Unidos sigue en la desaceleración Entonces Fox pidió ayuda: solicitó a su partido que lo respalde con los demás para “conducir este barco”, reconoció que “la alternancia no garantiza el cambio” y convocó a un nuevo pacto político El 6 de julio Fox puso en marcha el programa nacional de salud, desde Chiapas y sostuvo que “el país va bien, a pesar de lo que lean en la prensa” Al finalizar agosto, ante la noticia del desplome del sector industrial emitida por la industria de la construcción, el reconocimiento del crecimiento 0 y un movimiento masivo y nacional de productores agrícolas, de los que —dice— no necesitar presiones, Vicente Fox se disponía presentar “un libraco” de 700 páginas, y leer un mensaje político en su primer informe de gobierno (arquiveloz@yahoocom) Contra la pobreza, la limosna Recuento de hechos, recuento de proyectos, recuento de sueños, el primer informe de Vicente Fox corresponde a un período del cual puede también hacerse un recuento de daños y frustraciones Lentitud en el ejercicio de gobierno, improvisación, ignorancia, aprendizaje moroso, ineficiencia, éstos y otros muchos factores han dejado claro que eran demasiadas las expectativas que una impaciente población se creó una vez que se consumó el triunfo electoral de un candidato de la oposición, el 2 de julio del año 2000 En lo económico, en lo social, en materia de seguridad, de trabajo, en el campo, en la educación, en la cultura, en prácticamente todas las áreas no sólo hay pendientes, sino aun retrocesos Y es que, pese a la participación de panistas en el gabinete social y en la Sedesol, Vázquez Mota y su equipo aún no han podido definir con claridad —no hay un solo documento acabado al respecto— la política social del gobierno En entrevista en su casa, el investigador de El Colegio de México, Julio Boltvinik, señala como primer tropiezo para la elaboración de dichas políticas la llegada al área social de alguien ajeno al equipo de transición Expone los motivos de las designaciones: “Vino una presión muy fuerte del PAN, que pidió una cuota y que fuera una mujer panista la que estuviera al frente de la Sedesol Eso acotó mucho el asunto Entró alguien que no estaba en el equipo, hubo una ruptura, se perdió el esfuerzo realizado en ese período”, dice desilusionado (Proceso 1296/ 01 de septiembre de 2001)

Comentarios