Sudamérica: Optimismo con ojos rasgados

lunes, 22 de noviembre de 2004
Buenos Aires (apro) - El cono sur de América Latina tiene hoy los ojos rasgados de optimismo Con una maleta llena de promesas de inversiones por 100000 millones de dólares para los próximos 10 años, el presidente chino, Hu Jintao, desparramó acuerdos y cartas de intenciones con las economías más grandes de la región --Brasil, Argentina y Chile--, donde asentó una “cabecera de playa” que promueve una asociación estratégica a mediano y largo plazo “Es una larga marcha que empieza por un primer paso”, dijo en entrevista con Apro el exviceministro de Economía argentino, Eduardo Curia, parafraseando a Mao Tse Tung En Argentina, en especial, la llegada de Hu al país fue precedida por alardosos anuncios previos que hablaban de un acuerdo histórico que haría al país saltar la Gran Muralla en busca de su siempre postergado sueño de grandeza “Si se da el acuerdo, colgarán mi foto al lado de la de (José de) San Martín”, el “Padre de la Patria”, aseguran funcionarios que dijo el presidente Néstor Kirchner a medida que la avalancha china se acercaba a Buenos Aires “Digamos mejor que este acuerdo puede estar acercando su foto a la de San Martín”, ironizó Curia, para quien “no se puede dejar de destacar la importancia” del primer paso dado por ambos países, aunque los convenios bilaterales desataron no pocas críticas de empresarios y sindicalistas China dejó de ser para la región ese país exótico y en vías de desarrollo con el cual los intercambios bilaterales se circunscribían a un puñado de productos Hoy, la de China es la economía con mayor vitalidad en el mundo y un mercado ávido por adquirir, sobre todo, los alimentos que produce esta rica zona agrícola ganadera de América Latina, en especial soja “Las inversiones del último año fueron de 1600 millones de dólares, aunque consideradas las inversiones financieras totalizaron 4000 millones Esa cifra irá a 100000 millones” en la próxima década La cooperación mutua de China con América Latina y el Caribe pasa por una oportunidad histórica sin precedentes”, dijo Hu en Brasilia, en su primera escala de una gira que lo llevó, además, a Buenos Aires y Santiago de Chile –donde asistía a la cumbre de la cuenca Asia-Pacífico (APEC)-- y que prevé concluir en Cuba En Brasil, Hu cerró tres ambiciosos acuerdos por los cuales Pekín abrirá su mercado a las exportaciones brasileñas de carne bovina y de pollos, y concedió al país –así como a Argentina-- el estatus de “destino turístico aprobado” para los nuevos ricos chinos, estimados en un puñado de millones China quiere que Brasil, así como su vecina Argentina, se transforme en su propia fuente de granos y en un importante proveedor de minerales, como hierro y acero Pekín invertirá, además, en puertos y vías férreas brasileñas para asegurarse que recibirá estos productos Según el ministro de Comercio brasileño, Luis Furlan, las inversiones chinas en su país llegarán a los 10000 millones de dólares en los próximos dos años Cuento chino En las últimas semanas el gobierno argentino se encargó de desparramar en los medios que Kirchner estaba a un paso de anunciar algo que cambiaría para siempre el destino de los argentinos Se habló, incluso, de que China se haría cargo de la deuda argentina ante los organismos internacionales, pero este “mega-anuncio”, como se le bautizó, terminó siendo en realidad un “cuento chino” Finalmente, el gobierno tuvo que bajar la cabeza cuando los propios funcionarios asiáticos minimizaron los alcances de los acuerdos, aunque en medios oficiales no se escondía el optimismo que genera en el gobierno la asociación comercial con Pekín En concreto, ambos países diagraman inversiones ferroviarias por 8000 millones de dólares; discuten la construcción de 300000 viviendas en cinco años con una inversión mínima de 6000 millones de dólares, y analizan la exploración petrolera off shore por un monto de inversión no menor a 5000 millones Además, se estudia la integración de una empresa aeroespacial que demandará 260 millones de dólares en proyectos, y