Triplica EU asistencia militar en Latinoamérica

martes, 23 de septiembre de 2003 · 01:00
*La guerra contra las drogas, el principal motivo México, D F, 22 de septiembre (apro)- Por causa de la guerra contra las drogas, los niveles de asistencia estadunidense para las fuerzas armadas de otros países se han triplicado desde finales de la década de los 90 El año pasado, Estados Unidos entrenó a más soldados de América Latina que de cualquier otra región del mundo en vías de desarrollo Es de tal magnitud este apoyo, que la ayuda militar estadunidense casi se equipara a los niveles de asistencia económica destinados para la región La administración Bush requirió al Congreso un presupuesto 874 millones de dólares para el año fiscal 2004 en asistencia militar y policial para América Latina, y de 946 millones de dólares en ayuda económica y social para la región México recibirá 515 millones de dólares en asistencia militar y policial de Estados Unidos, y casi 30 millones de dólares en asistencia económica y social en el mismo periodo; no obstante, Colombia sigue siendo el país que mayores apoyos recibe: 5525 millones de dólares para el primer rubro y 1357 millones, para el segundo En general, para América Latina la asistencia militar y policial durante la guerra fría, y hasta 1998, era de menos de la mitad de la asistencia social La asistencia militar estadunidense tiene un impacto directo sobre la situación de derechos humanos, la democracia y las relaciones cívico-militares en toda la región Estas son las conclusiones de "Paint by Numbers: Trends in US military programs with Latin America & challenges to oversight” (“Dibujando con números: Tendencias en los programas de asistencia militar estadunidense con Latinoamérica y desafíos para la supervisión"), un informe de tres organizaciones no gubernamentales: El Fondo Educativo del Grupo de Trabajo sobre América Latina (LAWGEF, por sus siglas en inglés), el Centro para la Política Internacional (CIP), y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) Este estudio se basa completamente en informes requeridos por el Congreso, algunos de los cuales el Pentágono quiso suprimir a principios de este año A pesar de la importancia que tiene la información para conocer el papel de las fuerzas armadas estadunidenses en el exterior, la administración Bush se esfuerza cada vez más por ocultar al Congreso y al público información sobre sus programas militares, advierten las tres organizaciones sociales Desde el 11 de septiembre del 2001, la administración Bush ha buscado eliminar o disminuir los reportes que son requeridos por el Congreso, incluso han causado cierta alarma los esfuerzos para los observadores de la política exterior Así, mecanismos para la rendición de cuentas y otras herramientas establecidas para garantizar la transparencia están bajo ataque legislativo Al mismo tiempo, los programas de asistencia militar --tradicionalmente financiados a través del Departamento de Estado-- son canalizados cada vez más a través del Departamento de Defensa, cuyo presupuesto de 400 mil millones de dólares hace casi imposible la rendición de cuentas para programas pequeños Dos terceras partes de los programas de entrenamiento militar estadunidense para las fuerzas castrenses latinoamericanas son financiados a través del presupuesto de defensa “La tendencia del congreso de financiar programas de ayuda militar a través del Departamento de Defensa está haciendo cada vez menos importante la participación del Departamento de Estado en las interacciones de la política exterior Esta es una tendencia peligrosa,” añadió Joy Olson, directora Ejecutiva de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) Olson dijo a “Apro”, en entrevista telefónica, que Colombia ha concentrado el mayor volumen de la asistencia estadunidense, porque ésta privilegia las tareas de combate a la producción de enervantes “Aunque México tiene una creciente importancia, la mayor parte de la ayuda a Colombia tiene que ver con una política de esta ayuda de apoyar la guerra antidrogas en los países productores”, dijo Olson “El gasto en entrenamiento no es tan costoso, como el envío y mantenimiento de los helicópteros Black Hawk que se utilizan en la guerra antidrogas en Colombia”, afirmó la integrante de Wola, quien aclaró que esto se da antes de la puesta en marcha del Plan Colombia y del discurso estadunidense de combate a las organizaciones terroristas “Yo pienso que en Washington ven a México más como un país de tránsito y por eso el apoyo es menor que a Colombia, pero mayor a otras naciones Además, cuando México recibió los helicópteros de Estados Unidos –que después fueron regresados--, en ese momento México estaba recibiendo un importante nivel de asistencia económica de Estados Unidos”, recordó El informe plantea, además, que la asistencia militar estadunidense a América Latina ha crecido a niveles que desafían las maniobras del gobierno de Reagan en Centroamérica “Un favorecimiento abrumador de las fuerzas castrenses es una estrategia riesgosa, y puede tener consecuencias devastadoras para la promoción de los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo democrático en la región El mejor control es el fuerte cuestionamiento por parte del Congreso y la ciudadanía sobre la creciente asistencia militar,” declaró Adam Isacson, director de Programas del Centro para la Política Internacional (CIP) La asistencia militar hacia Latinoamérica y el Caribe logra alcanzar niveles similares a la asistencia económica y social para la zona: “A pesar de los problemas de pobreza en la región, Estados Unidos se enfoca cada vez más en proporcionar ayuda militar a cambio de asistencia económica” En Latinoamérica, al igual que en el resto del mundo, Estados Unidos juega un papel muy peligroso al enfatizar la ayuda militar mientras disminuye la asistencia social,” dijo Lisa Haugaard, directora ejecutiva del Fondo Educativo del Grupo de Trabajo sobre América Latina No sólo eso, Estados Unidos entrenó a más soldados en América Latina que en cualquier otro país en vías de desarrollo en el 2002 De los 34 mil 13 soldados capacitados, 13 mil 76 eran de Latinoamérica “Alrededor del 40 por ciento de los entrenadores estadunidenses estuvieron entrenando personal militar en Latinoamérica y arriba de la mitad de los entrenados son en labores antidrogas”, señala el informe Los organismos involucrados en el estudio concluyeron que dos terceras partes de los militares de Latinoamérica que fueron entrenados por Estados Unidos, lo hicieron con presupuesto de defensa estadunidense que cada vez está menos sujeto a la supervisión legislativa y ciudadana

Comentarios