En líos, funcionarios de Bush por filtraciones

martes, 30 de septiembre de 2003
Revelaron el nombre de una agente de la CIA como represalia, acusan Ante la denuncia de que altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos revelaron el nombre de una agente de la CIA como represalia contra su esposo, opositor de George W Bush por la guerra contra Irak, la Casa Blanca se vio obligada a anunciar el inicio de una investigación formal para quien resulte responsable de la filtración, considerada como un delito grave en ese país De manera simultánea a las constantes acusaciones de que es objeto el mandatario estadunidense por las mentiras a las que, dicen, recurrió para lanzar el ataque bélico contra Irak en abril pasado, ahora la Casa Blanca se enfrenta a este conflicto que surgió luego de que un columnista y otros periodistas selectos revelaron que la esposa de Joseph Wilson, ex embajador estadunidense en Níger, Valerie Plame era agente secreta de la CIA Además de que la revelación de nombres de agentes de la CIA por empleados federales es considerado un delito grave, el conflicto se agranda debido a que Wilson fue contratado por la CIA para investigar la presunta compra de uranio enriquecido de Irak a Níger La investigación de Wilson y la CIA concluyó en que no había tales negociaciones entre ambas naciones Sin embargo, el presidente Bush continuó empleando la versión contraria para apoyar la invasión contra Irak Ante la actitud del mandatario estadunidense, Wilson decidió dar a conocer la verdad en un artículo que se publicó en el New York Times Una semana después altos funcionarios de la Casa Blanca informaron al columnista Robert Novak que la esposa de Wilson era agente secreto de la CIA Para Wilson, uno de los posibles responsables de la filtración es el jefe del gabinete Karl Rove Sin embargo, el vocero de la Casa Blanca, Scott Mc Clellan negó que Rove pudiera ser el responsable, pero advirtió que cualquier funcionario que esté detrás de la filtración, será castigado inmediatamente La filtración de nombres de agentes de la CIA se tiene considerado como un grave delito federal, y el expresidente George Bush, padre del actual mandatario de Estados Unidos, la calificó en una ocasión como uno de los "más insidiosos delitos traidores"

Comentarios