Capitán Sky y el mundo del mañana

lunes, 22 de noviembre de 2004
México, D F, 22 de noviembre (apro)- Con todo y su adorable reparto, su ambientación y efectos especiales sorprendentes, la cinta Capitán Sky y el mundo del mañana, de Kerry Conran, deja mucho que desear debido a una construcción dramática débil La trama es muy sencilla: un villano trata de apoderarse del mundo por medio de enormes robots, y para detenerlo se encuentra el Capitán Sky (Jude Law), un experimentado piloto que lucha por la verdad y la justicia; una bella e intrépida reportera (Gwyneth Paltrow), llamada Polly; una piloto muy ruda, miembro del escuadrón que comanda Capitán Sky, papel interpretado por Angelina Jolie Todo comienza con la desaparición de importantes científicos y unos robots gigantescos atacando Manhattan, aunque luego se sabe que lo hicieron en diversas partes del mundo Así pues, Capitán Sky y compañía se lanzan a una ventura, a veces del tipo de Indiana Jones, con la intención de sabotear los planes del malvado Dr Totenkopf, interpretado por el desaparecido Sr Laurence Olivier, quien vuelve a la vida gracias a la magia de la tecnología El encanto visual consiste en la ambientación de la cinta: la historia se desarrolla en Manhattan de finales de los 30 —no se habla de nazis pero sí de la Primera Guerra Mundial—, en un entorno un poco oscuro (a veces nos recuerda a Blade Runner), con un velo sepia que nos hace sentir que miramos una foto vieja, y con elementos de ciencia ficción de viejas películas (Metrópolis de Fritz Lang es un buen referente) Para la creación de dichos escenarios, los actores estuvieron actuando la mayor parte del tiempo enfrente de una pantalla azul, sobre la que posteriormente se pondrían las locaciones de manera digital Los personajes son unidimensionales, lo cual no hace que la trama sea más interesante, sino al contrario; la mayor parte del tiempo la historia es bastante predecible

Comentarios