Cambio de Trinchera

lunes, 22 de septiembre de 2003
México, D F, 22 de septiembre (apro)- El sindicato de telefonistas (STRM) inició un proceso para sustituir a su dirigente Francisco Hernández Juárez, luego de 27 años de estar al frente de la organización Pero el cambio no es impulsado por un movimiento de la base, como en 1976, sino a propuesta del propio dirigente Sin embargo, eso no quiere decir que Hernández Juárez esté pensando en jubilarse, lejos de ello, tiene planes de continuar, pero ya no en el sindicato telefonista Su objetivo está puesto en un sindicato nacional que agrupe a todos los trabajadores de la poderosa y dinámica industria de las telecomunicaciones Hace algunas semanas, el dirigente telefonista declaró que no se quería "afidelar", en referencia a Fidel Velázquez, el dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) que permaneció más de 60 años al frente de esa organización, por lo que expresó su deseo de dejar paso a nuevos cuadros de dirección Esa maniobra en cierta manera era uno de los recursos que empleaba el astuto líder cetemista ya desaparecido para detectar a los ambiciosos que se iban con la finta: cortaba cabezas y terminaba anunciando su permanencia pretextando alguna petición de los trabajadores para que continuara al frente El proceso que inició el sindicato telefonista tiene el objetivo de preparar una sucesión sin sobresaltos, controlada, que garantice la continuidad de la política de Francisco al frente del sindicato de una de las empresas más dinámicas y exitosas del país, Teléfonos de México, cuyo dueño es el hombre más rico de México, de América Latina, y uno de los millonarios más importantes del mundo Hernández Juárez arribó al poder en abril de 1976 como resultado de un movimiento que depuso al entonces dirigente Salustio Salgado, a quien le cuestionaban haber permanecido en el poder más de ocho años Con dificultades, pudo consolidar el control sindical y, posteriormente, bajo la protección de Fidel Velázquez y, luego, con el apoyo de Carlos Salinas de Gortari, se colocó en posición de instrumentar un movimiento de "renovación sindical", que implicaba la jubilación de Velázquez Pero se les acabó el tiempo a Salinas y a Francisco, y como todo lo que resiste, gana, el dirigente cetemista salió adelante Hernández Juárez ha sido un dirigente inquieto, con iniciativas, y ha buscado renovar las estructuras sindicales creando otras organizaciones, como la Federación de Sindicatos de Bienes y Servicios (Fesebes) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), proyectos que poco a poco van avanzando En un tiempo rivalizó con la propia Elba Esther Gordillo, en un intento por fortalecer una central obrera independiente, pero el choque de egos impidió un acuerdo en ese sentido En la actualidad es la principal oposición a las políticas foxistas en materia laboral Al frente de la UNT tienen sus propias propuestas de reforma laboral, que han tenido poco eco por parte del secretario del Trabajo, Carlos Abascal Los trabajadores telefonistas tendrán que expresar su aprobación para que Francisco deje la secretaría general Muy probablemente Hernández Juárez proponga a alguno de sus hombres de mayor confianza y compañero de lucha desde los setenta, y que pudiera ser Mateo Lejarza Todo indica que el sindicato y la empresa, en este caso, caminan en la misma dirección, sin conflictos, o al menos no públicamente Hernández Juárez en realidad no se retira, cambia de trinchera

Comentarios