Universidad de Colima, sucesión caliente

viernes, 19 de noviembre de 2004
* El proceso culminará este viernes con la designación de un personaje cercano a Carlos Salazar, estiman investigadores Colima, Col , 18 de noviembre (apro)- Considerado el puesto público más importante en el estado después de la gubernatura, la rectoría de la Universidad de Colima –cuna política del exgobernador Fernando Moreno Peña-- se encuentra en juego Cuando faltan dos meses y medio para el cambio de mando, y luego de que en las últimas semanas se generó una fuerte efervescencia política en torno a la sucesión, el rector saliente, Carlos Salazar Silva, anunció el lunes el inicio formal del proceso de elección del nuevo dirigente universitario, cuya identidad podría conocerse a más tardar este viernes La celeridad del procedimiento, en el que prácticamente no habrá espacio para que la comunidad universitaria escuche las propuestas de los aspirantes, ha sido interpretada por sectores académicos como una estrategia del grupo que domina a la institución educativa para evitar que el proceso se salga de su control Hasta ahora, y a pesar de que Carlos Salazar había insistido en que todavía no eran “los tiempos” para hablar de la sucesión, cuatro personajes han expresado su intención de buscar la rectoría: Gustavo Ceballos Llerenas, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC); Jesús Muñiz Murguía, coordinador general de Investigación Científica; Miguel Ángel Aguayo López, secretario general de la casa de estudios, y Carlos Moisés Hernández Suárez, director de la Facultad de Ciencias, mientras que otro que ha sido mencionado, aunque no se ha pronunciado al respecto, es el director general de Educación Superior, Ramón Cedillo Nakay Manuel Salvador González Villa, profesor investigador de la Facultad de Ciencias Políticas, considera “explicable” el hecho de que el rector Salazar Silva haya decidido adelantar el proceso, para poder influir en la designación de su sucesor, pues ya eran “contraproducentes” para él las manifestaciones de sectores que pugnaban por el secreto del voto en el Consejo Universitario y por la inclusión de representantes de los postgrados en ese cuerpo colegiado, entre otras cosas “La idea en el fondo –dice-- es imponer al siguiente rector, ya que si fuera otra la intención no habría por qué apresurar las cosas; es decir, hay tiempo todavía y la mayoría de los universitarios esperábamos que todo esto se decidiera en diciembre o enero” De acuerdo con González Villa, ante los intereses que existen por la “buena cantidad” de recursos públicos que maneja la institución, Carlos Salazar buscaría dejar en su lugar a “alguien que le garantice continuidad en el proyecto y que le cuide las espaldas”, por lo que “la persona idónea sería uno de los miembros de su estrecho círculo de colaboradores, como el secretario general de la Universidad, Miguel Ángel Aguayo López” A juicio del investigador, aunque también es mencionado Cedillo Nakay, la ventaja de Aguayo López radica en que tiene más de doce años trabajando cerca del rector y en los últimos años fue colocado en el puesto que actualmente ocupa Salvador González no descarta que en la elección de rector intervenga también el exgobernador Fernando Moreno Peña, quien por el amplio poder que sigue manteniendo en el estado “tendría que ser consultado y considerado su punto de vista, igual que la opinión del actual gobernador, Gustavo Vázquez Montes” Abunda: “Aunque en última instancia el rector tome la decisión sobre quién lo sucederá, tiene que consultar, tiene que considerar opiniones diversas para que el próximo rector tenga menores conflictos” --En ese contexto, ¿podría decirse que el Consejo Universitario no tendrá el papel decisorio que debería tener en una sucesión rectoral? --Así es Sigue pesando mucho la línea que se marca desde la rectoría En ese sentido la Universidad de Colima está muy lejos de tener un ambiente democrático, ya que por inercia, por tradición y por esa circunstancia de que el Consejo no ha tenido un papel activo, mucho tendrá que ver lo que el rector decida La debilidad y sometimiento del Consejo Universitario, integrado por más de 300 maestros, estudiantes y directivos de la institución, obedece al hecho de que la mayor parte de los maestros de bachillerato se encuentran en una situación de indefinición laboral, además de que en esa etapa “muchos alumnos