La disputa por los indecisos

domingo, 3 de octubre de 2004
Se concentran fundamentalmente en nueve esta-dos Son, a decir de los expertos, los que podrían determinar los resultados de unas reñidas elecciones en Estados Unidos Se trata de "los indecisos" Y en ellos se concentra la estrategia electoral de los contendientes: el presidente George W Bush y el senador John Kerry WASHINGTON- Aún no los convence ninguno de los dos candidatos -el republicano George W Bush o el demócrata John Kerry- y mantienen en suspenso la decisión de su voto Son los "indecisos" En un previsible escenario de elecciones muy cerradas, ellos serían el fiel de la balanza No en balde los estrategas electorales demócratas y republicanos enfocan hacia ellos sus baterías Los hay en todas partes del territorio estadunidense, pero fundamentalmente en nueve estados: Colorado, New Mexico, Minnesota, Iowa, Pennsylvania, New Hampshire, New Jersey, Oregon y Florida "No son una especie aparte del resto de la población estadunidense", apunta Thomas Patterson, profesor de la materia de gobierno en la Universidad de Harvard y autor del libro El votante desvanecido Describe: "Digamos que son especímenes raros para estos tiempos Son los que mejor están enterados de lo que ocurre en el mundo, en el país y en el propio gobierno Están pendientes de las ofertas de los candidatos Se puede decir, aunque no se aplica en todos los casos, que son votantes inteligentes" Por lo pronto, las más recientes encuestas sobre la preferencia electoral de los estadunidenses reflejan cifras preocupantes para los demócratas Una de ellas, realizada la semana pasada por la cadena de televisión ABC y el periódico The Washington Post, revela que Bush cuenta con 51% de la preferencia de los registrados en el padrón electoral, contra 46% de Kerry Además: 51% de los que aún no se registran, pero podrían hacerlo, apoyaría a Bush y 44% a Kerry Pero no hay nada definido La moneda sigue en el aire Pese a los resultados de los sondeos, Kerry confía en ganar Dilema electoral James Henrison tiene 38 años, una esposa y tres hijos menores de edad Es ingeniero en computación de una de las empresas electrónicas más importantes de la ciudad de Filadelfia "No sé por quién votaré En ninguno de los dos (candidatos) he visto algo convincente que me dé una garantía de que podrá manejar correctamente los destinos económico y político del país", sostiene En el centro de la ciudad de Columbus, Ohio, está el café Good Morning Tina Madison, su dueña, es una de las mujeres más populares del barrio Su negocio tiene fama de servir el mejor café y los mejores sandwiches de jamón con queso de todo el estado Tina es de las indecisas: "Si Bush quiere mi voto, tiene que demostrarme que no está mintiendo sobre lo que ocurre en Irak, que al final de cuentas a mí no me preocupa mucho, pero me aterroriza que él y Kerry se rompan la cara hablando del futuro de un país que ni conozco, ni me interesa conocer Lo que me preocupa es que aquí, en Ohio, la gente sigue perdiendo su empleo y el precio del maíz (principal producto del estado) sigue bajando Y debo reconocer que es Kerry el que debe trabajar más para convencerme", afirma con un tono de hartazgo por el proceso electoral Coautora del libro Campañas y elecciones al estilo americano, Candice Nelson, directora del Instituto de Manejo de Campañas Electorales de la Universidad Americana en Washington, DC, sostiene que en esta campaña electoral los votantes indecisos son mayoritariamente jóvenes de entre 19 y 26 años de edad "Son los que no tienen lealtades políticas sólidas, debido a su juventud y a su despreocupación por lo que ocurre fuera de sus espacios de estudio, de trabajo o de diversión No tienen predilección por un candidato ni los motiva ninguno de los temas que manejan Bush o Kerry como lemas de sus respectivas campañas", sostiene En el extranjero, pocos se explican por qué la mayoría de los estadunidenses se aprestan para reelegir a Bush, a pesar de las mentiras para justificar la invasión militar a Irak y a los casi mil 100 soldados estadunidenses muertos en ese país Pero buena parte los electores estadunidenses están más preocupados por asuntos internos: el desempleo, el poder adquisitivo, los impuestos, los servicios de educación y de salud y el sistema de pensiones para jubilados Estos temas son particularmente importantes en los nueve estados donde se concentran los indecisos Demócratas y republicanos enfocan hacia allá su estrategia electoral Un ejemplo: Iowa y Pennsylvania son estados seriamente afectados por la pérdida de empleos durante los tres años y medio de la administración Bush Estos estados han perdido semanalmente un promedio de mil 200 plazas de trabajo Las empresas que han cerrado se trasladaron a México, Pakistán o China Además, en los votantes indecisos de estos "estados claves" existe una particularidad: "Les gusta la interacción directa con el candidato, que les hable de los problemas locales, de los costos de la vida diaria, de cómo