planes en telecomunicaciones por otros 450 millones En total, son 19970 millones de dólares de inversiones en un país que, aun hoy, lucha por salir del default de su deuda privada estimada en unos 80000 millones de dólares A cambio, China se llevó en sus maletas el reconocimiento de la región a su país como una economía de libre mercado, lo que en la práctica significa regir las relaciones económicas en el marco de las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) De esta manera, la región perderá herramientas para trabar las importaciones a precios subsidiados desde China, lo que derivó en un coro de críticas de empresarios y sindicalistas China se lleva así tres nuevos votos cruciales para que la OMC la reconozca como una economía de mercado, ya que el organismo aceptó su ingreso en la cumbre de Doha, en el 2001, pero como una “economía en transición” De esta manera, los países desarrollados pueden protegerse de las exportaciones chinas con salvaguardas especiales contra eventuales prácticas de dumping (subsidios) China quiere terminar con esta situación y sumó nuevos aliados en Sudamérica, a cambio de inversiones, para lograr su propósito, vital para mantener un crecimiento sostenido a futuro Pero en Argentina esta situación causó un mar de polvareda “Las empresas argentinas tendrán toda la protección necesaria”, dijo Kirchner para calmar los ánimos Si bien la Unión Industrial Argentina (UIA), la principal central empresaria del país, dijo que “es prematuro hablar ahora de los perjuicios” de esa medida, la Cámara de la Industria del Calzado advirtió que el acuerdo con China “perjudicará seriamente a la producción local” También la Confederación General de Trabajadores (CGT), la principal del país, dijo que el convenio “puede ahogar la reactivación” industrial de “aquellos sectores perjudicados por la apertura económica de la década del 90” En concreto, los empresarios y sindicalistas temen una invasión de productos chinos a bajo costo, subsidiados por Pekín, que termine de aplastar la golpeada industria argentina y genere una nueva ola de despidos cuando la desocupación llega hoy al 13 por ciento Cobre chileno También en Chile, uno de los principales productores de cobre del mundo, Hu dejó su huella En concreto, su visita selló el abastecimiento a su país del cobre chileno Con los nuevos acuerdos, busca aumentar el consumo anual de las actuales 3,4 toneladas anuales a 6 toneladas en los próximos seis años Para ello ambos países respaldaron un acuerdo suscripto entre las empresas estatales Codelco, de Chile, y Minmetral, de China Este convenio no sólo asegurará a China el abastecimiento de cobre que necesita el país, sino que a Chile le significará unos 2000 millones de dólares en inversión para proyectos mineros Ambos países, además, acordaron liberar el acceso al mercado chino a productos agrícolas chilenos, como uvas, mientras que Chile recibirá frutos exóticos de su socio comercial Perú, al igual que Chile, un país asociado al Mercado Común del Sur (Mercosur), no quiere quedarse fuera de la ofensiva china en la región Su presidente Alejandro Toledo dijo que su país trabaja actualmente para convertirse en “país de destino turístico aprobado”, como Argentina y Brasil Perú y China negocian al mismo tiempo un tratado de libre comercio bilateral Hu se llevó así a Pekín lo que vino a buscar: selló un acuerdo global con las principales economías del cono sur sudamericano, considerado el “granero” del futuro y donde se levanta una de las zonas más importantes de cultivos de soja del mundo, un grano vital en la mesa de 1200 millones de chinos El expremier chino “Deng Xiaoping decía que el siglo XXI sería el siglo de América latina y el Pacífico Por eso ambas partes deben aprovechar para avanzar en conjunto”, dijo Hu durante su gira regional Para el viceministro de Economía argentino, Eduardo Curia, el acuerdo con China “parece ser fuerte en el marco general Pero por supuesto –concluyó su diálogo con Apro-- da la impresión de que es un asunto que es una larga marcha que empieza por un primer paso”

Comentarios