Cárdenas vs AMLO

miércoles, 27 de octubre de 2004
México, D F, 26 de octubre (apro)- Contrariamente a lo que se piensa, es en algunos grupos del primer círculo perredista las altas cifras de simpatía hacia la candidatura de Andrés Manuel López Obrador rumbo al 2006 no sólo los pone nerviosos, sino, incluso, los enfurece Fresco aún el caso de René Bejarano, Cuauhtémoc Cárdenas publicitó ya su intención por volver a competir, una vez más, por la candidatura del sol azteca para el relevo de la gris administración federal de Vicente Fox, dentro de dos años Es claro que una eventual precandidatura cardenista concitará simpatías y apoyos no sólo entre un sector del perredismo, que hasta ahora se ha sentido marginado de las tareas en el gobierno capitalino, sino entre los propios priistas, que ahora encuentran en el hijo del general insospechadas virtudes que en el 2000 le regateaban Todo por ver minimizado a su odiado rival: AMLO El caso de René Bejarano, muestra de qué tamaño son los enemigos declarados o embozados del proyecto del tabasqueño Cabe recordar que poco antes de los videoescándalos, la nota cotidiana eran los reportes sobre la actividad de simpatizantes concentrados en la eventual postulación de López Obrador rumbo a la Presidencia, y la constitución de comités de apoyo a su candidatura Éstos lograron cuajar en Tabasco, Chiapas, Veracruz, Estado de México, Campeche, Hidalgo, Guerrero y en varias entidades más Y fue una labor que quedó pendiente, pero que seguramente habrá de ser retomada por el tabasqueño y sus seguidores si, como se ve, no van a apostar todas sus fichas a la veleidosa adhesión de la militancia del sol azteca Y estos bruscos cambios de afinidad política, curiosamente, no son privativos del perredismo, pues ya se vio en Chiapas cómo su gobernador, Pablo Salazar Mendiguchía, llegó al Palacio de Gobierno con ¾ de camiseta del PAN y ¼ de ella del PRD, aunque su corazón y sus prácticas siguen siendo netamente tricolores También Nayarit aporta lo suyo al surrealismo político, donde otra coalición sui géneris llevó al poder a Antonio Echevarría, y ahora ese Frankenstein que se echó a andar, incluso quiere perpetuarse en la persona de su esposa Martha Elena García O el caso de Tlaxcala, donde un gris gobernador alienta las expectativas de su señora esposa sin más méritos que el de compartir el lecho conyugal, aunque dicha maniobra lleve la bendición de la mitad femenina que cohabita en Los Pinos Salvo Leonel Cota Montaño, en Baja California Sur, o Ricardo Monreal en Zacatecas --habilidoso este último en mantenerse vigente en la escena política nacional--, se podría decir que entregaron buenas cuentas, a secas, pero que sus gestiones lejos estuvieron de modificar sustancialmente el estilo de vida de sus gobernados Sin embargo, hay que señalar que los proyectos de AMLO y Cárdenas tienen algo en común: buscan dar vuelta a la página del neoliberalismo económico, que a más de 20 años de su implantación, hoy ya da signos de evidente agotamiento Esta confrontación entre dos personajes de la izquierda electoral que, paradójicamente, su raíz común es su militancia temprana en las filas menos retrógradas del tricolor, evidencia la ausencia de un candidato surgido netamente desde el origen de la izquierda misma Por lo demás Cárdenas ha sido claro en su propuesta de gobierno en defender, si se quiere con intransigencia, la soberanía nacional, encarnada en la soberanía petrolera y, por extensión, en los recursos energéticos Un punto flaco sería el que poco abunda sobre el combate a la corrupción AMLO ha dicho que no se opone a la participación de la iniciativa privada en el sector, sólo que bajo el marco de la hegemonía estatal Pero el tabasqueño ha optado por proyectos que reflejen beneficios tangibles para quienes van dirigidos Así, una administración austera, que en realidad busca estrangular a la corrupción, le ha permitido allegarse recursos sin verse en la necesidad de acudir a los empréstitos López Obrador ha mantenido hasta ahora una sana distancia respecto del partido que ayudó a fundar Ello porque dentro de esa extraña coalición de corrientes políticas aún son fuertes quienes deben obediencia y privilegios al llamado “líder moral” Y entre éstos se cuentan los incondicionales de Rosario Robles –Horacio Duarte, entre ellos, presidente de la Sección Instructora y quien entregará este día en charola de plata la cabeza de Bejarano, en San Lázaro--, de Pablo Gómez, y Jesús Ortega Entonces, el tabasqueño tiende a ser cuidadoso en la construcción de su candidatura frente al reto de Cárdenas que, lejos de sumarse al proyecto de AMLO, opta por desafiarlo en una contienda interna que busca colocar al hijo del general en una posición de fuerza para, desde allí, obligar al aún jefe de Gobierno capitalino a negociar determinados espacios Sin embargo, hay que destacar que sí existen diferencias fundamentales en los proyectos que encarnan ambos personajes Cuando Cárdenas ganó la capital de la República para el sol azteca, fue efímero su entusiasmo por atender las necesidades de los capitalinos Prefirió entregar la estafeta a Rosario Robles, con la ya conocida cauda de corrupción y fraudes que la exlíder sindical universitaria recetó a los habitantes de la Ciudad de México, y lanzar su tercera candidatura por la Presidencia, que materialmente fue arrollada por la mercadotecnia foxista y los promotores del llamado “voto útil” El compromiso de López Obrador con los capitalinos que lo eligieron ha sido más intenso Ya lleva cuatro años al frente del manejo de la ciudad y no tiene intenciones, por el momento, de claudicar en esa tarea Ha impulsado la construcción de grandes vialidades; ha mantenido bajo control a los distintos grupos de transportistas, llámense peseros, taxistas y demás; ha popularizado la entrega de diversos tipos de ayudas, a viejitos, minusválidos, desempleados, etcétera Cabe esperar que ambos dirigentes, Cárdenas y AMLO, finalmente encuentren un punto de convergencia que los lleve a impulsar un solo proyecto de nación, el que, finalmente, integre la defensa intransigente de la soberanía con beneficios tangibles para la mayoría de los mexicanos Comentarios: mvazquez@procesocommx

Comentarios