Tercera derrota de Kerry a Bush, en último debate

jueves, 14 de octubre de 2004
* El presidente dio la espalda al bienestar de los estadunidenses, acusó Washington, 13 de octubre (apro) - John Kerry, candidato presidencial del Partido Demócrata, ganó el tercer y último debate al presidente George W Bush, a quien acusó de mentirle a los estadunidenses sobre sus políticas fiscales, económicas y sociales “Este presidente le ha dado la espalda al bienestar de los estadunidenses”, dijo Kerry durante el último debate antes de las elecciones del martes 2 de noviembre El encuentro político, que se dedicó casi en su totalidad a la discusión de los asuntos internos, fue más tedioso, más sustantivo y menos dinámico de lo que se esperaba, aunque le sirvió al candidato demócrata para derrotar por tercera ocasión consecutiva a Bush Ambos candidatos mostraron una especie de fatiga proselitista y de los mismos debates, aunque Kerry se distinguió por enfatizar la manipulación que ha hecho el presidente de las estadísticas macroeconómicas de Estados Unidos, sobre todo en el área laboral, a fin de beneficiar sus propósitos de reelección Frente a las acusaciones y calificativos de Kerry, Bush no pudo hacer nada para evitar mostrar su molestia por las declaraciones de su contrincante, y se defendió con el pretexto de que eran “exageraciones” El presidente, en uno de los momentos mas intensos del debate, en la discusión sobre la pérdida de empleos, dijo al auditorio y al moderador que Kerry ya había empezado una vez más con “su letanía de malas interpretaciones” de lo que ha hecho su gobierno, aunque no explicó cuáles eran éstas Kerry, en su oportunidad, prometió a los electores estadunidenses restablecer el curso económico de su país a través de la restauración de una disciplina fiscal, que señaló se ha perdido gracias a los recortes tributarios que ha promovido el gobierno de Bush, y que sólo han beneficiado a los estadunidenses con un ingreso superior a los 200 mil dólares anuales: “Bajo mi gobierno los empresarios recibirán beneficios para que se mantengan aquí, en Estados Unidos, y eviten que los empleos se vayan al extranjero”, dijo Kerry Por el contrario Bush, cuando fue cuestionado sobre la fuga de empleos estadunidenses a otros países gracias a la atracción de la mano de obra barata, le dio vuelta al cuestionamiento y se puso a hablar sobre programas de educación para la reintegración de trabajadores El candidato demócrata no desperdició el momento, y pidió a los estadunidenses se dieran cuenta cómo el presidente se desviaba del tema y, en lugar de hablar de soluciones, se ponía a hablar de educación El tema de la guerra contra el terrorismo y las consecuencias de la invasión a Irak, fue otro punto que se tocó muy por encima en el tercer debate Kerry en este sentido volvió a acusar a Bush de mentirle a su pueblo, e incluso una vez más evidenció cómo el presidente, obsesionado por el caso de Saddam Hussein, dejó de tomar en cuenta la importancia que tenía para combatir al terrorismo la captura de Osaba Bin-Laden, líder de la red terrorista Al-Qaeda, y presunto autor intelectual de los ataques del martes 11 de septiembre de 2001 Fue también en el tercero y último debate de los contendientes a la presidencia de Estados Unidos, donde se tocó el tema de la reforma a las leyes de inmigración No a la amnistía Bush, como ya lo ha hecho a lo largo de su gestión, reiteró que se opone a una amnistía para trabajadores indocumentados, y prefiere la aplicación de un programa de empleo temporal, aunado además al fortalecimiento de la vigilancia en las fronteras de Estados Unidos, a fin de reducir el flujo de ilegales El candidato demócrata también reiteró su posición en este sentido, al señalar que él favorecería un proyecto de reforma a las leyes de inmigración, que compense con la residencia legal y la ciudadanía estadunidense a todos aquellos trabajadores indocumentados que han cumplido con el marco legal, pagado sus impuestos y contribuido al desarrollo económico y cultural de la Unión Americana

Comentarios