Una reforma de "mala fe"

domingo, 10 de octubre de 2004
El proceso de descentralización educativa no tiene que ver nada con la reforma al artículo 122 constitucional que pretenden sacar adelante las bancadas del PRI y del PAN en la Cámara de Diputados, afirma el titular de la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal, Arturo Herrera, en la revista Proceso que circula a partir de este domingo 10 de octubre Destaca que detrás de dicha reforma subyace el avieso interés de quitarle participaciones federales al gobierno de Andrés Manuel López Obrador “Esto puede parecer una afirmación drástica, pero está sustentada en el artículo segundo transitorio del dictamen de ley que impulsan panistas y priistas en la Cámara de Diputados” Arturo Herrera afirma que este dictamen contiene una serie de “aberraciones” que explican por qué los diputados del PRI y del PAN se han cerrado a la posibilidad de discutirlo con seriedad Niega que el GDF tenga un trato privilegiado y explica que en 1990 fue cambiada la fórmula de distribución de la recaudación tributaria A partir de entonces la Ciudad de México recibe apenas 11% de las participaciones federales, no obstante que aporta 225% Dicho de otra forma, de cada peso que aporta el DF a la federación recibe a cambio menos de 50 centavos, por lo que resulta falso que el DF tenga una situación de privilegio, apunta el secretario de Finanzas del GDF En la revista Proceso de este domingo 10 de octubre, el funcionario hace un recuento de cómo se abordó el tema de la descentralización educativa por parte de los equipos de transición de Vicente Fox y de Andrés Manuel López Obrador cuando aún no tomaban posesión de sus cargos

Comentarios