Que se vaya López Obrador

viernes, 8 de octubre de 2004
México, D F, 7 de octubre (apro)- Hay que decirlo como es: Andrés Manuel López Obrador debe separarse del cargo para el que fue democráticamente electo por seis años, porque su permanencia sólo implicará más perjuicios para los capitalinos No hay que esperar a que, en la discusión sobre el paquete económico para el 2005, la mayoría que en el Congreso integran panistas y priistas cometan más atropellos contra los habitantes de la capital del país con tal de frenar a quien temen como aspirante a la Presidencia de la República A ver si así las camarillas que controlan esos partidos, entre ellos fascistas enmascarados y mafiosos --y el propio Vicente Fox--, cesan su desquite hacia una ciudadanía que los ha despreciado en las urnas y a la que pretenden, arteramente, despojar de su patrimonio con la engañifa de la descentralización educativa, la equidad y el federalismo Aquí ya no se trata de simpatías o antipatías al jefe de gobierno, sino el impacto en la operación de la capital por un recorte de 9 mil millones de pesos, equivalente a poco menos de la tercera parte del programa Oportunidades, ese con el que Fox entrega dinero en efectivo --como López Obrador-- a 25 millones de personas en pobreza extrema de todo el país Esa cantidad representa más de la mitad del presupuesto de 17 mil millones de pesos que ejercen, en conjunto, las 16 delegaciones políticas y 2 mil millones de pesos superior al presupuesto destinado a los servicios de salud capitalinos De ese tamaño es el boquete mafioso que pretende abrirse a las finanzas del Distrito Federal La equidad que invocan PRI y PAN es una falacia: el Distrito Federal aporta a la Federación aproximadamente 300 mil millones de pesos por concepto de recaudación de IVA e ISR, y sólo recibe de esa cantidad menos de 10%, aproximadamente 18 mil millones de pesos Es falso también el rechazo del Gobierno del Distrito Federal de hacerse cargo de la educación: ese fue uno de los acuerdos que establecieron, al inicio de la administración, pero fue Fox el que se echó para atrás por la negativa de su amiga Elba Esther Gordillo El temor: que los docentes capitalinos recibieran mejor trato laboral que desencadenaría la exigencia en todo el país Y en todo caso son los senadores los que tienen en sus manos una decisión que tiene que ver con la educación: la reforma política del Distrito Federal, aprobada por unanimidad en la Cámara de Diputados desde el 2001 y que permanece congelada En eso enmudecen los cómplices del PRI y del PAN El fondo es otro: buscan la vendetta y el deseo de humillación contra la ciudadanía que no vota por ellos, y explica que legisladores locales, en este caso del PRI y del PAN, convaliden el despojo del patrimonio de sus supuestos representados, quienes tienen la mala idea de apoyar a quien los gobierna La ecuación de priistas y panistas, coludidos contra el interés de los capitalinos y de todo el país --como el saqueo del Fobaproa, que no se olvida--, es simple: “Los defeños no votan por nosotros y, todavía más, apoyan a quien nos puede arrebatar el gobierno del país, entonces que paguen tamaño desafío” Pero ahora que tan de moda está la reelección de diputados, veremos cómo explican su conducta los tres únicos legisladores panistas realmente electos en el Distrito Federal: Gabriela Cuevas Barrón, Mariana Gómez del Campo y Benjamín Muciño Pérez Y falta que den la cara De los otros 13 diputados panistas que integran la Asamblea Legislativa no hay que esperar nada Incluido su coordinador, José Espina, por cierto de Puebla, donde fue afiliado a la ultraderechista Organización Nacional del Yunque, nadie los eligió Y los siete diputados priistas a nadie rendirán cuentas, porque tampoco nadie votó por ellos Su coordinador, Manuel Jiménez Guzmán, es un masón que ahora se alía con sus enemigos históricos de la extrema derecha Vaya paradoja que sólo explica la colusión contra un adversario Por eso, la separación de López Obrador de la jefatura de Gobierno debe producirse antes que se cometan más villanías: de paso permitiría su enjuiciamiento por presunto desacato a una resolución judicial, como claman los apóstoles del estado de derecho, permitiría --ojalá-- evitar se siga profundizando el encono que avivan priistas y panistas contra los habitantes del Distrito Federal La estrategia de lanzar a los habitantes de la República Mexicana contra los privilegiados “chilangos”, que tiene ribetes de exterminio étnico, viene de mucho tiempo, pero ahora se profundiza con una omisión deliberada por tramposa: en el Distrito Federal vivimos ciudadanos de todos los estados y el desprecio que se concita contra nosotros es deleznable Y sí, es bochornoso ver a diputados locales perredistas subir a la tribuna para frenar la canallada, sobre todo si al frente se pone la esposa de René Bejarano, ladrón de poca monta al lado de Carlos Salinas Tan bochornoso como cuando Fox subió a tribuna, el 10 de septiembre de 1988, con boletas electorales en forma de orejas para mofarse del presidente espurio Y es tan bochornos como cuando, el 4 de diciembre de 1997, una turba de priistas se apoderó de la tribuna para rechazar la baja del IVA de 15 a 10%, promovida por el PAN, del que ya no quiere acordarse Por eso, que López Obrador solicite licencia y vaya a la cárcel A ver si así cesan los embates contra una ciudad que acoge a todos los que venimos del interior del país Perlas de la era Fox Una de las mitades de la pareja presidencial, Marta Sahagún, no vuelve porque jamás se fue, si bien se replegó forzada por circunstancias Ahora, como toda una estadista ella, aunque llorosa, diserta sobre el derecho de las mujeres a ocupar espacios públicos Es muy claro: busca el fuero que la proteja como René Bejarano La última: qué ejemplar sanción a Guido Belsasso Inhabilitado 40 años para ocupar cargo público alguno por hacer negocios en el gobierno de Fox Una justicia tan severa debiera aplicarse a los corruptos panistas de Guanajuato Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios