Hanal Pixan, tradición sin esencia

martes, 2 de noviembre de 2004
* La celebración de los Fieles Difuntos en Yucatán ha perdido su misticismo por la comercialización y al folclorismo, dicen expertos Mérida, Yuc , 1 de noviembre (apro)- En medio del sincretismo religioso y tradiciones hedonistas como el halloween, las celebraciones de los Fieles Difuntos que en Yucatán adoptaron el nombre de Hanal Pixan --o “comida de ánimas” para una mejor comercialización--, un rito que se resiste a morir entre los mayas de Yucatán Aunque en la zona urbana la celebración del día de muertos tiene más tintes comerciales que religiosos, el Hanal Pixan es la festividad que recuerda la convivencia entre vivos y muertos, ya sin el misticismo que caracterizó a esa tradición en los antiguos mayas que siempre la mantuvieron en la intimidad de su familia Hoy el Hanal Pixán según el antropólogo de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Román Robertos Moguel, se ha convertido en el Yucatán curiouss El investigador que también ha desarrollado estudios sobre el calendario maya, que demuestran algunas inconsistencias en su interpretación, asegura que la tradición de los Fieles Difuntos (como le llamaban los mayas) no solamente ha perdido su verdadera esencia, sino que se ha convertido en un folclorismo enfocado más al espectáculo con fines de comercialización Una muestra de ello son los espectáculos artísticos que se realizan en estas fechas para “vender” el concepto de Hanal Pixán En Mérida desde el fin de semana dependencias y diversas instituciones participaron en una”muestra de altares” en la Plaza Grande de Mérida, amenizada con conjuntos musicales, cuya finalidad, según los organizadores, es promocionar la preservación de esta tradición Sin embargo, para Robertos Moguel, estas acciones reflejan un sentido más comercial, similar a los que se presentan en zonas arqueológicas como Chichón Itzá, Uxmal y, recientemente, en Izamal, con espectáculos de luz y sonidos para atraer a más visitantes Para el catedrático de la UADY, Irving Berlín Billafaña, aunque el deterioro y pérdida de esencia en las tradiciones es, hasta cierto punto normal, en Yucatán se observa una suplantación de muchas de esas tradiciones mayas por prácticas hedonistas, producto de la modernidad Expone que la tradición maya de los Fieles Difuntos dejó de convertirse en un ritual religioso para convertirlo en un ritual profano, que no sólo minimiza el sentido de la muerte como la concebían los mayas, sino que hasta ridiculiza esa costumbre Cita como ejemplo la elaboración de los “pibes” (tamales grandes rellenos de carne que tradicionalmente son cocidos como “enterrados”), que en estas fechas todas las panaderías de la ciudad los ofrecen a todo público “Esto refleja –dice-- que la tradición cada día pierde más contenido ritual, donde la comercialización usa a la tradición para sus fines En este caso, vemos que la comida, que es el principal símbolo de la celebración maya, ha perdido la religiosidad que caracterizó esa tradición popular “Con esto –concluye--, en Yucatán, el culto a la muerte se vive de diferente manera entre las clases sociales, alejado del verdadero origen que tuvieron los antiguos mayas” La celebración es diferente a la del resto de la República; incluso, hay quienes sostienen que de todo el mundo: Inicia el primero de noviembre, que es el día de Todos los Santos, dedicado a los (los niños muertos) El 2, de los Muertos Adultos, la celebración prevé la elaboración de exquisitos platillos, como pavo en relleno negro, pavo en escabeche, etcétera También se elaboran tortas de maíz envueltas en hojas de plátano --como tamales--, cocidas en un gran hoyo bajo de la tierra, de ahí se deriva el nombre de "pibil-pollos" Altares adornados con veladoras, fotografías, dulces y artículos que recuerdan al difunto, conforman el escenario de miles de casas, donde celebran el Día de los Fieles Difuntos Las viandas pasan toda la noche del 1 y 2 de noviembre en esos pequeños altares o debajo de los árboles Y cuando las almas de los difuntos "han tomado la gracia" (su esencia), los familiares meriendan los "mucbilpollos", y bebidas, entre las que se encuentra el atole y el "balché" (bebida embriagante), para concluir así una etapa de la celebración del Día de Muertos en Yucatán

Comentarios