Cambios en el gabinete; pierde el PAN

viernes, 5 de septiembre de 2003
México, D F, 3 de septiembre (apro)- La capacidad en la política y en el ejercicio de gobierno, como en cualquier actividad profesional, suele ser ajena a la orientación ideológica de las personas La ineptitud, también Pero cuando la inepcia y el fanatismo ideológico se combinan en una persona, en la política o en el servicio público, la traición a la sociedad es doble Y triple en caso de que el personaje sea, además, militante de una organización secreta Es el caso de dos de los funcionarios nombrados por el presidente Vicente Fox un día después de presentar al Congreso su tercer informe de gobierno, el martes 2: Luis Pazos, director de Banobras, y José Luis Luege, procurador federal de Protección al Ambiente Aun disculpándolos de su evidente falta de credenciales profesionales para ocupar esos cargos, algo que ellos mismos repudiaban cuando eran oposición y que implica un contrasentido al cambio por el que votaron muchos mexicanos, se trata de dos personajes de acreditada ineptitud en sus más recientes responsabilidades políticas y de servicio público Luege fracasó como presidente del Partido Acción Nacional (PAN) en la capital del país, y Pazos, quien tiene el estigma de haber escrito más libros de los que ha leído, mostró su incapacidad como diputado federal y vocero, durante dos semanas, de la Secretaría de Hacienda Aplastado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Distrito Federal, donde el PAN sólo retuvo dos de las seis delegaciones que ganó en 2000, y eventualmente sólo una por la eventual anulación de la Miguel Hidalgo, debido a las trampas en que incurrió su candidato, Luege también desarticuló al partido al desplazar a numerosos militantes comprometidos con el ideario panista Convertido en receptáculo de ultraderechistas, el PAN en la capital del país dio cobijo, por ejemplo, a Jaime Aviña Zepeda, fundador de Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), un organismo de fachada de la Organización Nacional de El Yunque: primero como secretario de Capacitación y luego de Relaciones El aplazamiento que Luege promovió para la celebración del Consejo Estatal lo salvó de una severa sanción partidaria, y fue incorporado al gobierno federal por haber participado en Amigos de Fox, pero sobre todo por su cercanía a Luis Felipe Bravo Mena, presidente nacional del PAN, y a Ramón Muñoz Gutiérrez, consejero presidencial, ambos miembros de la misma organización secreta, cuya respectiva incompetencia está más que documentada La misma militancia en esta organización explica, también, que Luis Pazos haya “caído para arriba” en Banobras, luego de su anodino paso por la Cámara de Diputados como presidente de la Comisión de Programación y Presupuesto, donde aprendió a elaborar un dictamen y desde donde proveyó de recursos a membretes de la misma cofrade, como el Comité Nacional Pro-Vida Fundador de Guardia Unificadora Iberoamericana (GUIA), otro membrete de El Yunque, Pazos se suma, junto con Luege --último presidente de DHIAC--, al elenco de esa organización en el gobierno de Fox, que está lejos de pintarse de azul Si bien Felipe Calderón, secretario de Energía, y Alberto Cárdenas como titular de Medio Ambiente tiñen un tanto de azul el gobierno federal, que revitaliza la contienda interna por la candidatura presidencial, la incorporación de Luege y Pazos representa un triunfo para la tribu de El Yunque en el PAN Nada gana este partido con la premiación de la ineptitud que representan Pazos y Luege, pero sobre todo pierde la sociedad Salvo que, en un milagro, un rayo divino los ilumine y se revelen como excepcionales servidores públicos Y entonces habrá que aplaudirles, o hasta votar por ellos Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios