Abogados de Ahumada se desmarcan del caso León

martes, 16 de noviembre de 2004
* El empresario de origen argentino nos traicionó, revelan Amado Anaya y Cristina Padilla León, Gto , 15 de noviembre (apro)- Carlos Ahumada se quedó solo frente a la recta final de su litigio contra Roberto Zermeño por la propiedad del club y equipo de futbol León, y también sin dos voceros hasta ahora muy importantes ante el silencio que ha mantenido ?por o contra su voluntad-- desde que está preso en la Ciudad de México Sus abogados leoneses Amado Anaya y Cristina Padilla renunciaron a llevar el caso Y lo hicieron después de haber sido traicionados por el propio Ahumada Aunque le notificaron formalmente el fin de su relación profesional desde el 22 de octubre, mantuvieron silencio Y no fue sino hasta el jueves anterior en que el mismo Roberto Zermeño lo hizo público, al ventilar la trampa de Ahumada Este pretendió terminar el litigio utilizando un poder irrevocable que Zermeño le otorgó desde la compraventa del León para hacer negociaciones relacionadas con el equipo y el club Es decir, desistirse de la demanda contra él mismo, utilizando el nombre de Zermeño mediante un poder notarial que tiene un propósito muy diferente En entrevista con Proceso, Cristina Padilla describió a Ahumada como "una persona muy agobiada por todos sus problemas; que necesita tiempo y buenos consejeros Y no me refiero a Ceci, su esposa, sino a otras personas que no lo están aconsejando bien, que le están llenando la cabeza de cosas negativas Es una persona que me da tristeza por lo que está viviendo Lo he visitado y sé la situación que está pasando ahí adentro (del penal) No le deseo que le vaya mal" El empresario de origen argentino recibió la notificación de los abogados ?que le hicieron vía telefónica-- con enojo "Estaba contrariado, aunque no sé qué esperaba, si nos conoce perfectamente bien Tuvo mucho tiempo antes que se le vinieran los problemas que tiene ahora para conocernos, porque si algo tenía él bueno, era que conocía perfectamente a la persona con la que estaba tratando, sabía que nosotros no nos prestaríamos a ningún acto indebido" Un lacónico "muy bien, que te vaya muy bien", fue la respuesta del empresario encarcelado al aviso de los abogados leoneses Ahumada "creyó que pasaría por encima de nosotros", dice Padilla "Y que no iba a pasar nada" A pesar de esta ruptura, la abogada está convencida que el equipo y el club León le pertenecen y deben ser de Carlos Ahumada, y no de Roberto Zermeño Y aun cuando lamenta que Ahumada haya utilizado un recurso indebido, lo sigue viendo entrampado en una situación que tiene nombre y apellido: Andrés Manuel López Obrador "López Obrador está cada día más metido en una situación en que se está viendo cada día peor No merece estar en donde está México no se merece un posible presidente como ése; podría resultar efectivamente como un (Fidel) Castro o un (Hugo) Chávez; ha demostrado que para él las leyes o la Suprema Corte están donde él las pueda manipular Espero que desaparezca de la escena pública, y que sea muy pronto" Y ¿René Bejarano?: "Es un chivo expiatorio; todos lo sabemos El no ha abierto la boca para decir quién lo mandó, porque sabe que perdió su libertad, pero no su vida, y que tiene familia afuera" Sin mostrar dudas, la abogada asegura que de parte de Bejarano no surgirán grandes relevaciones en videos, porque es una pieza de ajedrez que se puede tumbar muy fácilmente, si López Obrador quiere "Bejarano no debe ser tan importante para los mexicanos El sólo busca protegerse" Para los abogados Anaya y Padilla, el caso Ahumada les abrió las puertas para la fama pública, e importantes clientes E incluso, Cristina Padilla piensa ya en la posibilidad de participar en la política "México no ha visto todavía actuar a todos sus habitantes; habemos gentes que creemos que podemos hacer cosas buenas e importantes, sacar adelante proyectos, y que jamás apareceríamos en un video por dar dinero o recibir dinero" Se hunde en el lodo Los abogados Amaya y Padilla se enteraron de la existencia de los tres poderes otorgados por Zermeño a su cliente Carlos Ahumada hasta hace muy poco, ya en la etapa final del pleito que ambos sostienen por la propiedad del Club León, luego que Zermeño acusó al empresario constructor de no haberle pagado la cantidad acordada en la compraventa "Nos mostró uno, y ni siquiera