no tienen todavía un nivel de conciencia y de participación activa sobre quién deben dirigir los destinos de la universidad; eso tiene mucho que ver y por donde quiera que lo veamos el rector tiene una ventaja estratégica incluso al nivel de facultades, donde los directores, por haber sido designados por él, están obligados a garantizarle votos a favor del candidato que él proponga” A su vez, Ricardo Navarro Polanco, investigador del Centro Universitario de Investigaciones Biomédicas (CUIB), considera difícil explicar las razones que orillaron al rector a anticipar la sucesión y eso “solamente él puede responderlo” Navarro, quien se ha pronunciado públicamente a favor de la candidatura de Jesús Muñiz Murguía, dice que “lo que se debería esperar es un proceso realmente transparente, en el que los universitarios no dejáramos ninguna duda de que se pueden hacer las cosas de manera adecuada, clara y abierta; idealmente es lo que yo esperaría, pero la última palabra la tiene el Consejo Universitario” Considera lamentable que los posgrados no tengan representación en el Consejo, pues el espíritu de la Ley Orgánica actual dice que todos los sectores de la universidad deben estar representados “Mucho ayudaría –expresa-- que la votación se hiciera de manera secreta, que se pusiera una urna y que la gente depositara su voto, y esto garantizaría la limpieza de la elección, por las especulaciones de que habrá presiones --¿Cree que haya riesgo de que se dé línea para entre los miembros del Consejo para votar por alguien en particular? --No sé qué tanto pueda influir alguien en particular y de qué manera se pueda hacer Espero yo que esos tiempos ya no estén presentes A mí lo que me dice la expresión de los aspirantes es un indicativo de que las cosas pueden ser diferentes Yo al menos, como idea, espero que los concejales emitan su voluntad sin ningún tipo de presión Difícilmente creo que la haya, porque habrá mucha vigilancia de la sociedad y de los medios Por su parte, el rector Carlos Salazar el lunes pasado dio prácticamente el “banderazo de salida” para la sucesión, luego de anunciar la convocatoria a una sesión extraordinaria del Consejo Universitario, en la que someterá a votación una lista de diez candidatos a formar parte de la Junta de Auscultación Electoral Universitaria Una vez aprobada, la lista será enviada al gobernador del estado para que éste seleccione a cinco de sus integrantes y la regrese al Consejo Universitario, que integrará a los representantes de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) y el SUTUC Los 7 miembros de la Junta de Auscultación tendrán como tarea presentar al Consejo la terna de la que será elegido el nuevo rector Cuestionado en torno a si el proceso de sucesión se le había salido de control, Salazar Silva respondió: “Nunca consideré, como rector, que debería tener el control de las decisiones académicas al interior de la Universidad, ni tampoco que esto mermara el reconocimiento a la autoridad universitaria” En relación con el adelanto de los tiempos, dijo que nunca consideró pertinente esperarse al último día y comentó que por el periodo vacacional de la segunda quincena de diciembre y el cambio de semestre en enero, podría haber dificultades para reunir el Consejo Universitario Indicó que quien aspire a sucederlo deberá ser un universitario en activo comprometido con la institución, que trabaje en proyectos universitarios, con una visión universitaria de largo aliento y conocedor de los problemas de la Universidad en el ámbito académico, cultural, de investigación científica y de difusión Los candidatos, reiteró, serán profesores y trabajadores universitarios en activo y, en los hechos, descartó las posibilidades del actual secretario de Educación, Carlos Flores Dueñas, y del director del Hospital Regional Universitario: “La gente que durante uno, dos, tres, cinco años o más se han retirado de la Universidad, se ha retirado del conocimiento de la problemática de la Universidad, y los universitarios no vamos a permitir que alguien que desconoce el trabajo de la vida institucional asuma un encargo de tanta responsabilidad como el de ser rector” Negó que el exgobernador y exrector Fernando Moreno Peña vaya a tener algún tipo de influencia dentro de la decisión del nuevo rector: “El es un universitario distinguido, pero en este proceso no tiene una participación directa”

Comentarios