Muere una persona en Rosarito por las lluvias

viernes, 29 de octubre de 2004
* Unas 50 familias resultaron damnificadas en los últimos dos días en Tijuana * El caos vial provoca 50 choques automovilísticos Tijuana, B C, 28 de octubre (apro)- Dos días de lluvias han dejado un saldo de una muerte y casi 50 familias damnificadas en esta ciudad y en Rosarito, las cuales vieron caer sus casas y bardas ante el embate de las precipitaciones Deslaves de cerros y calles, casas inundadas y en peligro de derrumbe, constituyen el panorama de Tijuana, donde la circulación vehicular se ha convertido en un caos En entrevista, el director de Protección Civil de Tijuana, Antonio Rosquillas, informó que las lluvias que han asolado a la ciudad desde el principio de la semana, obligaron a 50 familias a refugiarse en el albergue habilitado en el auditorio municipal, mientras pasa el meteoro Tan sólo en seis horas se registró una precipitación de 54 milímetros, lo que provocó el estancamiento de aguas en diversas vialidades de la ciudad, donde los casi 50 choques y docenas de vehículos varados, causaron fuertes congestionamientos Rosquillas Navarro puntualizó que aunque el pronóstico es que las lluvias cesen por unos momentos en las próximas horas, el subsuelo ya llegó a su punto de saturación, por lo que las aguas corren por encima del asfalto y no por los canales pluviales En tanto, en el municipio de Rosarito, contiguo al de Tijuana, resulto muerto un policía municipal cuando una fuerte corriente de aguas y lodos arrastró su automóvil hacia un canal pluvial El cuerpo sin vida del oficial Antonio Texis, de 39 años de edad, fue descubierto a cuatro kilómetros del sitio del accidente, por personas que se encontraban en las playas de Rosarito, y quienes dieron parte a las autoridades El agente policial murió ahogado a bordo de su vehículo, el cual conducía para acudir a su trabajo, alrededor de las 06:30 horas de este miércoles, y un cuerpo su arrastrado por la corriente hacia el mar En cuanto a Tijuana, las zonas más afectadas son las delegaciones de La Presa y Otay, donde las fuertes lluvias dejaron incomunicadas a las familias residentes de zonas como el ejido Chilpancingo, el Canon del Padre y varias otras áreas de la ciudad, donde un vehículo anfibio de Protección Civil conocido como la “Oruga”, tuvo que encargarse de las labores de rescate En Tijuana aún se recuerdan los daños dejados por las fuertes lluvias de 1993, cuando el saldo fue de más de 20 personas muertes y casi mil damnificados que tuvieron que se alojados en albergues instrumentados por los gobiernos estatal y municipal

Comentarios