Preocupa el manejo que la PGR quiere hacer del protocolo de Estambul

viernes, 5 de septiembre de 2003
* Deplora el Centro Pro que persista la tortura entre corporaciones policiacas (Segunda y última parte) México, D F, 4 de septiembre (apro)- Acciones y omisiones del gobierno foxista en materia de derechos humanos, constituyen serias preocupaciones para el Centro Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), según su balance 2003 En el texto, el centro defensor de derechos humanos advierte que, en el plano internacional, todavía falta lograr el ajuste entre las acciones emprendidas en política exterior y su consecuente traslado a la política interna Por ejemplo, más allá de que el Protocolo Opcional para la Convención contra la Tortura sea citado en los discursos oficiales para argumentar sus acciones en favor de los derechos humanos, el reto fundamental es emprender acciones para sancionarla y erradicarla en nuestro país Sobre todo después de las conclusiones que el Comité de Naciones Unidas contra la Tortura hiciera sobre México en mayo anterior Ahí se argumenta que el empleo de la tortura por parte de agentes policiales tiene carácter de habitual y se recurre a ella de manera sistemática, como un recurso más en las investigaciones criminales Sobre el particular, dice que cabe señalar que la modalidad del Protocolo de Estambul, que pretende aplicar la Procuraduría General de la República para documentar la tortura, deja algunas preocupaciones de fondo, como el papel de juez y parte que tendrá la institución No obstante, en vísperas del tercer informe de gobierno se aprovechó para publicitar que “México será el primer país en aplicar el Protocolo de Estambul”, pero sin hacer mención de estos detalles Señala que las organizaciones civiles han insistido en que al discurso oficial lo debe acompañar la creación de condiciones para concretar las propuestas Apenas el año pasado la Secretaría de Gobernación (Segob) creó la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos y la Unidad para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, aunque nombró a su titular hace algunos meses Más recientemente, en mayo de este año, el presidente creó la Comisión de Política Gubernamental en Materia de Derechos Humanos –anunciada siete meses antes--, presidida por la Segob, y cuya vicepresidencia está en manos de la Secretaría de Relaciones Exteriores Añade que la mayoría de las secretarías que tienen responsabilidades con los derechos humanos están involucradas, a excepción de la Secretaría de Hacienda y Economía Ambos sucesos se inscriben en un progresivo involucramiento de la instancia responsable de la política interna, pero todavía no hay resultados palpables en cuanto a que los derechos humanos se conviertan en política pública La Segob aún no se ha manifestado como la principal instancia articuladora y responsable de que los derechos humanos sean columna vertebral de la política interna Particularmente, por su forma de trabajo hasta ahora, no se vislumbra el grado de efectividad que ofrezca la Comisión de Política Gubernamental Sin embargo, dice que la creación de estas instancias es un paso que puede convertirse en provechoso para la vigencia de los derechos humanos en el país, sólo si sus acciones ofrecen resultados precisos y cuya efectividad se manifieste de manera clara en la vida cotidiana de la población “Estos resultados están todavía por concretarse No basta la intención, se requiere demostrar también la capacidad para impulsar acciones de transformación estructural Este es exactamente el punto nodal y es lo que no ha sucedido” Para el Prodh, lo anterior cobra una dimensión todavía más incierta “Las autoridades de este país tienen una proclividad manifiesta a delimitar erróneamente la definición y problemática que abarcan los derechos humanos” Es decir, ubican a los derechos humanos dentro de un campo minúsculo y no asumen como obligaciones de Estado las directrices de respeto, protección y garantía que tiene respecto a cada uno/a y a cada grupo o sector social, y a la sociedad toda, como sujetos de derechos Así, tanto la conducta del gobierno federal, los escasos resultados que se desprenden de sus acciones y su omisión al no reconocer como violaciones a los derechos humanos las que se cometen en el ámbito de los económicos, sociales, culturales, ambientales, colectivos, etcétera, “confirman su visión muy estrecha sobre el campo de los derechos humanos, y que su voluntad política para concretar avances estructurales” que fortalezcan la vigencia de los mismos, está puesta en cuestión El organismo puntualiza en su texto que es preocupante que la perspectiva sobre esta grave problemática se dé a partir de una “visión utilitarista y superficial” Utilitarista, porque hablar del compromiso con los derechos humanos le ha servido, sin duda, como tarjeta de presentación, sobre todo en los foros internacionales Superficial, porque no toca en modo alguno las causas estructurales que devienen en violaciones a los derechos humanos Finalmente, de mantenerse esta tendencia, las posibilidades de goce de los derechos humanos en el país seguirán reduciéndose progresivamente

Comentarios