"Breves nostalgias sobre Juan Rulfo", de García Márquez

martes, 23 de septiembre de 2003
* El texto ya había sido publicado por Proceso, hace 23 años México, D F, 22 de septiembre (apro)- Con motivo de los 50 años de la publicación del libro “El llano en llamas”, diversos medios de comunicación difundieron la semana pasada un texto del Premio Nóbel, Gabriel García Márquez, supuestamente nuevo Lo cierto es que el texto ya había sido publicado el 29 de septiembre de 1980, en la revista Proceso, en el numero 204, a propósito del homenaje nacional a Juan Rulfo en el Palacio de Bellas Artes La versión difundida el pasado 18 de septiembre, está editada de modo que se omiten siete párrafos del texto original En el texto, Gabriel García Márquez reconoce que el escritor mexicano Juan Rulfo le permitió encontrar el camino que buscaba para continuar con su obra creativa A continuación reproducimos el artículo original publicado hace 23 años, “Breves nostalgias sobre Juan Rulfo”, de García Márquez: El descubrimiento de Juan Rulfo como el de Franz Kafka será sin duda un capítulo esencial de mis memorias Yo había llegado a México el mismo día en que Ernest Hemingway se dio el tiro de muerte 2 de julio de 1961, y no sólo no había leído los libros de Juan Rulfo, sino que ni siquiera había oído hablar de él Era muy raro En primer término, porque en aquella época me mantenía muy al corriente de la actualidad literaria, y en especial de la novela en las Américas En segundo término, porque los primeros con quienes hice contacto en México fueron los escritores que trabajaban con Manuel Barbachano Ponce en su castillo de Drácula de las calles de Córdoba, y con los redactores del suplemento literario de Novedades, que dirigía Fernando Benítez Todos ellos conocían muy bien a Juan Rulfo, al contrario de lo que ocurre con los clásicos grandes, es un escritor que no se lee mucho pero del cual se habla muy poco Yo vivía en un apartamento sin ascensor de la calle Renán, en la colonia Anzures, con Mercedes y Rodrigo, que entonces tenía menos de dos años Teníamos un colchón doble en el suelo del dormitorio grande, una cuna en el otro cuarto, y una mesa de comer y escribir en el salón, con dos sillas únicas que servían para todo Habíamos decidido quedarnos en esta ciudad que todavía conservaba un tamaño humano, con un aire diáfano y flores de colores delirantes en las avenidas, pero las autoridades de inmigración no parecían compartir nuestra dicha La mitad de la vida se nos iba haciendo colas inmóviles, a veces bajo la lluvia, con los patios de penitencia de la Secretaría de Gobernación En las horas que me sobraban escribía notas sobre la literatura colombiana que transmitía de viva voz por la Radio Universidad, dirigida entonces por Max Aub Eran unas notas tan sinceras, que el embajador de Colombia llamó un día por teléfono a la emisora para sentar una protesta formal Según él, las mías no eran notas sobre la literatura colombiana, sino contra la literatura colombiana Max Aub me llamó a su despacho, y yo pensé que aquel era el final del único medio de supervivencia que había logrado conseguir en seis meses, pero ocurrió lo contrario “No he tenido tiempo de oír el programa --me dijo Max Aub Pero si es como dice tu embajador, debe ser muy bueno” Yo tenía 32 años, había hecho en Colombia una carrera periodística efímera fulminante, acababa de pasar tres años muy útiles y duros en París, y ocho meses en Nueva York, y quería hacer guiones de cine en México El mundo de los escritores mexicanos de aquella época era similar al de Colombia, y me encontraba muy bien entre ellos Seis años antes había publicado mi primera novela, La Hojarasca, y tenía tres libros inéditos: El coronel no tiene quien le escriba, que apareció por esa época en Colombia; La Mala Hora, que fue publicada por la editorial Era poco tiempo después a instancias de Vicente Rojo, y la colección de cuentos de Los Funerales de la Mamá Grande Sólo que de este último no tenía sino los borradores incompletos, porque Álvaro Mutis le había prestado los originales a nuestra adorada Elena Poniatowska, antes de mi venida a México, y ella los había perdido Más tarde logré reconstruir todos los cuentos, y Sergio Galindo los publicó en la Universidad Veracruzana a instancias de Álvaro Mutis De modo que era ya un escritor con cinco libros clandestinos Pero mi problema no era ese, pues ni entonces ni nunca había escrito para ser famoso sino para que mis amigos me quisieran más, y eso creía haberlo conseguido Mi problema grande de novelista era que después de aquellos libros me sentía metido en un callejón sin salida, y estaba buscando por todos lados una brecha para escapar Conocía bien a los autores buenos y malos que hubieran podido enseñarme el camino, y sin embargo me sentía girando en círculos concéntricos No me consideraba agotado Al contrario: sentía que aún me quedaban muchos libros pendientes, pero no concebía un mundo convincente y poético de escribir En esas estaba, cuando Álvaro Mutis subió a grandes zancadas los siete pisos de mi casa con un paquete de libros, separó del montón el más pequeño y corto, y me dijo muerto de risa: ¡Lea esa vaina, carajo, para que aprenda! Era Pedro Páramo Aquella noche no pude dormir mientras no terminé la segunda lectura Nunca, desde la noche tremenda en que leía la Metamorfosis de Kafka en una lúgubre pensión de estudiantes de Bogotá casi