Odio étnico, represión y pobreza, amenaza a derechos humanos

sábado, 6 de septiembre de 2003
México, D F, 5 de septiembre (apro)- “Los derechos fundamentales, como la vida, libertad y seguridad física de la persona, se hallan bajo la amenaza constante de las fuerzas de la represión, el odio étnico y la explotación”, afirmó Emilio Álvarez Icaza, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) En el marco del Primer Simposio Iberoamericano de Desarrollo Humano de la Universidad Iberoamericana (UiA), el ombudsoman señaló que ante tal amenaza, es imposible hablar de desarrollo humano sin considerar la interdependencia de éste con los derechos humanos Más aún, dijo que el respeto a éstos resulta esencial para el progreso y el desarrollo social y económico de México y el mundo El presidente de la CDHDF sostuvo que a esa amenaza hay que unir deterioro ambiental, escasez de alimentos, desastres naturales, el problema demográfico, la debilidad de los estados, conflictos étnicos y religiosos, el desempleo, la criminalidad internacional y la desintegración social El ombudsman capitalino expuso que, “en el contexto nacional, no se puede negar que el reconocimiento de una inequidad e injusticia estructural, el combate a la pobreza, la aceptación a toda forma de diversidad, la constelación que nos ofrece el desarrollo sustentable, sumado a la promoción y protección de los derechos humanos, son pasos necesarios para el desarrollo de las mexicanas y los mexicanos” Refirió que, de acuerdo con Naciones Unidas, México se ubicó el año pasado en el lugar 55 del Índice de Desarrollo Humano (IDH), cinco lugares debajo de la posición obtenida en 1997; subrayó que los niveles de pobreza y desigualdad se superarían en gran medida si se incrementan los niveles educativos, el acceso a la salud y los ingresos de las personas Inclusive, destacó que la desaparición de las comisiones de derechos humanos o defensorías del pueblo tendría que ser inminente si no hubiera violación a las garantías de las personas y si el Estado asumiera su papel de salvaguardar las garantías de los habitantes y promoviera la cultura de los derechos en todos sus ámbitos Podrían desaparecer los ombudsman si desde las políticas públicas se evitara toda forma de pobreza, inequidad y exclusión; las fallas en la administración e impartición de justicia; la falta de atención en el área de salud, la educación y en los centros de readaptación “Desgraciadamente se augura larga vida a las comisiones de derechos humanos”, lamentó Precisó que muchos gobiernos toleran muy a su pesar a los organismos de derechos humanos, sin considerar que una actuación responsable y profesional de estos organismos puede ser el elemento evaluatorio que permita mejorar los servicios y la atención a las y los ciudadanos Sostuvo que la CDHDF impulsa un modelo en el que la protección y vigencia de los derechos humanos, y la atención a las poblaciones vulnerables es realizada desde todas sus áreas Así mismo, dijo promueve la educación, el desarrollo y fortalecimiento institucional, con el afán de expresar su esperanza en la transformación a través de procesos educativos y formativos

Comentarios