Admiten jerarcas católicos "luces y sombras" en la Iglesia

martes, 12 de octubre de 2004
* Secularización y ausencia de Dios, entre los principales problemas Guadalajara, Jal , 11 de octubre (apro)- Una Iglesia católica con "luces y sombras" en el mundo, fue presentada hoy por siete altos jerarcas --obispos, arzobispos y cardenales-- que expusieron la situación que se vive en las diferentes regiones del mundo En esta situación sobresale la secularización y la ausencia de Dios, y prevalece el mundo de la globalización, donde las ganancias son lo importante no el ser humano, sus sentimientos o su fe Monseñor Jean Baptiste Kpiele Somé, obispo de Diébougou, Burkina Faso, presentó ante más de 14 mil asistentes congregados en la Expo-Guadalajara, un panorama general de la fe católica en África, donde todavía un porcentaje muy reducido es católico Dijo que si bien es cierto que un buen número de cristianos va a misa, no lo hace tanto para buscar a Dios en el sacramento de la Eucaristía, sino que va "por otras intenciones totalmente humanas y por razones sociales Agregó que "en las horas sombrías de sus vidas, van hacia los sacrificios paganos o hacia la magia negra para buscar ahí la vida y la paz" Eso se debe en gran parte a que "hay un sincretismo religioso buscando la vida del lado de la muerte Eso significa que su fe en la Eucaristía, fuente de vida, se detuvo a medio camino Si la formación catequética, doctrinal y espiritual, la formación continua, no están bien aseguradas, es una catástrofe a nivel de la evangelización de África" Contó, por ejemplo, que los creyentes católicos africanos van "a misa a celebrar el sacrificio de Cristo y regresan a sacrificar a los espíritus y a los espectros de los ancestros” Añadió que muchos africanos tienen miedo del mundo invisible, de las fuerzas ocultas, por lo que "la religión tradicional africana es una religión dominada por el miedo, ya que no están convencidos que Cristo vino al mundo a exorcizar el gran temor de los hombres” En tanto, el representante asiático, el arzobispo de Zamboanga, Filipinas, Carmelo Morelos, destacó que en esa parte del mundo, donde hay 577% de la población mundial (poco más de 6 mil millones de habitantes, de los que más de mil millones son católicos), sólo hay poco más de cien millones de creyentes católicos Al referirse al desarrollo económico y a la globalización, señaló que es la zona del mundo de más rápido crecimiento; pero lamentó que al mismo tiempo haya un marcado elitismo de expertos insensibles a las necesidades del pobre, al que se le quita lo poco que tiene, que es su trabajo y su dignidad, para aumentar la riqueza de unos pocos "Este proceso (la globalización) que opera en gran parte sin control político, está destruyendo las estructuras políticas de las naciones-Estado" Dijo, además, que entre las opulencias de las mansiones, los elevados rascacielos y los grandes parques industriales, hay barrios miserables y los artículos baratos que se expenden por el mundo son el fruto del sudor y el trabajo infantil muchas veces de migrantes que tienen que vivir "en condiciones espantosas y peligrosas, y peor cuando la práctica de su fe está prohibida" Aunque recordó, por otro lado, que gracias a esas corrientes migratorias también ha ido penetrando la fe católica en lugares donde parecía algo imposible El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, destacó, por su lado, la creciente indiferencia religiosa en los países europeos y donde la se ignora la misma existencia de Dios; y señaló que en una sociedad donde prevalece la inexistencia del ser supremo, se acaba desconociendo al ser humano y el camino de la Iglesia pasa por el hombre Un panorama similar presentó el exarzobispo de Boston, Bernard Law, quien habló por Estados Unidos y Canadá El arzobispo de Mérida, Yucatán, Carlos Berlié, habló por América Latina Antes, por Oceanía lo había hecho el arzobispo de Perh, Australia, monseñor Barry Hickey, quien expuso lo difícil que resulta la integración de un sinnúmero de países perdidos en el Océano Pacífico, sino la difusión misma de la fe entre tantas creencias

Comentarios