Condena HRW política contra el sida en California

martes, 16 de septiembre de 2003
México, D F, 15 de septiembre (apro)- La intervención del gobierno de Estados Unidos en los programas de jeringas esterilizadas está socavando los esfuerzos de prevención del VIH en California, denunció Human Rights Watch (HRW), que tras condenar la política contra el sida que predomina en ese estado, demandó ese país eliminar restricciones sobre los programas de agujas limpias En un nuevo informe difundido a nivel mundial, el organismo internacional advierte que las leyes estatales y su aplicación a nivel local impiden que las personas que consumen drogas inyectables tengan acceso a las jeringas esterilizadas que necesitan para protegerse del VIH El informe de 61 páginas que lleva el título "Inyectando Razón: Los Derechos Humanos y la Prevención del VIH entre los Usuarios de Drogas Inyectables," documenta la manera en que la policía intercepta, arresta y acosa a las personas que participan en los programas de intercambio de jeringas establecidos por algunos gobiernos locales de California, incluso donde dichos programas son legales, bajo el argumento de que existe una ley que prohíbe la posesión de "artículos para el consumo de drogas" "Restringir los programas que facilitan el acceso a jeringas esterilizadas implica una sentencia de muerte de hecho para los consumidores de drogas inyectables," señaló Jonathan Cohen, investigador de Human Rights Watch y autor del informe "Un alto precio a pagar por la enfermedad de la adicción" Alrededor de 25 por ciento de los nuevos casos de sida declarados en Estados Unidos son causados por el uso de jeringas infectadas Además, el hecho de compartir jeringas también entraña un alto factor de riesgo para el contagio de enfermedades, tales como la hepatitis “B” y “C” El estado de California posee un octavo de los nuevos casos de sida reportados en Estados Unidos Muchos condados del estado de California aún prohíben los programas de intercambio de jeringas En estos condados, HRW documentó casos de consumidores de drogas que comparten sus jeringas con otras personas Algunas personas optan por buscar jeringas usadas en los contenedores de basura, uniendo partes de jeringas viejas o compartiendo jeringas con otras personas de manera reiterada hasta que dejan de funcionar Otras personas se arriesgan a ser arrestadas y pasar tiempo en prisión al hacer contacto con los servicios de intercambio de jeringas clandestinos "Para los consumidores de drogas el intercambio de jeringas es parte sustancial del cuidado de su salud y el gobierno está impidiendo que accedan a este tipo de servicios", afirmó Cohen "Nadie debería ser puesto en la situación de tener que optar entre convertirse en VIH positivo e ir a la cárcel" El informe publicado por HRW presenta evidencia clara sobre los beneficios asociados a los programas que promueven el uso de jeringas esterilizadas, incluyendo un estudio sobre el intercambio de dichos instrumentos publicado en el año 2000 por el director general de Sanidad Pública de Estados Unidos, David Satcher Las distintas agencias gubernamentales que han estudiado el tema del intercambio de jeringas, incluyendo los Centros para el Control de Enfermedades y los Institutos Nacionales de Salud, han concluido que los programas de jeringas esterilizadas ayudan a reducir de manera drástica los niveles de contagio del VIH y de la hepatitis “C”, sin incrementar, sin embargo, el consumo de drogas Los participantes en los programas de jeringas limpias también reciben información sobre salud sexual y son referidos a centros especializados para el tratamiento de las adicciones Desde 1998 el gobierno de Estados Unidos ha prohibido el uso de fondos federales para financiar programas de intercambio de jeringas Las personas que se encuentran en favor de tal prohibición sostienen que estos programas transmiten un mensaje equivocado sobre el consumo de drogas "Los gobiernos pueden transmitir un mensaje claro contra las drogas sin necesidad de sacrificar la vida de los consumidores de estas sustancias," dijo Cohen "El único mensaje que se envía al restringir los programas de jeringas limpias es que no vale la pena hacer ningún tipo de esfuerzo para salvar la vida de miles de consumidores de drogas inyectables" HRW exhortó al gobierno de California y de otros estados a enmendar sus leyes sobre drogas de manera tal que permitan la posesión de jeringas con el propósito de prevenir enfermedades infectocontagiosas

Comentarios