Sandoval, complot contra la legalidad

sábado, 20 de septiembre de 2003
México, D F, 19 de septiembre (apro)- Las consecuencias del nuevo episodio en el enfrentamiento entre Jorge Carpizo y el arzobispo Juan Sandoval Iñiguez, en medio del cual se debate el asesinato de cuatro personas, entre ellos el del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, van más allá de la histeria de sus protagonistas: está de por medio la legalidad en el país La filtración al diario Reforma de documentos relacionados con la investigación de recursos del cardenal y varios de sus allegados, ha desatado lo que buscaban quienes instrumentaron esa maniobra: escándalo, victimización, adhesiones y presión política para que no se sepa nada Si esta estrategia tiene éxito, será funesta para un puntal de la democracia: la legalidad Y un país que, como México, tiene de por sí escaso respeto por el cumplimiento de la ley, esto significa un retroceso más, como los muchos que ha habido a lo largo de nuestra historia reciente, sólo para hablar del gobierno de Vicente Fox El atraco de los rescates bancario y carretero, y la cancelación del aeropuerto capitalino, entre ellos Nadie que se sepa inocente puede, con sentido ético y democrático, oponerse a una investigación judicial, como es el caso del cardenal Sandoval Iñiguez, quien aduce que nada esconde en las limosnas que como ministro de culto ha obtenido de los fieles Si Sandoval efectivamente nada esconde, por simple sentido común debiera ser el más firme promotor de la investigación, sobre todo si la realiza una institución que encabeza un aliado de su credo, Vicente Fox, y que operativamente tiene al frente a un militar, Rafael Macedo de la Concha, que ha recibido el respaldo de buena parte de la sociedad Ahora que si lo que Sandoval pretende es ocultar transas o relaciones inconvenientes, sobre todo relacionadas con el crimen organizado, se entiende la lógica de su inconformidad, más aún si una de sus aliadas, María de la Luz Lima Malvido, ya no está más en la Procuraduría General de la República (PGR) Cuando Lima Malvido fue nombrada subprocuradora, en marzo del 2001, precisamente junto a Macedo de la Concha, Sandoval Iñiguez fue el hombre más feliz de México, por una razón elemental: era una aliada para conseguir un objetivo ideológico muy claro: llevar a los altares, por mártir, al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo Esa es la clave del asunto que hoy pone en riesgo los todavía pequeños avances en el estado de derecho La legalidad contra la ideología, la más retrógrada, la que busca hacer volver a México a etapas nefastas de la historia mexicana y aun universal En su respuesta de este jueves 18, Carpizo rectificó lo que él mismo había denominado el grupo Jalisco, ese enjambre que acompaña a Sandoval y al que pertenece Lima Malvido En efecto, el “mal llamado” grupo Jalisco es, en realidad, un entramado que aspira seguir en el secreto y para ello nada le importa si pisotea el derecho Abogados como Lima Malvido, el diputado federal panista Fernando Guzmán Pérez Peláez y el defensor legal de Sandoval, José Antonio Ortega Sánchez, han maquinado una estrategia ideológica que se antepone al principio de legalidad, que como sabedores del derecho se supone que tienen, y pretenden sólo imponer su doctrina Los tres pertenecen, tal como lo reconoció Lima Malvido, a un grupo de ultraderecha, que no es otro que la Organización Nacional de El Yunque Esta mujer, que sigue viviendo del erario ahora como agregada en la embajada en Londres, fue compañera desde la Preparatoria 9 de la UNAM de Ortega Sánchez, y más tarde, en las correrías de la organización secreta, se vincularon a Guzmán Pérez-Peláez, secretario general de Gobierno cuando el ahora secretario de la Semarnat, Alberto Cárdenas, era gobernador de Jalisco y quien tuvo que rectificar sus precipitadas declaraciones sobre el cardenal Ortega Sánchez es esposo de Victoria Serrano Limón, hermana de Francisco, el fundador de Pro Vida, que luego retomó Jorge, y ambos allegados a uno de los jefes de El Yunque, Guillermo Velasco Arzac, cuyo seudónimo es Jenofonte, pariente a su vez de Jonathan David Arzac, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) Si sólo la PGR, donde ya no tienen aliados Sandoval y sus seguidores, y la CNBV tenían copia del documento publicado en Reforma, las autoridades judiciales podrían encontrar pistas para dar con el responsable de la filtración, que desató el nuevo escándalo Precisamente porque está de por medio la legalidad en México, ésta debe ser lo más urgente para la PGR, a la par de la profundización de las investigaciones: quién fue el que filtró el documento que convirtió a Sandoval en víctima de una cacería y logró romper el sigilo de las indagatorias Si el procurador Macedo de la Concha tuvo la gallardía de despedir a Lima Malvido, que le impusieron desde una oficina de la Presidencia de la República, seguramente la tendrá para descubrir el origen de este nuevo complot contra la legalidad Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios