Armas del gobierno en la matanza de 26 indígenas de Oaxaca

martes, 2 de noviembre de 2004
* Indagatorias de la PGR en torno a la ejecución en Agua Fría, en mayo del 2002 México, DF, 1 de noviembre (apro) - La Procuraduría General de la República (PGR) investiga la existencia de dos armas propiedad del gobierno del estado en torno a la ejecución de 26 indígenas de Santiago Xochiltepec, el 31 de mayo del 2002 El caso no está cerrado Por el contrario, la averiguación previa OAX/I/91/2002, iniciada por el Ministerio Público de la Federación, revela que, entre las armas decomisadas a los supuestos responsables de la matanza, existen dos que son propiedad del gobierno del estado, asignadas a la dirección general de Seguridad Pública Según consta en el Registro Federal de Armas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de fecha 27 de febrero del 2002, el teniente de navío, José Manuel Vera Salinas, en ese tiempo director estatal de Seguridad Pública, firmó un documento del registro de datos que amparan 120 armas, entre las que se encuentran la carabina AR15A2, calibre 223, marca Colt, modelo R61520, semiautomática, matrícula GCO22444; así como la carabina AR-15A2, calibre 0223 (556mm), marca Colt, modelo AR6520, matrícula LGC00755 Esta información fue requerida por la PGR al entonces director de Seguridad Pública, a fin de que explicara si dichas armas correspondían a su arsenal Y en caso afirmativo, le pidieron remitir la copia certificada del registro de ambas carabinas, así como informar quién las tenía bajo resguardo, o el lugar donde se encontraban asignadas, ya que éstas fueron decomisadas a quienes supuestamente ejecutaron a pobladores de Agua Fría A dos años cinco meses de la matanza de Agua Fría (31 de mayo del 2002), este giro en el caso de la Sierra Sur vuelve a generar sospecha e incertidumbre Por lo pronto, familiares de los 26 indígenas ejecutados exigen justicia, al no estar convencidos de lo que resolvió la Procuraduría local, ya que de las detenciones que realizó, sólo tres personas permanecen recluidas, debido a que el resto salió libre porque falta de méritos La organización Acción de Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT-Oaxaca), no sólo denunció en reiteradas ocasiones que los detenidos de Santo Domingo Teojomulco, acusados de ser los responsables de la matanza de Agua Fría, eran chivos expiatorios, pues detectaron una serie de irregularidades en la integración de las averiguaciones; además, dos defensores de derechos humanos fueron amenazados y hostigados presuntamente por los propios cuerpos policiacos De igual forma, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reveló en su oportunidad que la matanza pudo haberse evitado si el gobierno hubiera atendido los reclamos de seguridad, sin embargo, hubo caso omiso y ahí están los resultados En el documento de la CNDH se destacó que pese a existir escritos fechados desde mayo del 2001 y hasta 20 días antes de la matanza, en que se solicitó en reiteradas ocasiones la presencia de los cuerpos de seguridad, ante el temor de “una invasión armada”, poco o nada se hizo Muestra de ello es que con todo y el “acuerdo de paz” que firmaron --el 11 de marzo del 2002-- las comunidades en conflicto y el gobierno del estado, se desató la matanza --el 31 de mayo-- de 26 indígenas de Santiago Xochiltepec, precisamente en el paraje Agua Fría, ubicado en la Sierra Sur

Comentarios