El cacique que sobrevive a todo

domingo, 24 de octubre de 2004
Quienes lo conocieron en sus inicios de activismo político afirman que René Bejarano tiene un extraño sino: cada vez que lo dan por muerto, resurge de sus cenizas, y con mayor poder que antes, señala Proceso en su edición de este domingo 24 de octubre Y es que así ocurrió cuando lo expulsaron del comité de base del PMT de la UAM-Iztapalapa y luego se integró a la corriente obrerista de Max Ortega dentro del mismo partido Así sucedió cuando abandonó el PMT para fundar el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), de donde salió derrotado políticamente para seguir a Alejandro Gascón Mercado en la fundación del Partido Socialista Revolucionario (PSR) Años después, se integró al Partido Mexicano Socialista (PMS) para convertirse en un importante líder vecinal y magisterial, y más tarde fundó el Partido de la Revolución Democrática (PRD), del que ha sido líder en el DF y diputado federal, así como director general de Gobierno de la ciudad, secretario particular del gobernante capitalino y cabeza de una de las fuerzas más poderosas del partido, la Corriente de Izquierda Democrática Descrito como astuto y sigiloso, el diputado perredista cuyo desafuero aprobó ya la Sección Instructora, René Bejarano, ha sabido acumular --y repartir, como moneda de cambio— bienes y poderes políticos, mediante sospechosas negociaciones con personajes como Ernesto Zedillo y a través de organizaciones como la Unión Popular Nueva Tenochtitlán (UPNT) Considerado un experto en el manejo de procesos internos del PRD, hasta ahora siempre había podido salir fortalecido de sus errores y tropiezos, dice Proceso en su edición de este domingo 24 de octubre

Comentarios