...y el acuerdo "valió madres"

domingo, 7 de septiembre de 2003
En verano de 2002, México decidió suspender las reuniones con Estados Unidos para tratar el tema migratorio La resolución se tomó luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y en Washington “No hay condiciones” para retomar el asunto, fue la respuesta que recibieron las autoridades mexicanas encargadas de negociar el acuerdo migratorio que podría beneficiar a alrededor de 4 millones de connacionales que trabajan ilegalmente en Estados Unidos Así lo revela Gustavo Mohar, exdirector general de Protección y Asuntos Consulares de la Secretaría de Relaciones Exteriores y exjefe de la delegación mexicana encargada de negociar a nivel técnico el acuerdo migratorio En entrevista con este semanario, cuyo contenido se publica en la edición que empieza a circular este domingo 07 de septiembre, precisa que el asunto se estancó por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 “Esto ya valió madres”, fue la expresión que usó para manifestar su preocupación En entrevista con Proceso, Mohar cuenta que desde ese momento la negociación quedó frenada, aunque los estires y aflojes de la misma se dejaron ver desde antes, con las resistencias de algunos funcionarios del gobierno de George W Bush a legalizar mexicanos residentes en ese país porque, decían, eso significaría perdonar a quienes infringieron la ley entrando de manera ilegal a territorio estadunidense Resalta cómo el asunto tomó tal relevancia, que académicos, empresarios y políticos, además de la prensa estadunidense, comenzaron a hablar del asunto migratorio y de las negociaciones bilaterales, así como de la insistencia de los mexicanos porque se negociara lo que el excanciller Jorge G Castañeda llamó “la enchilada completa” Pero también narra, en la entrevista que Proceso publica en su edición 1401 en circulación a partir de este domingo 7 de septiembre, cómo estuvieron las últimas reuniones entre ambas partes para reanudar el tema migratorio Detalla cuáles fueron los argumentos de las autoridades estadunidenses para no avanzar en el mismo, lo que provocó que el presidente Vicente Fox y Castañeda decidieran suspender las negociaciones con sus homólogos del vecino país, para reanudarlas “cuando su casa esté en orden”

Comentarios