Defiende Clinton la campaña de Kerry

martes, 26 de octubre de 2004
* El activista demócrata más importante busca convencer a votantes indecisos * Bush dilapidó el superávit presupuestal que heredó, acusa el expresidente Washington, 25 de octubre (apro)- Bill Clinton, expresidente de Estados Unidos, salió en auxilio de la campaña proselitista de John Kerry, candidato del Partido Demócrata, con la firme convicción de hacer todo lo necesario para evitar la reelección de George W Bush en los comicios del 2 de noviembre Clinton dejó a un lado su etapa de recuperación física luego de la intervención quirúrgica en el corazón a la que se sometió hace unas semanas, para convertirse en el activista demócrata más importante que pudiera convencer a los votantes indecisos de que Kerry es la mejor opción que tienen para elegir al próximo presidente A una semana de las elecciones presidenciales que ya tienen el vaticinio de convertirse en las más cerradas y controversiales de la historia política reciente de la Unión Americana, la figura de Clinton al lado de Kerry dio de inmediato un aire de mayor esperanza al Partido Demócrata: “Si esto no es bueno para mi corazón, no sé qué pueda ser bueno”, declaró Clinton en tono de broma en lo que fue su primer acto publico-electoral después de la intervención cardiovascular El expresidente, pese al escándalo sexual que ensombreció los últimos años de su segundo mandato, sigue siendo una de las figuras políticas más respetadas y queridas por la mayoría de los estadunidenses Clinton lanzó fuertes críticas al presidente Bush, sobre todo en el área económica, en la que lo acusó de haber desperdiciado el superávit presupuestal que le heredó, sin tomar en cuenta la pérdida de empleos, que son un punto negativo para la campaña del mandatario republicano La presencia de Clinton en la campaña de Kerry surge en un momento crucial para los demócratas, porque las encuestas públicas sobre la tendencia de los votantes colocan a su candidato en un virtual empate técnico con Bush Para la etapa final de convencimiento de votantes, Clinton se unirá a Al Gore, el exvicepresidente y excandidato presidencial demócrata, quien desde el fin de semana anterior empezó a recorrer los llamados estados clave con votantes indecisos, que podrían definir el resultado de la elección “Si un candidato está tratando de espantarlos y otro trata de ponerlos a pensar; si un candidato apela a sus miedos y el otro a sus esperanzas, será mejor que voten a favor del que los hace pensar y apela a sus esperanzas”, dijo Clinton a los seguidores de Kerry en Filadelfia, antes de salir para el estado de Florida, donde ya Al Gore pidió a la población afroamericana exprese su odio e ilegitimidad contra la presidencia de Bush votando a favor de los demócratas La ofensiva demócrata fue confrontada inmediatamente por el presidente republicano, que volvió a echar mano de la política del miedo, para intentar consolidar su proyecto de reelección por encima de las expectativas de los demócratas “Como presidente siempre trabajaré con otros países y buscaré su consejo, pero hay un mundo de diferencia entre el trabajo con buenos aliados, y dar a unas cuantas naciones reacias el poder de veto sobre nuestro papel en el mundo Nunca someteré nuestras decisiones de seguridad nacional al veto de gobiernos extranjeros”, declaró Bush durante su gira electoral por el estado de Colorado, en referencia a las críticas que le hizo Clinton y Kerry en términos de su política exterior y la invasión a Irak “Y dónde están los explosivos” El candidato demócrata aprovechó la noticia que sacudió a la Casa Blanca, de que días después de la invasión a Irak, en marzo de 2003, en ese país se perdieron varias toneladas de materiales explosivos que pueden ser utilizados para la detonación de armas atómicas, sin que el gobierno de Bush sepa dónde están, además de ocultarle al público estadunidense esta noticia, al que insiste en espantar con la posibilidad de que los terroristas tengan armas nucleares “Esta es una de las grandes metidas de pata en Irak; una de las grandes metidas de pata de este gobierno, y la increíble incompetencia de este presidente y su administración, que han puesto a nuestras tropas y a ese país (Irak) en grave peligro”, subrayó el candidato presidencial demócrata Las elecciones presidenciales de Estados Unidos son una especie de “moneda en el aire” para los dos candidatos, por lo cerrado de las encuestas sobre la preferencia de los electores A una semana de los comicios, Bush y Kerry harán todo lo necesario y lo posible por afianzarse a una campaña de descrédito del contrincante, que podría redituarles la victoria El último sondeo de la cadena de televisión CNN, la firma Gallup y el diario USA Today, realizado durante el fin de semana anterior, encontró que entre los posibles votantes Bush tiene el respaldo de 51% y Kerry de 46 Entre los votantes registrados en el padrón electoral, el presidente cuenta con 49% de apoyo, y su contrincante demócrata, 47% El margen de error de la encuesta es de, más menos, tres puntos porcentuales

Comentarios