De cómo el PAN cuadra sus cuentas en Tijuana

lunes, 15 de noviembre de 2004
* Detalles de una conversación telefónica entre dirigentes del blanquiazul Tijuana, BC, 15 noviembre (apro) - Una denuncia por espionaje telefónico fue presentada ante la Procuraduría General de la Republica (PGR) por el presidente panista en esta ciudad, Sócrates Bastida Mientras se discute la eventualidad de anular las elecciones de Tijuana en un tribunal federal electoral, la filtración de unas grabaciones ha venido a enrarecer aún más el ambiente en esta frontera En su parte medular, las grabaciones --de casi una hora de duración-- revelan el excesivo gasto publicitario en que incurrieron los encargados de finanzas de la campaña del candidato blanquiazul, Angeles Ibarra (AI), y el coordinador Luis García (LG): AI: Tenemos un problema, Gabriela Morgado… LG: Ya sé, ya me imagino, se voló la barda AI: Sí es seguro tu teléfono, ¿verdad? LG: Sí, nadie lo tiene, me lo acaban de poner AI: Le pagó a medios, efectivo… LG: ¡Uta madre!, ¿cuánto? AI: Entonces tratamos de hacer el canje, pero lo fuerte que esté Televisa… le dio la mitad en efectivo, no sé, no sé qué tiene en la cabeza, yo no sé, de veras, yo no sé LG: Hija de su pinche madre AI: Ahorita hablamos a Televisa para tratar de hacer un canje; devuélveme, pero parece que no se va a poder, porque ese dinero, como nunca se les dijo que era un depósito, ellos lo mandan a México, pero que iban a ver; yo me estoy poniendo el huarache antes de espinarme, pensando que me van a decir que no, y te lo digo En total, a todos les pagó uno y medio LG: ¡Ay güey! AI: No me digas quién le dio el dinero porque no fui yo Voz en off: Ni yo AI: Ni Rosy tampoco, se está defendiendo aquí Yo sé, es un cuetote LG: Sí, es una bomba AI: Y medio, 500, son de Televisa LG: Y lo demás, ¿no puedes corregirlo? AI: Vamos a tratar, pues te digo, lo fuerte es ahí, es Televisa; luego está TV Azteca, con 290, que ya nos dijo que no se puede, que ellos se manejan desde México Gabriela Morgado, a quien se refieren en su conversación Ibarra y García, fue la responsable de prensa de la campaña panista, y encargada de ofrecer dinero a los periodistas a cargo de la cobertura Más adelante, en el mismo disco compacto en formato MP3 entregado en forma anónima a algunos medios, y en cuya carátula se lee “todavía viene lo mejor”, Luis García --un exfuncionario panista que resultó herido en un glúteo durante una balacera en un bar, donde un comando asesinó al exsubprocurador de Justicia del estado, Rogelio Delgado Neri, en febrero pasado-- propone a un joven empresario (AC), ser el “patrocinador” de una parte del gasto publicitario, facturándolo a su empresa AC: ¡Ah!, ¿qué onda Luis? LG: Oye, necesito hacer unos ajustes de aportaciones de dinero a las candidaturas, ya sabes a qué temas AC: Sí LG: Entonces, necesito que tú me aportes 200 mil pesos AC: ¿Yoooo? LG: Sí AC: ¡Ay güey! LG: ¿Puedes comprobármelos? AC: ¿Que yo te los aporte? LG: O sea, a ver si me entiendes el mensaje: no me los vas a dar… AC: Ajá LG: Pero vas a aparecer con esa aportación… AC: Como si yo te los patrociné… LG: Así es AC: ¡Simón! LG: ¿No hay bronca? AC: Ya qué LG: Ok, boy AC: No, ¿sabes qué?, a mi jefa… LG: ¿Pero tiene forma? AC: Tiene forma, güey LG: Es que tú sí tienes forma AC: Yo, por el negocio LG: Tú tienes negocio, tienes forma de decir que tienes negocio AC: Pero ella es ama de casa simpatizante LG: Pero no tiene la no te va a dar el monto AC: Ajá LG: 150 mil contigo, yo creo que sí te da, ¿no? AC: Yo creo que sí me da güey LG: Sí te da 150 mil AC: Sí, yo creo que sí LG: Sí, ¿no? AC: Sí sí, ora pues LG: Oscar Corona ¿qué? AC: Oscar Alberto Corona del Real Tras la revelación de las conversaciones, cada actor político vio la paja en el ojo ajeno, pues mientras los priistas destacaron la irregularidad de buscar prestanombres para mantenerse dentro de los topes fijados por el Instituto Estatal Electoral, los panistas acusaron a sus adversarios de espionaje telefónico Y mientras el presidente del PAN en Tijuana, Sócrates Bastida, anunció la interposición de una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR), aunque no sin tachar de falsas dichas grabaciones, el alcalde electo, Jorge Hank, tachó “de mal gusto” la intromisión en la vida interna de los partidos políticos Con aplomo, en entrevista Hank Rhon dijo que esta situación es una intromisión a aspectos internos de cada partido, cuando que las instancias encargadas de revisión de gastos "están trabajando en este aspecto" Pero el riesgo del espionaje telefónico ya pendía sobre funcionarios y dirigentes panistas, y cuando corrió la versión de que Jorge Hank había invertido una millonaria suma en la compra de un sofisticado equipo de intercepción, algunos funcionarios, como el director de Informática del gobierno municipal, Rogelio Carranza, ordenaron una revisión de sus oficinas

Comentarios