hacía falta que los conociéramos, no los hubiéramos necesitado de todos modos" Pero Ahumada se impacientó, no quiso esperarse a la sentencia del magistrado y decidió utilizar uno de ellos, mañosamente Al negarse la pareja a emplear este recurso, Ahumada lo envió mediante otro abogado "No fue Juan Collado, porque yo hablé con él y sé que no tuvo nada qué ver Pero el abogado que vino a presentar este desistimiento con el poder firmado por Zermeño lo hizo mal", confió Cristina Padilla a la reportera "Fue una manera tramposa de querer terminar el proceso", que ha sido, según expresó Padilla a nombre de ella y su esposo y compañero de despacho, "uno de los más difíciles que hemos tenido", no solamente por el nombre y los múltiples conflictos políticos y legales que enfrenta su ahora excliente, y por la presencia permanente en los medios de comunicación, sino por lo conflictivo de llevar un caso con Ahumada prácticamente aislado, primero en Cuba y después en la cárdel "Fue muy difícil llevar el papeleo, las decisiones; casi lo hicimos de manera unilateral porque no hubo manera de obtener muchos documentos, por su situación en Cuba y luego aquí" --¿Qué hubiera pasado si hubieran aceptado utilizar el poder de Zermeño? --Estaba en contra de lo que pensamos y de lo que nos enseñaron Un poder se otorga para un fin muy específico, y cuando Zermeño se lo dio a Ahumada durante la compraventa, ellos estaban en buenos términos, si bien no eran amigos Pero ahora que el señor, desesperado, y en su agobio por estar donde está, decide utilizarlo para un fin diferente; nos damos cuenta de que no sólo es jurídica y moralmente indebido, sino que también puede tener repercusiones penales que nos hubieran alcanzado también a nosotros "Esas cosas no se hacen, simplemente", opinó la abogada "Ahumada ha tenido muchos problemas con la justicia por hacer cosas que no debió haber hecho, y nosotros no tenemos por qué ser partícipes Mientras nos dejó hacer nuestro trabajo, no hubo ningún problema Pero en el momento en que quiso hacer las cosas de otra manera, ahí está nuestra renuncia" Cartas marcadas Cercana a Cecilia Gurza, con quien entabló una relación de amistad, la abogada Padilla habló acerca de las cartas que presuntamente Rosario Robles le escribió a Carlos Ahumada, y que fueron difundidas por René Bejarano como parte de su defensa en el juicio de desafuero que finalmente lo llevó a ser detenido "Hubo una amistad, yo considero que la hay, porque muchas veces Cecilia llegó a llorar conmigo por lo que estaba pasando, y yo a abrazarla para que pudiera sentir un poco de consuelo Esa amistad sigue, por lo menos en mi persona? Es difícil hablar de eso (las cartas de Rosario Robles) Sé que Cecilia está ahí para apoyar a su esposo, que es una situación cada día más difícil y agobiante para ella No tiene nada de qué arrepentirse, porque las malas acciones fueron de otras personas, no de ella Sigue ahí porque tiene hijos y un esposo que está dependiendo de ella casi al cien por ciento; es una mujer fuerte y honesta, que le está echando la mano porque no es el momento para hacer otras cosas?" Y mientras tanto, el pleito legal con Roberto Zermeño por el equipo y el Club León está a punto de terminar Los exabogados de Ahumada creen que finalmente el uso que éste le dio a los poderes no surtió efecto "porque ya hubiera surgido algo" Y aseguran que si el caso se resuelve a favor de Ahumada, "ahí se refleja nuestro trabajo, porque nosotros trabajamos mucho, creímos en esta causa y seguimos creyendo que el equipo es de Ahumada, no de Zermeño" Pero si se pierde, "entonces habrá influido negativamente el recurso utilizado por Carlos Ahumada" Los exdefensores de Ahumada sostienen que el caso contra Zermeño fue llevado por ellos limpiamente, sin intervenciones de otra índole ni acciones indebidas "Llegamos hasta la última instancia y nos íbamos a atener a la sentencia del magistrado Pero él decidió hacer las cosas de otra manera, y manchó el asunto Entonces nos desanimamos; hubiera sido fácil quedarnos callados y cobrar honorarios cuantiosos, pero preferimos retirarnos" --¿Cree que fue un acto de desesperación de Carlos Ahumada? ?se le preguntó a Cristina Padilla "No lo sentí como que estuviera desesperado El día que lo fuimos a ver al reclusorio ?el 18 de octubre-- sentí que era un manejo más de los que él hace o quería hacer"

Comentarios