"¡Y así quieres ser presidente...!", increpan en el Poli a Castañeda

viernes, 12 de septiembre de 2003
* Abucheos, silbidos y mentadas de madre recibe el excanciller México, D F, 11 septiembre (apro)- En medio de gritos, silbidos, abucheos y mentadas de madre, el excanciller Jorge Castañeda Gutman tuvo que dar por terminada su conferencia magistral “Ideas del Cambio” en el auditorio de la Escuela Superior de Físico Matemáticas del Instituto Politécnico Nacional, al extremo de que abandonó el recinto por la puerta de atrás, para más tarde quedar “atrapado” por más de una hora en las oficinas del director del plantel Mal le fue a Castañeda: “Cobarde”, “Vende Patrias”, “Fascista”, “Entreguista”, “Pro-Yanqui”, fue lo menos que le gritaron antes, durante y después de que abandonó el recinto estudiantil El vetusto auditorio de la ESFM del IPN parecía insuficiente para las más de las 300 personas, entre maestros, estudiantes, invitados especiales, y grupos ajenos a la institución, que se dieron cita para escuchar al “Agitador del Cambio”, tal y como él mismo se ha definido; pero todo empezó mal: La cita estaba fijada para las 11:00 horas Desde 15 minutos antes el auditorio prácticamente estaba lleno Las primeras dos filas de butacas fueron reservadas para los invitados especiales El ingeniero Jorge Díaz Serrano encabezaba la lista Y ahí estaba puntual Sin embargo, Jorge Castañeda no estuvo a la hora convenida Se iniciaron las protestas, los silbidos, y los reclamos por el nulo respeto a la institución En un intento por calmar los ánimos, una atractiva moderadora aseguró que el excanciller, por causas ajenas a su voluntad, arribaría con 30 minutos de retraso Treinta minutos suficientes para hacer un recorrido por su página de Internet que se proyectaba a través de una pantalla gigantesca: “La meta de Ideas del Cambio es promover la libertad, el pluralismo, los derechos civiles y humanos universales, y el Estado de derecho para que se consoliden las reformas institucionales y constitucionales de México, en beneficio de la sociedad civil” Pero Castañeda no llegaba Las protestas arreciaron La moderadora esgrimía el ambiente académico y no político del recinto Pero el retraso daba armas a sus detractores, que lo tildaban de “entreguista” y “traidor”, por decir lo menos Las frases saltaron de uno y otro lado del auditorio: “Su falta de respeto a la institución muestra lo fascista de Castañeda” “Vamos a escucharlo, pero primero que llegue” “En cambio a los premios Grammy llegó puntualito” Y de inmediato una idea para el cambio: “Que mejore su puntualidad” Cuando los ánimos parecían salirse de control, esto, 45 minutos después de la hora anunciada, el excanciller hizo su arribo acompañado del director de la Escuela Superior de Física y Matemáticas del IPN, Rubén Mares Gallardo Una leve sonrisa se dibujaba en sus labios Estaba listo para los fotógrafos “¡Y así quieres ser presidente!”, le gritaban Nada parecía que lo perturbara Inclusive, agradeció la paciencia de los ahí presentes Pero mal empezaron las cosas, y mal siguieron El sonido comenzó a fallar desde el momento en que el director de la ESFM hacía la presentación del excanciller y de quien ahora aspira ser “el artífice del verdadero cambio en México” Cumplidas las formalidades, Castañeda apresuró su paso para llegar hasta el atril y tomar un micrófono inalámbrico, que igualmente falló No obstante, comenzó a disertar sobre la conveniencia de duplicar las exportaciones petroleras para empezar a construir lo que no se ha hecho en 20 años de crisis recurrentes El excanciller leía e improvisaba de manera apresurada Cifras, números, cuentas alegres para un “país rico”, al que propone que eche mano de sus reservas petroleras, sin privatizaciones, sin cambos constitucionales, para combatir “nuestra pobreza de hoy” Para el cambio que México necesita, Castañeda esgrimía que con las reservas de petróleo con que se cuenta ahora, y que se prolongarán por 20 años más, son suficientes Afirmó que es mal negocio guardar las reservas “Guardar gas y petróleo seguirá siendo mal negocio”, de ahí la necesidad de duplicar el monto de exportación, para de inmediato invertir en educación, salud y vivienda, cultura e investigación Es como invertir para el futuro, dijo Sin embargo, las protestas no cesaban, particularmente de grupos ajenos a la institución como el denominado “Movimiento Juvenil LaRouchista”, que conforman jóvenes de distintas universidades, que aseguran se han dado a la tarea de seguirle la pista al excanciller para boicotear todas sus presentaciones En los ochenta se le conocía como Partido Laboral Mexicano En él participaba gente como Cecilia Soto, actual embajadora de México en Brasil, la que nombró el propio Castañeda, y su esposo Patricio Estévez Posteriormente cambió de nombre para asumirse como Movimiento de Solidaridad Americana, grupo que se caracterizó por las múltiples pintas que hacía en contra de Estados Unidos Ahora se le conoce como “Movimiento Juvenil LaRouchista”, como para reivindicar la “lucha” de Lindón LaRouche, editor de la revista Exejutive Intelligence Review, al que presuntamente encarcelan por motivos políticos en una Prisión de Virginia Su movimiento vendía suscripciones de la revista y se le comprobó que cometió fraude con tarjetas de crédito Y ahí estaban para “tronar” al excanciller El ambiente se tensaba Unos pidiendo que lo dejaran hablar Otros que se fuera Conforme transcurría su disertación sobre Pemex, Castañeda apresuraba sus palabras No respondía a las interpelaciones Por el contrario, alzaba la voz De pronto, agradeció su presencia y dio por terminada su participación Ya no hubo preguntas y respuestas Sólo mentadas de madre El excanciller dio por terminada su conferencia poco después de las 12:10 horas Salió por la puerta de atrás para refugiarse en las oficinas del director del plantel Junto con él también quedó “atrapado”, el exsenador y exdirector de Pemex, Jorge Díaz Serrano, quien pudo salir una hora después Media más tarde, en medio de amenazas y agresiones verbales, particularmente de grupos ajenos a la institución, Castañeda pudo abandonar las instalaciones del IPN abordo de un Gran Marquis color negro Con él también desapareció su sonrisa

Comentarios