Señora tentación

martes, 5 de octubre de 2004
México, D F, 5 de octubre (apro)- Acostumbrados a la figura imperial del presidente de la República durante más de 70 años, de repente, a partir del 2 de julio del 2000, el panorama cambió y nos agarró desprevenidos a casi todos Digo, casi todos, porque algunos de mente más lúcida advirtieron los peligros de que Vicente Fox ganara las elecciones, pero pudo más el deseo de sacar al PRI de Los Pinos, y está bien El objetivo se cumplió Con la nueva forma de gobierno vinieron muchas sorpresas y entre ellas, la que más impacto ha tenido es la preponderancia de Marta Sahagún, cuya figura crece cada día, en la medida en que la de su esposo, el presidente Vicente Fox, decae Si bien todo mundo sabe que no se ha desenvuelto de la manera tradicional en que las esposas de otros presidentes de México lo hacían, su activismo no tuviera la menor importancia si no fuera porque algunos analistas políticos y periodistas le hicieron el caldo gordo a la señora al reparar en su figura y darle connotaciones políticas y, por consiguiente, despertaron las tentaciones de Martita La señora, que no dudo que tuviera ya en las postrimerías del sexenio de Fox en Guanajuato sus aspiraciones políticas bien definidas, se despertó un día y se enteró de que tenía, según los diarios que habrá leído, la talla suficiente para ser, ¿por qué no? presidenta de la República Tal vez se la creyó, tal vez no Nadie puede saber lo que ocurre en la mente de cada ser humano Entonces la señora, con sus tentaciones bien definidas, comenzó su activismo político para asombro de todos Sus alocuciones sobre todos los temas, sus promesas; su presencia en todo lugar y a toda hora hacían recordar tiernamente, aunque no sin indignación, a una buena mujer en busca del voto popular Con su voz cursi, a medio tono, despertaba risas y escarnios Pero la señora seguía y seguía, y mientras los partidos y los medios de comunicación pegaban el grito en el cielo La crisis de credibilidad que sufren los partidos políticos en México se convirtió en el nicho perfecto para que la señora Sahagún abonara sus tentaciones presidenciales El descontrol y debilidad que se percibe en la Presidencia fue otro factor que ayudó a que su figura creciera como la espuma Ahora que ha reanudado su activismo político, gracias a que sus tentaciones contagiaron a otras esposas de gobernantes estatales, vuelve a estar en el ojo del huracán especulativo Razones y motivos para aceptarla o rechazarla sobran, pero como todo mexicano, la señora tiene el derecho de aspirar a la Presidencia o a cualquier otro cargo de elección popular, que lo intente si quiere, que el problema es para su partido, el PAN Los blanquiazules ya decidirán qué hacen con la “esposa incómoda” para detener o impulsar sus tentaciones políticas, mientras es necesario que el país enfoque sus baterías hacia asuntos de verdad importantes Ya habrá tiempo para las frivolidades En su momento la señora tendrá que demostrar su capacidad y convencer a los panistas de que es la mejor opción No basta con ser el centro de la atención todos los días, ni ser uno de los personajes públicos más conocidos del país; tampoco basta que vuelva a aparecer en las encuestas sobre preferencias electorales para que, por arte de magia, se convierta en candidata La señora y sus tentaciones tendrán que pasar primero el filtro de los panistas doctrinarios, aquellos que privilegian los principios del partido al pragmatismo político; vencer a quienes ya han manifestado abiertamente que buscarán la candidatura (Felipe Calderón, Carlos Medina y Francisco Barrio) y pasar por encima de los intereses de grupo que existen al interior del PAN Tarea nada fácil Un buen político no se hace de la noche a la mañana Hay que dejar a la señora con sus tentaciones que siga siendo el centro de atracción; siga en los reflectores y que los medios continúen gastando tinta sobre la legalidad o la ética de su posible candidatura El tiempo pondrá las cosas en su lugar Comentarios a: jperez@procesocommx

Comentarios