El presidente y la maestra

jueves, 11 de septiembre de 2003
México, D F, 10 de septiembre (apro)- Los rasgos más singulares del proceso de transición en México ha sido la paradoja Hay varios ejemplos de esta circunstancia que nos hablan de las dificultades que ha enfrentado el proceso de cambio político y uno de ellos es la cercanía, tan estrecha como extraña, que se ha establecido entre el presidente Vicente Fox y la maestra Elba Esther Gordillo Morales, cercanía que solo podríamos definir con aquella vieja frase de “cuando los extremos se tocan” La paradoja de esta alianza política está, precisamente, en la historia de cada uno de ellos y, sobre todo, en la imagen que tienen ante la opinión pública: A Fox se le tacha como a un hombre de buena voluntad y con una historia personal casi limpia, mientras que a Elba Esther Gordillo, todo lo contrario, de perversidad, malos manejos y manchada por una trayectoria de alianzas oscuras Desde que era diputado y luego como gobernador de Guanajuato Vicente Fox manifestó su antipatía hacia Carlos Salinas de Gortari, de quien, incluso, se burló al imitarlo poniéndose unas orejas de papel con las boletas del fraude electoral de 1988, gritándole “fraude” y “salinillas” Caso contrario al de Elba Esther Gordillo, quien, precisamente, le debe el favor a Salinas de haberla erigido desde 1989 líder del SNTE, desbancando a quien había sido su mentor y pareja sentimental Carlos Jonguitud Barrios Fue el mismo expresidente quien apoyó política y económicamente la llegada y permanencia de la maestra chiapaneca en el sindicato magisterial y por ello Gordillo no oculta su cercanía con él, a quien le llama “amigo” Con el paso de los años los amigos y enemigos de Salinas se han acercado creando una extraña alianza, de la cual ambos esperan salir beneficiados: El presidente Fox confía en que la mano experta de Elba Esther le ayude en la aprobación de las reformas hacendaria, energética y laboral; mientras que la maestra espera aprovechar este encargo presidencial en la Cámara de Diputados para hacerse llegar agua a su molino con miras a la elección presidencial del 2006 En el pasado difícilmente se podría haber pensado que estos dos personajes tendrían una alianza política tan estrecha e importante como la tienen ahora; pero no sólo ellos están inmiscuidos en este pacto, sino también Carlos Salinas, quien ha entrado a jugar en la misma mesa, según se puede desprender de la reunión que recientemente tuvo el exmandatario con empresarios de Nuevo León, a quienes exhortó apoyar las reformas estructurales de Vicente Fox Hoy todo indica que Fox y Gordilllo trabajan en el mismo bando, lo cual no sólo es extraño, como ya se había comentado, sino contradictorio y peligroso, pues la transición democrática del país queda en manos de un personaje tan oscuro que, de acuerdo con su trayectoria, únicamente le interesa su ambición de poder y no la democracia ¿Elba Esther Gordillo es la llave de la democracia mexicana? La pregunta podría parecer una mala broma si nos atenemos a la historia de corrupción que se tiene de la líder “moral” del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y a la imagen casi impoluta del presidente Fox; pero no es broma, sino una realidad que hasta el mismo periódico estadunidense The Wall Street Journa la publicó hace unas semanas Como ya se ha publicado en distintos medios, desde el 2001 Elba Esther Gordillo tuvo los primeros acercamientos con Fox gracias a los oficios de su también amigo Jorge Castañeda Fue el canciller quien acercó a la maestra a la familia presidencial, logrando no sólo que se hiciera la principal operadora política de Fox, sino también amiga cercana de Marta Sahagún A partir de entonces la maestra rural, dueña de propiedades millonarias en Estados Unidos y Francia, que habita un lujoso penthouse en Polanco y viste las marcas más caras del mundo, se ha convertido no sólo en la favorita de Los Pinos, sino en la mensajera del “gobierno del cambio” Esto es, el viejo PRI no sólo ha regresado políticamente a Los Pinos, sino que ahora abandera la transición democrática de la mano del primer presidente de la oposición ¿Qué se puede esperar de una transición de este tipo? Seguramente nada bueno, sino al contrario, la permanencia de los intereses más abyectos del grupo político encabezado por Carlos Salinas de Gortari, el cual llevó en 1994 a la crisis económica más profunda que ha vivido el país en los últimos años, y cuyas consecuencias seguimos pagando bajo la figura del Fobaproa--IPAB ¿Esta es la transición que esperábamos en el 2000? Es pregunta Comentarios jgolmos@procesocommx

Comentarios