Llama experto a erradicar la misoginia en América Latina

miércoles, 10 de noviembre de 2004
* La situación no cambiará mientras no se modifiquen mentalidades, acciones y predisposiciones contra la mujer, dice Daniel Cazés México, D F, 9 de noviembre (apro)- Daniel Cazés Menache, director del Centro de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias y Humanidades de la UNAM, afirmó que la actual situación en Latinoamérica no cambiará si no se elimina de ella la misoginia, que designa una conjugación de temor, rechazo y odio a las mujeres y a lo femenino; además, abarca mentalidades, acciones y predisposiciones Dijo: “En realidad, ese concepto está presente, imbuido, en todas las sociedades del mundo Se liga de manera indisoluble a la condición masculina universal, tal vez de forma más inconsciente que voluntaria Es la concepción de que ser hombre es lo mejor que les puede suceder a las personas” Señaló que “la misoginia, referida precisamente a todas las formas en que a las mujeres se les asigna de manera sutil o violenta todo lo que se considera negativo y nocivo, conforma el ambiente donde se desarrolla la cotidianidad” Dijo que es la “esfera ideológica y moral” donde se matizan los conocimientos, se elaboran y procesan los prejuicios “En ella, el pensamiento y las acciones son concebidos y puestas en marcha”, añadió Al participar en las Jornadas de los Estudios Latinoamericanos, en el marco de los 80 años de la Facultad de Filosofía y Letras, Cazés dijo: “Además, es un complejo sistema de condiciones, situaciones y circunstancias siempre dadas por sobreentendidas, como algo tan natural que no exige siquiera que se piense en ellas Es el manto cultural omnipresente e invisible que lo envuelve todo en las relaciones sociales” También dijo que es el enfoque general básico que está en cualquier punto de vista intelectual, que se expresa tan directamente como es posible, pero sobre todo a través de signos, señales y símbolos “No es casualidad o azar que las mujeres no ocupen mesas directivas o puestos de responsabilidad en los gobiernos Por ejemplo, en el ámbito mundial el número de mujeres con cargos de representación, por ejemplo legislativa, rara vez pasa del 12 por ciento en relación con los hombres, y el de aquellas que están en puestos ejecutivos constituyan el 10 por ciento”, explicó Durante la conferencia “Hacia la equidad de género en América Latina”, el especialista dijo que, para los varones, ser misóginos es algo que debemos aprender “No nacemos así, sabiendo disfrutar de los privilegios que significa ser hombres Pero, al mismo tiempo, debemos enseñarnos a demostrar que lo merecemos, y esto significa una permanente tensión: tener éxito, ser competitivos, buenos proveedores, permitir que nuestras cónyuges trabajen sólo para ayudarnos, entre otras cuestiones”, señaló

Comentarios