Bush empieza a pagar los costos de la guerra

martes, 23 de septiembre de 2003
Washington - La guerra y la postguerra en Irak empujarían la reelección de de George W Bush como presidente de los Estados Unidos Ese era el plan original de Karl Rove, el asesor político de Bush y su gurú en materia electoral Pero la postguerra ha salido mal y el mandatario corre el riesgo de quedar fuera de la Casa Blanca el 21 de enero de 2005 Estratégicamente la de Irak fue una guerra exitosa: Bush eliminó el régimen de Saddam Hussein, aunque éste sigue fugitivo Económicamente la postguerra "es un desastre", sostiene Christopher Preble, especialista en política exterior del Instituto Cato La inestabilidad en Irak metió a Bush en un callejón sin salida y la reconstrucción de esa nación será muy costosa Para llevarla a cabo, el presidente de Estados Unidos pidió al Congreso 87 mil millones de dólares Así, los estadunidenses tendrán que asumir el costo con el pago de impuestos "Costará varios cientos de miles de millones de dólares Por eso existe presión sobre el presidente para que cambie algunas de sus políticas fiscales y así reducir el golpe de los costos de la reconstrucción de Irak sobre la economía del país", afirma Preble en entrevista con Apro Son muy pocos los legisladores federales que confían plenamente en los planes de la Casa Blanca para reconstruir a Irak Darán a Bush los 87 mil millones de dólares que solicitó para cubrir en el próximo año los gastos militares en Irak y Afganistán Pero, al mismo tiempo, los congresistas demócratas se frotan las manos en espera de que las cosas le salgan mal a Bush Los gastos de la reconstrucción de Irak se sumarán al déficit fiscal estimado para el 2004: 500 mil millones de dólares Y eso les pegará duramente a los estadunidenses “Yo creo que Bush esta cometiendo errores gravísimos que tendrán efectos económicos negativos en el largo plazo", advierte Jeffrey Frankel, director de la Oficina Nacional de Investigación Económica de la Universidad de Harvard y exmiembro del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca durante el gobierno de Bill Clinton Los costos de la reconstrucción de Irak "hubiesen sido fácilmente asimilados aun con un déficit fiscal de 500 mil millones de dólares, si el presidente no se hubiera obsesionado con su plan de recortes de impuestos Ahora tendrá que pagar las consecuencias", apunta Frankel Efectos políticos En 1991 el expresidente George Bush, padre del actual mandatario, ganó la Guerra del Golfo Pero después los problemas económicos se le vinieron encima Ello le costó la reelección presidencial Ante ello, los analistas políticos sostienen que no se necesita mucha ciencia para asumir que la estancia en la Casa Blanca de los héroes de la guerra perdura mientras están llenos los bolsillos de los electores y mientras se mantenga abajo el nivel de desempleo A Bush hijo podría pasarle lo que a su padre: Ganar la guerra a Hussein en el extranjero y perder la batalla interna ante una debilitada economía En los 33 meses que lleva Bush al frente del gobierno, 350 mil estadunidenses se han quedado sin trabajo y se espera que la cifra aumente a medio millón en el próximo mes de enero, cuando el presidente celebre el tercer aniversario de su arribo a la Casa Blanca La economía ha empezado a salir de la recesión en la que cayó en el 2001 Pero en términos macroeconómicos tardará mucho en recuperarse y ello será como una nube negra en el horizonte político del presidente John Willoughby, profesor asociado de economía en la American University y uno de los especialistas en temas económicos en el Medio Oriente, dice que es muy temprano para determinar qué tan profundos serán los efectos políticos del costo de la reconstrucción en Irak Sin embargo, reconoce: “Si seguimos gastando (4 mil millones de dólares mensuales) para mantener la presencia militar en Irak y siguen muriendo casi a diario nuestros soldados, es posible que se eleve la molestia del público” El desorbitado déficit fiscal previsto para el 2004 se achaca directamente a Bush La razón: Aplicar una reforma tributaria que favorece a la clase adinerada y empresarial en detrimento de la clase media y de los trabajadores que engruesan las filas del desempleo Los costos de la guerra en Irak podrían ser simplemente otro grano de arena en el desierto de la incertidumbre macroeconómica Preble subraya que, debido al tamaño de la economía estadunidense, los costos de la reconstrucción en Irak no significan mucho en términos del déficit fiscal "Su efecto es psicológico y político", apunta Con todo, la mayoría de los analistas financieros en Wall Street sostiene que los recortes tributarios aplicados por el gobierno iniciaron una tendencia que, de continuar, podría provocar un déficit de hasta dos billones de dólares en plazo de 10 años Frankel señala que electoralmente los estadunidenses están confundidos: No han podido salir del "shock" provocado por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 Explica: Bush se ha aprovechado de ello, e insiste en propagar una política del miedo bajo la advertencia de que la nación no esta libre de otra tragedia similar a la de hace dos años Para prevenirla sostiene que se tiene que invertir y gastar dinero Tal fue uno de los argumentos que Bush expresó el pasado 7 de septiembre cuando solicitó al Congreso los 87 mil millones de dólares "Es por eso que los estadunidenses aceptamos el costo de cualquier plan para combatir al terrorismo Por eso creo que la población asimilará con mucha facilidad y con pocos gritos el costo de la reconstrucción de Irak", enfatiza Frankel "Pero –señala-- soy de los que piensan que el gobierno de Bush cometió un gravísimo error al querer justificar la invasión a Irak con la guerra contra el terrorismo" Popularidad a la baja Los nueve candidatos demócratas que aspiran a la presidencia de Estados Unidos no han perdido oportunidad para desacreditar Bush por su mal manejo de la economía del país y por la situación en Irak Atacan por dichos flancos que hacen vulnerable a Bush Los expertos financieros aconsejan: La única solución a corto plazo para salir del atolladero económico es revertir la ley de recorte de impuestos Bush –según los especialistas—no lo hará, a menos que su situación política llegue a un estado trágico "Esta desapareciendo la mayoría del respaldo público que tenía Bush Actualmente está en los niveles que observados antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001", enfatiza el especialista y director del departamento de Política Exterior del Instituto Cato El más reciente sondeo de la cadena de televisión CNN y del diario USA Today, dado a conocer hace dos semanas, registró una aprobación de 51% a la labor presidencial de Bush El mandatario tenía 93% de apoyo dos semanas después de los ataques terroristas en septiembre del 2001, y 87% siete días después del inicio de la guerra contra Irak en marzo pasado "La economía del país se está recuperando gracias a los recortes de impuestos que promulgó el presidente con el respaldo del Congreso Lo último que haría en este momento sería aumentar los impuestos Eso es un movimiento que aniquila empleos", declaró el miércoles 10 Scott McClellan, vocero de Bush La Casa Blanca vende la idea de que en un par de años la reconstrucción de Irak podrá ser financiada por los recursos petroleros de ese país y por las aportaciones de la comunidad internacional En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) se analiza el proyecto de resolución de Estados Unidos que pide la participación de las naciones de la ONU en la reconstrucción, la donación de miles de millones de dólares por parte de los países europeos, Japón y Arabia Saudita y la entrada de tropas extranjeras bajo el mando estadunidense "Cualquier aportación será bienvenida, tanto en dinero como en participación militar", dice Preble Sin embargo, Alemania y Francia encabezan en el Consejo de Seguridad la oposición a dicho proyecto No quieren que las tropas internacionales estén en Irak bajo las órdenes del Pentágono Los países de la Unión Europea (UE) parecen estar dispuestos a aportar dinero, siempre y cuando saquen una tajada de los contratos para la rehabilitación de la infraestructura energética en Irak Por el momento, dichos contratos están casi en su totalidad en manos estadunidenses Por ejemplo: la firma Halliburton –a la que perteneció el vicepresidente Dick Cheney y en la que se encuentran sus amigos— tiene contratos para reestablecer los pozos petroleros y para proveer con asistencia logística a los soldados estadunidenses en Irak, como preparar los alimentos, lavar uniformes y construir campamentos militares “Es modestamente cierto, que la participación de esta empresa en Irak tendría algunos efectos positivos para la economía estadunidense, pues crearía trabajo en el sector manufacturero”, reconoce Willoughby Pero, señala, "para el público estadunidense esto es una mala señal, pues quienes tienen los contratos son gente allegada al gobierno de Bush Ahora la gente piensa que para crear empleos, sobre todo en el sector manufacturero, no es necesario invadir a otras naciones, ni darle empleo a quien no lo necesita, como a los dirigentes de Halliburton" De los 87 mil millones de dólares que solicitó Bush al Congreso, 20 mil millones están destinados a cubrir los costos de la reconstrucción física dañada por la guerra, así como para la infraestructura energética de Irak El resto --más de 66 mil millones de dólares--, cubrirá los gastos militares del Pentágono para mantener su presencia en Irak y Afganistán en el 2004 "Ningún dinero será suficiente para lo que quiere lograr (Bush): Hacer de Irak una nación estable con una democracia al estilo occidental, que además sea un modelo para el Medio Oriente", remata Frankel Por su parte Preble considera que pasarán varios años para que Irak sea autosuficiente y asuma los costos de su rehabilitación económica "Se tendría que re-establecer la producción petrolera al nivel que había incluso en 1991, antes de que Hussein invadiera a Kuwait Eso tomara tres o cuatro años Antes es imposible", augura En la Casa Blanca las proyecciones son optimistas, tanto para el futuro en Irak, como para la economía estadunidense: Prevé que ésta crecerá entre 45% y 5% en los años 2004 y 2005 Frankel no comparte dichas proyecciones: "Mis números son de un 3% (de PIB) para el 2005 y posiblemente menos para el 2004 Todo condicionado, claro, a que baje el nivel de desempleo, lo cual parece que no ocurrirá", añade

Comentarios