La desigualdad social acerca cada vez más a la violencia, advierte CNC a OMC

miércoles, 10 de septiembre de 2003
México, D F, 9 de septiembre (apro)- Tras demandar a los países desarrollados que se reúnen en Cancún dejar a un lado su intransigencia, la Confederación Nacional Campesina advirtió a la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre la violencia en el mundo debido a la desigualdad social, al tiempo que aseguró que productores de todo el Continente demandan ser escuchados en ese foro Heladio Ramírez López, presidente de la CNC, advirtió a la OMC que la paciencia de los productores rurales tiene un límite; que la política de subsidios agrícolas que aplican naciones avanzadas, cancela cualquier competencia en los mercados internacionales y que, ante su intransigencia, "la desigualdad social está tocando peligrosamente, la puerta de la violencia en el mundo" En una carta dirigida al presidente de la OMC, Supachai Panichtpakdi, el dirigente cenecista subraya que entre los productores rurales hay la disposición de un diálogo abierto y constructivo a favor del desarrollo social, pero explica que el libre comercio no puede existir entre socios desiguales En la misiva, Heladio Ramírez López fija la posición de la organización que dirige y, a nombre de la Conferencia Continental de Productores Rurales (CCPR), afirma que las condiciones actuales de los campesinos vinculados a la agricultura, la ganadería y la explotación forestal, son cada vez más dramáticas en países cuyas economías se han abierto en forma irrestricta En el documento de seis cuartillas, el dirigente cenecista enfatiza que la agenda de la OMC, y los términos fijados durante su pasada reunión en Doha, deben ser modificados, a fin de que ese organismo mundial recoja la opinión no sólo de los representantes ministeriales, sino también de las organizaciones de productores En el caso de México, la CNC, siguiendo pronunciamientos de la Cámara de Diputados, se opondrá a cualquier acuerdo que no cuente con la participación activa del Senado de la República, que es el órgano que, por mandato de nuestra Constitución, debe ratificar los compromisos internacionales, dijo el líder campesino, quien detalló que el rezago de la agricultura nacional afecta a más de 25 millones de personas Tras destacar la complejidad de la relación comercial entre naciones de oportunidades desiguales, Ramírez López ejemplificó en su misiva que en Estados Unidos, por cada mil productores, existen mil 487 tractores, y en Canadá, mil 642, mientras que en México sólo existen 20 tractores por cada millar de campesinos Pero "lo más grave de las grandes diferencias en materia tecnológica, es la política de subsidios que otorga el gobierno a los productores norteamericanos, pues para la presente década se han autorizado 180 mil millones de dólares", señala En este orden de estrategias de apoyo gubernamental, es de señalar que la Unión Europea subsidia con 16 mil dólares anuales a cada productor, los Estados Unidos con 20 mil; Japón, con 24 mil, y México solamente los apoya con 720 dólares, por lo que la desigualdad es de grandes dimensiones "Ese es el gravísimo temor que hoy se anida en los hogares de más de 200 millones de campesinos de México y del resto de países de América Latina y el Caribe, ya que --denuncia-- ha surgido a sus espaldas y sin que ellos tengan noticia" De acuerdo con el líder de la CNC, las políticas del neoliberalismo han favorecido a las economías de países desarrollados, a tal grado que ha surgido una reacción universal de todos los pueblos contra ese modelo, el cual ha generado el ejército de desempleados y de pobres más grande de los últimos tiempos En su carta a la OMC, el líder de la CNC sostiene que en el campo de México, el 10 por ciento más pobre posee sólo dos por ciento del producto interno bruto (PIB) agropecuario, mientras que el 10 por ciento más rico, acapara 34 por ciento, de ahí que la indigencia en el área rural avance inexorablemente Heladio Ramírez López asegura que los acuerdos que se toman en la OMC, acorralan cada vez más a los campesinos, obligándolos a vender sus tierras, a bajar los precios de sus productos y a comprar a precios más elevados sus insumos; a privatizar las empresas que los apoyaban, a reducir el gasto social y a deteriorar el tejido social de los pueblos Es por eso que los productores emigran desesperados a Estados Unidos, donde les espera el desprecio, las humillaciones, los golpes y muchas veces la muerte

Comentarios