Pobreza y violencia, signo en San Lorenzo, Oaxaca

viernes, 26 de noviembre de 2004
* Tan sólo en el último mes han fallecido cuatro menores por causa de la anemia San Lorenzo Texmelucan, Oax , 25 de noviembre (apro)- El temor como la pobreza consume a este pueblo zapoteco que prácticamente vive en un estado de guerra Y es que aquí la gente si no se muere “de un plomazo”, fallece de “desnutrición, de anemia, de hambre” Así lo reconoció el secretario municipal Joaquín Marcial Martínez, quien aseguró que el deceso de Cirilo Jiménez Ramírez ya no les asombra, como tampoco les sorprende que los niños se mueran por desnutrición Tan sólo en el último mes han fallecido cuatro menores por esta causa Además, debido a la psicosis de violencia en que viven, mencionó que desde hace dos meses que se reanudaron las hostilidades con sus vecinos de Santo Domingo Teojomulco, casi un centenar de indígenas zapotecos abandonan todas las noches sus viviendas y se desplazan al corredor del palacio municipal, a fin de refugiarse ante el temor de otro ataque armado Pero además se quejó: “El gobierno no nos hace caso, como somos indígenas y como ellos hablan español, siempre les hace caso más a los españoles mestizos y por eso no se aplica la justicia” Insistió en que como son indígenas zapotecos no les hacen caso, ya que todos los años denuncian los constantes ataques armados y no se aplica la justicia, hay muertos y no hay detenidos; hay heridos y no hay detenidos; hay armas y no se sabe de dónde las traen; hay incendios provocados, destrucción de cultivos y robo de ganado y no hay ningún preso Toda esta impunidad, reveló, no sólo es resultado de la incapacidad gubernamental para aplicar la justicia, sino que tiene que ver con la forma de realizar las investigaciones, porque las autoridades ministeriales les piden proporcionar nombres, complexiones, tipos de armas y casi realizar la detención de sus agresores Entonces, abundó, “es difícil para nosotros porque si somos enemigos (Texmelucan y Teojomulco), nos dicen: ‘cómo se llaman (los agresores), y cómo los vamos a conocer si somos enemigos’” De igual forma les preguntan: “Si es barbón (el agresor), viejo o de cuántos años, (pero) si son nuestros enemigos, cómo vamos a saber y qué se van a enseñar ellos, están ocultos; ahora, para denunciar los destrozos nos preguntan, y ‘cómo se llaman, cómo saben que son ellos’, pues aquí no tenemos más enemigos que los de Teojomulco”, responden Marcial Martínez recordó que desde 1945 los ha carcomido la angustia porque de ese tiempo a la fecha, los de Teojomulco les han matado a unos 150 indígenas zapotecos y las balaceras no cesan Ahí donde la justicia como el pueblo están olvidados, el temor es su principal acompañante Hasta la Policía Preventiva tiembla apenas se escuchan los balazos, y es que también son seres humanos, continúo con su relato el secretario municipal Mencionó que desde el mes de octubre “no podemos salir ni pueden ir a pastorear nuestros animalitos” De ahí que, pidió “a las autoridades, al gobernador, que le den una cantidad de recursos a ellos (los de Teojomulco), y que nos dejen nuestras tierras (unas 6 mil hectáreas)” Destacó que el origen de este conflicto es agrario, y explicó: “Nosotros somos naturales de esta tierra, somos indígenas, hablamos zapoteco, y ellos son exploradores de minas que se establecieron ahí y, aunque al inicio dependían de este municipio y nuestros abuelos les dieron una parte del terreno, ahora ya no están conformes, quieren más y nos están invadiendo más acá” Aunque en este pueblo todos son priistas, el funcionario municipal aceptó que todos los candidatos de los partidos políticos sólo llegan en campaña para mentirles, porque no resuelven nada; al contrario, se agudiza la violencia y la pobreza Como ejemplo mencionó la agresión del martes anterior, cuando gente de Teojomulco bien armada emboscó, a sólo tres kilómetros de distancia, a Cirilo Jiménez Ramírez, que seguía el rastro de un burro que le robaron pero encontró la muerte en el paraje Banco de Arena Según indicadores socioeconómicos, San Lorenzo Texmelucan se ubica entre los cinco primeros lugares de pobreza extrema donde más de 70% de su población es analfabeta, casi 90% vive hacinada, y 91, percibe ingresos menores a los dos salarios mínimos

Comentarios