Irritó a Marta Sahagún la chunga tricolor

martes, 2 de septiembre de 2003
*De cuando la maestra fue rebasada por sus irreverentes pupilos México, D F, 1 de septiembre (apro)- La rechifla y los gritos de “hoy, hoy, hoy” fueron tan sonoros, que obligaron al presidente de la Mesa Directiva, Juan de Dios Castro, a interceder en defensa de quien fue su jefe hasta hace unos meses Pero no eran los perredistas quienes gritaban y silbaban, sino los priístas, quienes así sorprendían a su coordinadora Elba Esther Gordillo que, con el gesto duro, se hundía en su curul cada vez que los escuchaba En la tribuna del salón de sesiones, con la bandera nacional de fondo, frente a todos, se podía ver al presidente Vicente Fox tomar el vaso de agua, tratando de pasar el mal rato lo más fácil y rápido posible Pero no pudo, y durante la hora y media que duró su tercer informe fue interpelado sólo como a Carlos Salinas se lo hizo la oposición, y eso ya al final de su sexenio Antes de la llegada del presidente, el Palacio de San Lázaro tenía un ambiente tranquilo, e incluso entre los periodistas se comentaba que el informe presidencial sería aburrido Sin embargo, entre las curules de los diputados y senadores, principalmente los del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la inconformidad se gestaba, sobre todo porque horas antes su coordinadora, Elba Esther Gordillo, se los había saltado olímpicamente en la redacción del discurso que daría ante Fox como posición del partido La primera muestra de la inconformidad de los integrantes de la 59 Legislatura se hizo patente cuando el coordinador de la fracción del Partido Acción Nacional (PAN), Francisco Barrio, tomó la tribuna para defender la gestión de su exjefe, Vicente Fox Apenas el exsecretario de la Contraloría intentó asegurar que la pobreza había disminuido en el país con el gobierno foxista, los diputados y senadores de la oposición comenzaron la rechifla Barrio siguió su defensa, pero sólo provocó más la hilaridad de priistas y perredistas, que le silbaban cuando mencionaba que “Fox es un presidente que ha cuidado el país, la soberanía y los intereses de cada uno de los mexicanos” La escena parecía de antaño, como en los tiempos en que los priistas tenían la imposible tarea de defender a su presidente y sólo lograban la protesta y la burla de la oposición, la misma que hoy, la azul, defendía a Fox Durante dos horas AN, PRI, Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Convergencia Democrática presentaron sus posiciones sobre la necesidad de las reformas estructurales y, al terminar, con la postura de Gordillo, los legisladores dieron la bienvenida al presidente cuando el reloj ya marcaba las 19:00 horas Sólo panistas e invitados recibieron al mandatario con aplausos La mayoría de los legisladores de oposición sólo se levantaron para mirarlo mientras pasaba por el pasillo principal El himno nacional sería lo único que unió a los representantes populares de los seis partidos, porque una vez terminada la última estrofa y que el presidente iniciara su discurso de 80 minutos, las rechiflas aparecieron El escándalo obligó al presidente de la Mesa Directiva, al panista Juan de Dios Castro, a pedir en dos ocasiones respeto para el representante del Poder Ejecutivo Pero cuando Fox habló del respeto a los derechos humanos en el país, sobre todo de justicia para las mujeres ejecutadas de Ciudad Juárez y del apoyo al campo, los gritos de los legisladores irrumpieron nuevamente, acallando de nueva cuenta al primer mandatario Carteles, “pa’ la foto” Y no sólo los legisladores rompían con la liturgia del acto político, hasta los fotógrafos comenzaron a gritar pidiendo a los diputados les enseñaran sus cartelones de protesta, sin importarles que Fox prosiguiera con su discurso Lejos del presidente Fox, en el lugar de los invitados especiales, el gesto de Marta Sahagún, y de Ramón Muñoz se endurecía cada vez que retumbaban las protestas Mientras, algunos selectos convidados: Emilio Azcárraga Jean, Roberto Hernández y Roberto Madariaga, entre otros, no podían dejar escapar también un movimiento de cabeza rechazando la escena El reino de Foxilandia No era para menos, conforme transcurría el informe, Fox era cada vez más presa de las protestas de los legisladores y de las bromas que le gritaban a todo pulmón, sobre todo cuando aseguraba que la pobreza había disminuido entre los mexicanos: “¿En qué país vives… en Foxilandia?”, le espetaron a lo lejos Los panistas trataron de aminorar la animosidad de los tricolores, que no paraban de protestar, y aplaudieron en varias ocasiones a su presidente, principalmente cuando habló de impulsar un acuerdo migratorio integral con Estados Unidos, y en el momento en que afirmó que la leche que reparte el gobierno no había subido de precio Sin embargo, todo era inútil Cerca de los reporteros, el diputado de Durango, Pedro Avila, se paró para interpelar a Fox en el momento en que hablaba de la necesidad de realizar la reforma al sector eléctrico “Subsidio a la gente pobre”, no paraba de decirle Casi al mismo tiempo, la diputada del PRD, Liliana García, recorría las curules repartiendo fotos tamaño postal de la organización de desaparecidos políticos “Eureka”, exigiendo al gobierno actuar en justicia en contra de quienes cometieron los delitos políticos del pasado Así, a cada momento del discurso, en que se hablaba de logros, las protestas de la oposición, especialmente del PRI, aparecían sin que la maestra Gordillo pudiera hacer algo para refrenarlos Fox quiso hacer una autocrítica a su gobierno, y pidió a sus colaboradores redoblar esfuerzos para abatir los rezagos sociales Y a los legisladores de la oposición les pidió también unidad para sacar adelante las reformas laboral, hacendaria, energética y de transportes que no fueron aprobadas en la Legislatura anterior Pero el grito fue de protesta “Es tiempo de abocarnos, con ánimo renovado, al diálogo y al entendimiento político Es tiempo de pasar del reclamo de cambio a los acuerdos que lo materialicen; de la expresión de convicciones democráticas a las decisiones que consoliden el cambio y aseguren una mayor eficacia a los acuerdos”, manifestó el presidente, al tiempo que se escuchaban los gritos de “hoy, hoy, hoy” de la oposición Para entonces las voces discordantes de los legisladores de la oposición, en especial del tricolor, provocaban ya la ira mal contenida de Marta Sahagún y del equipo presidencial encabezado por Ramón Muñoz, que observaban la escena desde el palco de invitados El colmo fue cuando afilaron el tono de la burla… “¿Y nosotros por qué?”, le gritó un pequeño grupo de diputados a Fox, cuando éste les pedía: “asumamos la negociación como una práctica política imprescindible y no como un acto de debilidad; el diálogo y los acuerdos nos fortalecen a todos, en la medida en que favorecen al país” Como pocas veces en los últimos años, la gritería de la oposición en contra del jefe del Ejecutivo rebasaba los límites del acto político A las voces le siguieron las pancartas de “Fox, Chiapas exige una tarifa eléctrica justa”, y “Fox miente…” “Ya no sueñes”, le alcanzaron a gritar antes que terminara su reporte sobre el estado de la nación rendido en San Lázaro, con un aplauso de apenas 40 segundos con que los del blanquiazul trataron de suprimir la protesta tricolor

Comentarios