¿Por qué los mexicanos votan a Bush?

lunes, 18 de octubre de 2004
San Francisco, Cal , 18 de octubre (apro)- Los ciudadanos estadunidenses de origen mexicano que votarán al presidente George Bush en las elecciones del 2 de noviembre son un enigma para la razón política, ideológica y social del sentido común A pesar que el presidente se ha manifestado en contra de una amnistía para los millones de mexicanos que trabajan y radican en este país desde hace muchos años, el candidato republicano sigue contando con el apoyo del voto mexicano A pesar que el presidente ha advertido que su plan de inmigración se concreta a dar empleos temporales para los trabajadores mexicanos, a fin de que regresen a México a los tres años de haber sido explotados con salarios inferiores de los que gozan los ciudadanos norteamericanos, los mexicanos nacionalizados siguen dándole su apoyo A pesar que el presidente ha reforzado la frontera México-americana con miles de policías de la Patrulla Fronteriza, quienes cometen diariamente atropellos a los derechos humanos contra nuestros compatriotas, hay muchos mexicanos que votarán por él A pesar que el presidente se enorgullece del trabajo realizado por sus policías migratorios y que la Operación Guardián ha dado como resultado el asesinato de casi 3 mil mexicanos en diez años, muchos mexicanos piensan votar por él A pesar que el presidente recortó el presupuesto para la seguridad social y miles de mexicanos residentes en este país carecen de seguro médico, una parte de los mexicanos votará por él A pesar que el presidente ha provocado con sus recortes presupuestarios a nivel social, el cierre de cientos de escuelas de educación básica a lo largo del país, y que miles de niños, hijos de mexicanos, se han quedado sin educación, hay todavía mexicanos que piensan votar por él A pesar que el presidente ha incentivado las “redadas indiscriminadas” contra los mexicanos que viven sin papeles en este país, violando sus derechos humanos y actuando con un fuerte componente de racismo, muchos compatriotas que han adquirido la nacionalidad votarán por Bush A pesar que la tercera parte de los mil cien soldados americanos muertos en Irak es hispano, la mayoría de origen mexicano, muchos de ellos sin la nacionalidad, un derecho que sólo obtienen después de muertos, una importante parte de los mexicanos decidirá votar por Bush A pesar que el presidente recibe el apoyo de Arnold Schwarzenegger, el gobernador de California, también republicano, que se ha negado a darle las licencias de conducir a los miles de mexicanos indocumentados que trabajan en condiciones precarias, muchos mexicanos siguen considerándose republicanos Es parte de la diversidad, en la viña del Señor tiene que haber de todo Pero el análisis del apoyo de los mexicanos a Bush va más allá Cuando se le pregunta a un mexicano nacionalizado por qué dará el voto a Bush, algunos de ellos contestan que votarán por él precisamente porque el presidente pretende controlar el flujo migratorio: “Ya somos muchos, no deben venir más mexicanos”, contestan algunos que justifican su pensamiento utilizando el viejo refrán: “Entre menos burros más elotes” Algunos mexicanos entrevistados en las televisiones en español que transmiten en Estados Unidos, son más directos: “Es mejor Bush porque dice que vendrán mexicanos con un contrato temporal Es mejor así; aquí ya hay mucha gente ilegal”, decía un ciudadano anónimo entrevistado por Univisión ¿Triste verdad? Es muy triste ver cómo entre los mexicanos no sólo no se ayudan, sino que se perjudican Si el voto de algunos mexicanos republicanos está sustentado en esos preceptos, es verdaderamente desolador Es un voto insolidario, un voto reaccionario, un voto racista y un voto contra nosotros mismos Algunos de esos mexicanos nacionalizados han sufrido muchísimo para poder alcanzar la posición en la que viven; muchos han padecido la explotación laboral, han soportado también la insolidaridad de sus compatriotas y sencillamente dicen: “Yo luché mucho por estar donde estoy, no es justo que a los demás se lo pongan fácil”, comenta uno de mis vecinos republicanos Otros, sin embargo, estoy segura que sustentan su voto por convicciones ideológicas, porque realmente se sienten conservadores en su pensamiento y porque ven más los aciertos que las fallas del presidente Bush; pero saber que muchos de esos votos son producto en ocasiones de la ignorancia, de la manipulación y sobre todo de la falta de información, es verdaderamente decepcionante Los gobiernos republicanos de Richard Nixon, Ronald Reagan y George Bush padre han significado un estancamiento, por no decir retroceso, en el avance de los derechos de los inmigrantes mexicanos Los hechos así lo demuestran Pese a esto, Bush hijo consiguió cerca de 40% del voto latino en su elección a la gubernatura de Texas Bush ha cortejado al electorado latino porque sabe que representa una tercera parte importante del censo; lo ha cortejado balbuceando un español incipiente, apenas comprensible; lo ha cortejado prometiendo las mismas cosas que no cumplió; lo ha cortejado de la misma manera que Schwarzenegger --inmigrante austriaco-- que en campaña prometió a los latinos todos los beneficios, incluyendo las licencias de manejar: “Yo también soy inmigrante”, decía, algo de lo que ahora ya no se acuerda, sobre todo porque está haciendo lo posible por cambiar la Constitución para convertirse en el candidato a la presidencia nacionalizado Bush sabe que entre el electorado hay unos 26 millones de votantes indecisos; una parte importante de ellos son hispanos, es decir, en su mayoría mexicanos que aún no han decidido su voto, y quiere conseguir esos sufragios con efectos publicitarios, como los usados en la pasado Convención Republicana, a base de mariachis, tacos y margaritas John Kerry ha ganado los tres debates electorales, según la prensa local; sin embargo, a pesar que las encuestas dan ganador a Kerry, el presidente Bush sigue teniendo casi la mitad de las preferencias electorales ¿Por qué? Sencillamente porque a muchos ciudadanos estadunidenses les gusta su agresividad, su mano dura, su simpatía, sus acciones gubernamentales, sus invasiones en nombre de la lucha contra el terror… Las preferencias hacia Bush se mantienen, pese a las decenas de libros que han sido publicados en su contra; pese a los documentales que hablan mal de su gobierno; pese a los artistas que se han manifestado contrarios a su política internacional y doméstica; pese a la publicidad negativa; pese a todo, el señor sigue gustando Pero los hechos son los hechos Kerry ha mostrado estar mejor preparado que su adversario en todos los terrenos; ha hablado de dar mayor seguridad al mundo si gana, de reducir el déficit, de crear más impuestos a base de los pagos de los ricos, de los que más tienen; de aumentar el empleo, de reconocer los derechos de los homosexuales, de regularizar a los inmigrantes… El plan de Kerry para los inmigrantes contempla la amnistía, la reagrupación familiar… ¿Cuántas familias mexicanas han sido destrozadas a causa de la inmigración? Lamentablemente los ilegales o “sin papeles” no votan; ese derecho lo tienen los que ya han subido el escalón de la nacionalización, y al parecer algunos no quieren compartir su bienestar con sus compatriotas Bush es llamado “el candidato del miedo”, y es capaz de despertar los elementos más negativos del género humano: violencia, odio, rencor, insolidaridad, intolerancia… Kerry en cambio busca la unidad, la solidaridad, el respeto a la diversidad, la paz; tal vez no es el mejor candidato que muchos esperarían, aunque merece el beneficio de la duda, porque al menos es alguien que opta por la cordura, la moderación y el sentido común que tanta falta hace

Comentarios