País en riesgo

martes, 26 de octubre de 2004
México, D F, 25 de octubre (apro)- “La estabilidad política no corre riesgo”, dice Vicente Fox desde Canadá, mientras aquí en México ciudadanía y políticos piensan en sentido contrario ¿Cómo no pensar que la estabilidad política sí está en riesgo? ¿Cómo no leerlo en los últimos acontecimientos? Basta recordar lo sucedido el viernes anterior en Ciudad Juárez, Chihuahua, cuando la propia población, harta de tener como presidente de la República a un ser timorato, llegó hasta el primer círculo de seguridad del hombre más importante del país ¿Cómo no pensar que en cualquier momento a Fox y su equipo de trabajo se les está yendo el país de las manos? Lo ocurrido la semana anterior no es nuevo, en febrero de este año, otro grupo de ciudadanos, exbraceros, bastante enojados y con justa razón, llegaron hasta las puertas de la casa de la mamá del presidente de la República para exigir una solución a su problema En aquel momento, como ahora, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), y sus cabezas de mando, declararon que ellos no fallaron, que ellos sí cumplieron con avisar lo que podría ocurrir y quiénes estarían cerca del presidente para protestar Entonces, si el centro de espionaje político sabe lo que ocurre e informa al presidente de la República, ¿por qué con tanta facilidad se puede vulnerar el primer círculo de seguridad? Si el presidente, aun teniendo información sobre los posibles escenarios, aparece burlado, ¿cómo se atreve a decir que la estabilidad política no corre riesgo? ¡Claro que corre peligro! Claro que el país está en riesgo, por la falta de respuesta para atender demandas, para gobernar verdaderamente el país, para detener el desempleo, por la falta de dinero en los bolsillos del ciudadano de a pie Ante la falta de certeza que dan reformas como las que sufrió el IMSS en su sistema de pensiones, ante la reforma que ya se cocina para el ISSSTE; ante el alto índice de delincuencia producto de una política económica errónea, claro que hay riesgo La ciudadanía se harta Jóvenes y viejos también La espiral de desencuentros entre dirigentes de partidos, la falta de respeto de un poder como el Ejecutivo a un mandatario estatal, el que sea, pone en peligro a las instituciones Desatender advertencias del Cisen, que tiene el mapeo de lo que ocurre a lo largo del país, pone en riesgo cualquier sistema político Vicente Fox no ha hecho nada bien desde que ganó las elecciones el 2 de julio del 2000, pero lo peor de todo es que día a día abona a la tensión que se vive en el país, a la angustia y coraje que siente la población cuando se da cuenta que, en lugar de investigar a un gobernador panista, como el de Morelos, por posibles vínculos con el narco, lo respalda, y en cambio ataca al jefe de gobierno capitalino sin tener razón Otro de los graves errores de Fox fue el no haber hecho una limpia en el Cisen, y permitir que gente del viejo régimen no sólo continúe en el centro sino que tenga capacidad de mando Si los ojos del país están en manos del priismo, si el país cuenta con un secretario de Gobernación que parece no tener control de nada, y si tenemos un presidente de la República que a la menor provocación le violan su primer círculo de seguridad, ¿cómo se atreve a decir que no hay riesgo de inestabilidad? Hace cuatro años Fox se creó su propio mundo, y parece que pretende permanecer en él hasta que concluyan sus seis años al frente de la Presidencia Eso si antes no le estalla la realidad ante sus propios ojos y entonces será demasiado tarde Debería recordar, y tener siempre presente, lo que le pasó a Carlos Salinas de Gortari, por lo menos por mera precaución y por el bien de la Nación

Comentarios