diez años atrás había sufrido una conmoción semejante Al día siguiente leí El Llano en Llamas, y el asombro permaneció intacto Mucho después, en la antesala de un consultorio, encontré una revista médica con otra obra maestra desbalagada: La herencia de Matilde Arcángel El resto de aquel año no pude leer a ningún otro autor, porque todos me parecían menores No había acabado de escapar al deslumbramiento, cuando alguien le dijo a Carlos Velo que yo era capaz de recitar de memoria párrafos completos de Pedro Páramo La verdad iba más lejos: podía recitar el libro completo, al derecho y al revés, sin una falla apreciable, y podía decir en qué página de mi edición se encontraba cada episodio, y no había un solo rasgo del carácter de un personaje que no conociera a fondo Carlos Velo me encomendó la adaptación para el cine de otro relato de Juan Rulfo, que era el único que yo no conocía en aquel momento: El Gallo de Oro Eran 16 páginas muy apretadas, en un papel de seda que estaba a punto de convertirse en polvo, y escritas con tres máquinas distintas Aunque no me hubiera dicho de quién era, lo habría sabido de inmediato El lenguaje no era tan minucioso como el del resto de la obra de Juan Rulfo, y había muy pocos recursos técnicos de los suyos, pero su ángel personal volaba por todo el ámbito de la escritura Más tarde, Carlos Verlo y Carlos Fuentes me invitaron a hacer una revisión crítica de la primera adaptación de Pedro Páramo para el cine Menciono estos dos trabajos cuyo resultado final estuvo muy lejos de ser bueno porque ellos me obligaron a profundizar todavía más en una obra que sin duda ya conocía mejor que el propio autor A quien, por cierto, no conocí en persona sino varios años después Carlos Velo había hecho algo sorprendente: había recortado los fragmentos temporales de Pedro Páramo, y había vuelto a armar el drama en un orden cronológico riguroso Como simple recurso de trabajo me pareció legítimo, aunque el resultado era un libro distinto: plano y descosido Pero me fue muy útil para una comprensión mejor de la carpintería secreta de Juan Rulfo, y muy revelador de su insólita sabiduría Había dos problemas esenciales en la adaptación de Pedro Páramo El primero era el de los nombres Por subjetivo que se crea, todo nombre se parece de algún modo a quien lo lleva, y eso es mucho más notable en la ficción que en la vida real Juan Rulfo ha dicho, o se lo han hecho decir, que compone los nombres de sus personajes leyendo lápidas de tumbas en los cementerios de Jalisco Lo único que se puede decir a ciencia cierta es que no hay nombres propios más propios que los de la gente de sus libros A mí me parecía imposible y me sigue pareciendo encontrar jamás un actor que se identificara sin ninguna duda con el nombre de su personaje El otro problema inseparable del anterior era de las edades En toda su obra, Juan Rulfo ha tenido el cuidado de ser muy descuidado en cuanto a los tiempos de sus criaturas Narciso Costa Ros ha hecho hace poco una tentativa fascinante de establecerlos en Pedro Páramo Yo siempre había pensado, por pura intuición poética, que cuando Pedro Páramo logró por fin llevar a Susana San Juan a su vasto reino de la Media Luna, ella era ya una mujer de 62 años, Pedro Páramo debía ser unos cinco años mayor que ella En realidad, el drama me parecía más grande, más terrible y hermoso, si se precipitaba por el despeñadero de una pasión senil sin alivio Las edades establecidas para ambos por Costa Ros no son las mismas, pero no están muy lejos de las que yo había supuesto Semejante grandeza poética era impensable en el cine En las salas oscuras, los amores de ancianos no conmueven a nadie Lo malo de esos preciosos escrutinios, es que las razones de la poesía no son siempre las mismas de la razón Los meses en que ocurren ciertos hechos son esenciales para el análisis de la obra de Juan Rulfo, y yo dudo de que él fuera consciente de eso En el trabajo poético —y Pedro Páramo lo es en su más alto grado, los autores suelen invocar los meses por compromisos distintos del rigor cronológico Más aún: en muchos casos se cambia el nombre del mes, del día y hasta del año, sólo por eludir una rima incómoda, o una cacofonía, sin pensar que esos cambios pueden inducir a un crítico a una conclusión terminante Esto ocurre no sólo con los días y los meses, sino también con las flores Hay escritores que se sirven de ellas por el prestigio puro de sus nombres, sin fijarse muy bien si corresponden al lugar o a la estación De modo que no es raro encontrar buenos libros, donde florecen geranios en la playa y tulipanes en la nieve En Pedro Páramo, donde es imposible establecer de un modo definitivo dónde está la línea de demarcación entre los muertos y los vivos, las precisiones son todavía más quiméricas Nadie puede saber, en realidad, cuánto duran los años de la muerte He querido decir todo esto para terminar diciendo que el escrutinio a fondo de la obra de Juan Rulfo me dio por fin el camino que buscaba para continuar mis libros, y que por eso me era imposible escribir sobre él sin que todo esto pareciera sobre mí mismo Ahora quiero decir también que he vuelto a releerlo completo para escribir estas breves nostalgias, y que he vuelto a ser la víctima inocente del mismo asombro de la primera vez No son más de 300 páginas, pero son casi tantas, y creo que tan perdurables, como las que conocemos de Sófocles

Comentarios