piensa detener el creciente costo de la gasolina y facilitar el acceso a las medicinas y hospitales de las personas de la tercera edad que pertenecen a la clase media baja de la sociedad de sus estados Es una manera sutil de decirle al candidato que necesitan más trabajos y que éstos sean mejor remunerados", afirma Steve Chapman, profesor de ciencias políticas y experto en metodología de encuestas sobre preferencias electorales de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte Según este experto, a diferencia de Kerry, Bush ya se dio cuenta de ello y está buscando esa interacción directa con los electores en esos y en otros estados donde se presume que es mayor la indecisión del electorado Por eso no sorprende que la más reciente encuesta del diario The New York Times sobre las preferencias electorales en los llamados estados clave, señale que en Iowa las preferencias se inclinan hacia la reelección del presidente Otro punto en que los expertos consultados están de acuerdo es que en tiempos de guerra, de inseguridad y de retos nacionales, el electorado estadunidense tiende a mantener al mismo liderazgo Y los indecisos no escapan a esta lógica: "En esta elección, no hay mucho misterio: el electorado está dividido Los que odian a Bush y los que quieren mantenerlo en la Casa Blanca están perfectamente identificados Pero todos tienen algo de la idea de que Bush es un líder fuerte y seguro en esta era de amenazas y vulnerabilidad frente al terrorismo", enfatiza Chapman Charles Mikols trabaja en una influyente firma de abogados en la capital estadunidense La mayoría de su familia vive en Nuevo México, uno de los estados dominado por los indecisos Sus familiares eran parte de "la base tradicional demócrata" Sin embargo, Mikols comenta que esta vez no han definido su opción "La culpa es de Kerry No convence y mi padre está decepcionado Considera que (Kerry) perdió mucho tiempo dedicándose a la política sucia, a responder las falsas acusaciones que lanzaron en su contra Bush y los republicanos Mi familia esperaba a un candidato que les prometiera protección y atención a sus problemas", dice Y agrega: "Yo no tengo duda: votaré por Kerry, jamás por Bush Pero en mi caso lo haré por principios Yo vivo en otro mundo distinto al de mi familia en Nuevo México Por eso salí de allá: me escapé de los problemas y de las restricciones económicas que tiene el estado" La profesora Nelson reflexiona: "Ante las necesidades económicas y laborales que en estos momentos tiene la nación, algunos votantes normalmente apáticos se convierten en indecisos De manera inconsciente, intuyen que si se abstienen de votar pueden contribuir para que las cosas empeoren, pero se resisten a definir su preferencia Ni Bush ni Kerry llenan sus expectativas Eso se nota más en los jóvenes que dejaron los estudios por necesidad económica", observa Sumas y restas En las elecciones presidenciales de Estados Unidos se requieren como mínimo 270 de los 538 votos electorales repartidos entre los 50 estados de la Unión Americana El Colegio Electoral define que el candidato que gane más de 50% del "voto popular" en un estado, se lleva todos los "votos electorales" de ese estado Se considera que Bush ya tiene aseguradas 18 entidades: Alaska, Montana, Idaho, Utah, Wyoming, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Nebraska, Kansas, Oklahoma, Texas, Indiana, Kentucky, Tennessee, Alabama, Georgia, Carolina del Sur y Mississippi Suman en total 118 votos electorales Por su parte, Kerry tiene seguros Washington DC, y 10 estados: California, Hawai, Illinois, Vermont, New York, Rhode Island, Connecticut, Delaware, Massachussets, Maryland y el distrito de Columbia Suman 153 votos electorales Según la citada encuesta de The New York Times -cuyos resultados comparten los expertos en materia electoral y política-, Bush lleva ventaja en 10 estados que suman un total de 104 votos Los estados son Nevada, Arizona, Louisiana, Arkansas, Missouri, Wisconsin, Ohio, West Virginia, North Carolina y Virginia Kerry, por su parte, sólo tiene ventaja en tres entidades -Washington, Michigan y Maine- que suman 32 votos Así, al hacer una suma de los votos electorales "seguros" y "potenciales", ni Bush ni Kerry tienen los suficientes para ganar la Presidencia (Bush tendría 222 y Kerry 185) Por eso los nueve estados que se consideran como predominantemente indecisos pueden marcar la diferencia: juntos significan 109 votos electorales Ante esos números, Patterson concluye: "El núcleo y centro de esta elección es el retador (Kerry) Queda poco menos de un mes para el día del juicio final y las últimas dos semanas serán las más importantes en la vida del candidato demócrata Los indecisos tienen puestos sus ojos sobre él Si los decepciona, perderá Y debo reconocer que nuestra historia electoral pocas veces se equivoca: el candidato que a menos de 30 días de los comicios se mantiene al frente de las encuestas de opinión pública es, regularmente, el que sale triunfador" l

Comentarios