En Pachuca, la auténtica tolerancia cero

lunes, 25 de octubre de 2004
* Policía ruda que, sin embargo, mantiene inalterables los índices de criminalidad Pachuca, Hgo , 25 de octubre (apro)- La Policía Municipal de Pachuca, órgano creado en la administración anterior, ha entrado en una dinámica errante, en que ha aplicado la fuerza a ciegas sin importarle vulnerar los derechos humanos de la ciudadanía y, lo peor, sin bajar los índices criminales El pretexto del ayuntamiento local encabezado por Alberto Meléndez Apodaca para actuar con mano dura, es el panorama que se vive en las entidades vecinas a Hidalgo como el Estado de México y el Distrito Federal, desde donde se desplazan los delincuentes hacia esta capital Sin embargo, poco se ha reparado en la ola de abusos que se han suscitado por los operativos de vigilancia, en donde se detiene indiscriminadamente, y a la menor provocación se pretexta resistencia a la autoridad para conducir a todo sospechoso a la galera Nunca antes en la breve historia de esta corporación se había actuado de manera tan directa, y tampoco se habían atropellado las garantías individuales con tanta impunidad, asegura la presidenta del PRD en esta capital, Teresa Samperio León El desempeño de la ahora denominada Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil de Pachuca (DGSPPC), ha unificado a la opinión pública y a los partidos políticos en su contra Reclaman falta de preparación de sus elementos, bajo perfil académico e insensibilidad, que han redundado en una policía “cavernícola”, a cuyos directivos no les ha importado las cerca de 60 denuncias que mensualmente recibe la Comisión Estatal de Derechos Humanos de la entidad (CDHEH) El propio ombusdman hidalguense, Alejandro Straffon Ortiz, refiere también, una gran cantidad de casos de abusos que nunca llegan a recibir sentencia Menos de 2% reciben una recomendación Peor aún, existen una infinidad de casos que no se conocen por la falta de denuncia En este tenor quedó el caso de los camarógrafos de Televisa, Luis Morales y Pablo Rodríguez, que el 13 de diciembre último fueron golpeados y conducidos a la barandilla cuando fueron detenidos por elementos de la corporación por circular a exceso de velocidad Otras historias se quedan, igualmente, en los círculos familiares, como la del dirigente de la agrupación política Democracia y Desarrollo, Máximo Jiménez Ramírez, quien fue detenido al salir de la discoteca Freedom, acusado de no pagar la cuenta, situación que ni siquiera fue investigada por los guardianes del orden, que inmediatamente lo aseguraron y golpearon Lo peor, relata, “es que tanto los agentes como la juez se negaron a escucharme y, ante la insistencia, primero me llevaron a un separo” Posteriormente lo pusieron en una celda con tres vándalos de los barrios altos para que lo siguieran golpeando Esta violencia sin límites tuvo su clímax el 2 de septiembre de este año, cuando Félix Diez Fernández, tras un incidente de tránsito fue llevado a la galera donde fue aporreado Más tarde, producto de la golpiza, murió en su casa Este incidente despertó la ira de los legisladores de oposición en el Congreso local, quienes demandaron una investigación a fondo de los sucesos, resaltando la forma violenta con que se ha conducido la corporación Este hecho motivó la primera reacción del presidente municipal, quien tras salir de su letargo por la búsqueda de la candidatura para ser el abanderado del PRI al gobierno hidalguense, acusó a sus opositores, panistas y perredistas, de magnificar el asunto Pero poco después, sin mucho ruido, comenzaron los cambios: Meléndez Apodaca ordenó la salida del secretario municipal, Glafiro Chávez Bustos, quien fue relevado por un viejo lobo de la política y la seguridad, Francisco Moreno Baños, señalado de organizar el “Anteproyecto de reestructuración de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales” de la Secretaría de Gobernación, en 1993, en que el tema toral era el espionaje y la contrainsurgencia A la DGSPPC arribó, en lugar de Adolfo Espínola Paniagua, el exagente de la Policía Federal Preventiva (PFP), Sixto Hoyos Zamora, quien tiene la encomienda de restaurar la confianza en la ciudadanía del mal trabajo hecho por su antecesor y el primer director de la corporación, Salvador Neri Sosa Sin embargo, aquí comienzan las primeras objeciones, puesto que nadie cree que se vayan a operar estos cambios El legislador local panista, Jorge Moctezuma Aranda, pide, ante la falta de resultados, salga el PRI del ayuntamiento Luciano Cornejo Barrera, diputado del PRD, con tono conformista señala que “era mejor la administración anterior de José Antonio Tellería, que si bien había incurrido en errores”, por lo menos se había combatido la inseguridad Pero la puntilla la ha dado el propio Francisco Moreno Baños, quien refiere que la seguridad en Pachuca está exenta de corrupción y prácticas autoritarias, como se les acusa Va más allá al señalar que ni aun con los cambios en el gabinete, se dejaría de aplicar la mano dura, versión que es confirmada por el propio titular de la DGSPPC, quien no duda en decir que se seguirá combatiendo fuertemente el crimen Aunque anticipa que se buscará no se vulneren derechos humanos, menciona que el uso de la fuerza es un recurso que tiene la corporación para someter a los infractores de la ley “En el sentido figurativo, lo aplicaremos en contra de quien se resista”, asienta Sixto Hoyos, quien de paso se deslinda de la acusación de que los directivos de la corporación hayan sido cesados de la PFP por actos de corrupción Samperio León juzga que con los cambios en la administración de Alberto Meléndez, nada va a cambiar, y expone que sólo se daría continuidad a los abusos de autoridad Y presenta la primera prueba al sorprender a los elementos del Grupo Diamante, el 3 de octubre, extorsionando a los limpiaparabrisas que se ubican en el cruce de las bulevares Luis Donaldo Colosio y Valle de San Javier A cada uno de estos jóvenes, aseguró Samperio León, se les piden 20 pesos diarios para dejarlos laborar, ante lo cual Moreno Baños indica que posterior a esta denuncia, se dio una reunión entre la dirigencia perredista, los limpiaparabrisas y el ayuntamiento donde, según él, los adolescentes no hicieron ningún señalamiento Con la implementación del Operativo Comando Regional contra la Delincuencia Zona Centro del País, los elementos de la corporación, instados a atender inmediatamente los llamados de sus superiores, han incurrido en actos de fuerza innecesarios El secretario municipal destaca que la situación que se vive en la región, convierten a la seguridad pública en una de las prioridades a las que se han comprometido los gobiernos estatales y municipales El deceso de Félix Diez, a quien se le determinara muerte provocada por traumatismo craneoencefálico, se inscribe en este tenor, de acuerdo con lo que sostiene Máximo Jiménez Ramírez, quien fuera su amigo de la infancia Félix Diez, comerciante y empresario, es definido como un hombre tranquilo que difícilmente tenía conflictos con las personas, por lo que para su familia y conocidos no hay duda de la responsabilidad de la Policía Municipal Intolerancia, sello tricolorInvestigación pendiente En el Congreso local la solicitud de la investigación por el caso Diez Fernández sigue en espera A partir de lo que arroje, subraya la legisladora perredista Mabel Calderón García, se pronunciarán por fincarle responsabilidades a Meléndez Apodaca y pedir su renuncia Uno de los elementos básicos para esclarecer el caso, es el video tomado por la propia corporación policiaca en la galera y que ya fue turnado a la Procuraduría de Justicia “Yo no puedo decir más El sistema de circuito cerrado del que hablan sí existe, sólo se lo entregamos a la PGJEH, la que determinará lo procedente”, añadió Hoyos Zamora

Comentarios