Soraya, la esperanza nacional rumbo a Atenas 2004

sábado, 6 de septiembre de 2003
*La pesista viajará a Atenas, en diciembre, para disputar el campeonato mundial México, D F, 5 de septiembre (apro)- Por más de una razón, Soraya Jiménez representa la esperanza mexicana en Atenas 2004 Como un guiño a la nostalgia, la pesista ha elegido nuevamente Bulgaria como su lugar de adiestramiento en aras de reivindicar, cuatro años después, la hazaña que la transformó en la primera mujer del país en alcanzar una medalla de oro olímpica, en Sydney 2000 "Ya regresó la confianza que estábamos buscando El campeonato mundial de la especialidad (a disputarse en Grecia, a principios de diciembre) nos espera Será una competencia muy fuerte en la que estarán más de sesenta competidoras, y aunque no lo sabemos, tenemos que estar más o menos como en Sydney: entre 97 kilos de arranque, y de 127 a 130 kilos de envión", aseguró antes de viajar a Bulgaria la halterista de 26 años, quien vislumbra su próxima participación internacional como una ventana para asegurarse el pase a Atenas 2004 y también, por qué no, olvidar los escándalos de falsificación y de dopaje que opacaron su gloria olímpica Aquella imagen --las pesas en alto y Soraya sosteniendo la barra con el semblante en trance y las manos hacia el cielo, en Sydney 2000-- permanece en la memoria colectiva como una de las instantáneas más universales de la pujanza de la deportista mexicana, igual que ahora se suceden los paseos de vértigo de Ana Gabriela Guevara y de Nancy Contreras sobre las pistas Soraya Jiménez es parte de esa generación de mujeres deportistas que por sus "destacadas actuaciones" reconoció --sin ofrecer nombres-- el presidente Vicente Fox, el pasado lunes durante su tercer informe de gobierno Paradigma involuntaria de la combinación entre fuerza y heroína, icono del poder atlético femenino y, por qué no decirlo, hasta de la indisciplina El día en que ingirió un medicamento previo a una competencia, el mundo se le cayó a Soraya en el 2002: primero fue acusada por la Universidad Nacional Autónoma de México de falsificación de datos --se hizo pasar como alumna de la institución-- en un intento por participar en el Mundial Universitario de Levantamiento de Pesas, disputado en Turquía Y aunque la UNAM no presentó cargos contra la medallista olímpica, Soraya se vio obligada a ofrecer disculpas, en una conferencia en la que estuvo presente el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Nelson Vargas, quien salió en franca defensa de la deportista: "Habrá que considerar sus resultados" Los problemas para Soraya no terminaron allí: meses después, la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas anunció que Jiménez había dado positivo en doping por estimulantes durante el Campeonato Panamericano celebrado en Venezuela --coincidentemente el mismo mes de julio--, donde conquistó dos preseas de oro y una de plata en la categoría de 58 kilos En consecuencia, la pequeña pesista que con sus 1,54 metros de estatura parece desafiar las leyes de la física, fue sancionada seis meses de toda competición internacional Pero Soraya mantuvo la serenidad hasta las últimas consecuencias "Me siento tranquila; no tengo temor porque sé que esto se va a aclarar", dijo al revelar que antes de su participación en el Panamericano de Venezuela ingirió medicamentos para mitigar el dolor en la rodilla derecha y que ella misma se encargó de reportarlo al comité organizador "Mi doctor, Alfonso Mancilla, quien junto con el doctor Rafael Ornelas (jefe de los servicios médicos del Comité Olímpico Mexicano) son los encargados de velar por mi salud, me recetó tomar el antidepresivo Wellbutrin", incluido en mayo de 2001 en la lista de sustancias prohibidas por el Comité Olímpico Internacional (desde 1995, Soraya Jiménez ha sido intervenida quirúrgicamente cuatro veces de las rodillas, una en la derecha y en tres ocasiones en la parte izquierda) La sanción se redujo a dos meses, una vez que la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas concluyó que la sustancia ingerida por la competidora no mejoró su rendimiento, pero la mexicana perdió fuerza en sus últimas participaciones: se retiró (por enfermedad respiratoria) de los Juegos Centroamericanos y del Caribe San Salvador 2002, y en los recientes Juegos Panamericanos de Santo Domingo perdió el oro frente a la ecuatoriana Alexandra Escobar, quien levantó el mismo total que Soraya, pero tuvo que conformarse con la plata por su mayor peso corporal: 56 contra 55 de la campeona panamericana Merecedora del Premio Nacional del Deporte 2000 --máximo reconocimiento deportivo que se otorga en el país--, a la única mexicana que ha conquistado una medalla dorada en la historia del olimpismo se le abrió repentinamente un mundo inimaginado En el mes de diciembre de su año más glorioso firmó un contrato millonario con la firma de lencería Victoria Secrets, y ya las pasarelas internacionales estaban a su alcance Entonces, Soraya pensaba en su nueva faceta en compartir créditos con las supermodelos Claudia Schiffer, Helena Christensen y Tyra Banks "Quizás tengan mayor experiencia que yo en estos menesteres, pero luego de mantener el equilibrio con más de 130 kilos sobre los hombros, un poco de lencería no me impedirá mantener la espalda recta durante el evento", se animó Soraya tras confirmarse la noticia Ahora que aquellos sucesos han quedado atrás, Soraya Jiménez no sabe si su nivel está cerca o lejos de Sydney 2000, en aquella inolvidable conquista de la medalla de oro con un último levantamiento de pesas de 127,5 kilos de envión que, sumados a los 95 de arranque, totalizaron 2225 kilogramos, y con ello superó a la coreana Ri Son Hui y a la tailandesa Khssarapon, que levantaron 220 y 210 kilos, respectivamente Según sus planes, la mexicana atacará el Campeonato Mundial de Levantamiento de Pesas con este plan: levantar 97 kilos en el arranque y entre 127 y 130 kilos de envión "Para eso estamos trabajando, contenta de estar bien física y técnicamente Todo con miras a Atenas, pero vamos paso a paso, porque después viene el preolímpico En Grecia estarán alrededor de 60 pesistas y todas queremos ir a Juegos Olímpicos Así que será una competencia interesante y vamos a dar todo ahí Por fortuna ya regresó la confianza que estábamos buscando", dijo la pesista, quien se alistó desde esta semana en su campamento en Bulgaria bajo las órdenes de su entrenador, el búlgaro Georgui Koev

Comentarios